lunes, 17 de enero de 2011

PALOMETA EN SALSA

palometa en salsa
Nunca compraba palometa porque tenía la idea (quizá alguna antigua mala experiencia) de que era un pescado seco e insípido, hasta que un día mi amiga Mercedes me contó lo rica que le queda y lo que le gusta a sus hijos cuando la prepara.

La he cocinado como ella me dijo y ha quedado jugosa, sabrosa, riquísima.

PALOMETA EN SALSA

INGREDIENTES
Sale ración para 4 personas

1 palometa de 1 kilo (tenemos que pedir a nuestra pescadera que nos la limpie de forma que la pela y saca los lomos) – 1 cebolla grande (350g) – pimientos rojos (300g) – 5 cucharadas de salsa de tomate - aceite – sal - harina

ELABORACIÓN

Pelamos y cortamos la cebolla y el pimiento en trozos más bien pequeños y los ponemos a sofreír en 4 cucharadas de aceite empezando con la cebolla e incorporando el pimiento después de 5 minutos.

sofrito para la salsa de la palometa
Cuando está tierno, prácticamente hecho (unos 30 minutos), agregamos la salsa de tomate y sazonamos con sal.

salsa para acompañar la palometa
Partimos los lomos de palometa en trozos, los pasamos por harina, sacudiendo con un pequeño golpe la sobrante y los salteamos a fuego vivo en un poquito de aceite.

Sacamos los lomos para una fuente y los cubrimos con la salsa

15 comentarios :

  1. Hola Ruqui:
    Aquí vengo a darte un poco la tabarra. La palometa es seca pero claro, con esa preparación tiene que estar rica. Yo, alguna vez la pongo flotando en salsa de tomate, jajaja.
    Si vienes algún día al mercadillo te encantará. Ya hay guisantes!! Te he dedicado una receta que he preparado, que estoy segura que te gustará. Bueno, sino te gusta mucho, no me lo digas, jeje.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Te puedes creer que nunca la hemos probado?,y es un pez que me atrae al verlo,medio negro,tan bonito.
    Me gusta mucho tu blog,sano de verdad.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Mas o menos así hacia mi suegra el bonito y estaba buenísimo. Como dices tú: tierno y jugoso. La unica diferencia es que ella rebozaba también con huevo. Luego le daba un hervor en la salsa.

    Yo recuerdo que mamá compraba palometa porque nos gustaba mas que el bonito, le quedaba menos seco.
    Ella solo lo hervia en la salsa de tomate, pero estaba tan buenisima la salsa que el pescado daba igual.

    ResponderEliminar
  4. Rosina: para que las dos cosas estén ricas (la salsa y el pescado) el truco está en sellarlo como bien hacía tu suegra. Lo que pasa es que lo del reboce, ya sabes...hace mermar a los pantalones, pero rico, ya lo creo que debía estar.

    ResponderEliminar
  5. Hola Miren: Muchas gracias y bien venida al blog.
    Anímate con la palometa y no permitas que la pescadera tire la cabeza y espinas, pues con ello haces unas patatas en salsa verde de pecado mortal.

    ResponderEliminar
  6. Finuca: qué emoción lo que me dices de la receta. El que te hayas acordado de mí me hace una gran ilusión. Estoy deseando verla.

    Me he puesto verde de envidia con lo de los guisantes, jeje. Yo ando tirando de los que congelé.

    ResponderEliminar
  7. Ruqui: Está visto que te tienes que acercar un sábado al mercadillo. Compré: guisantes, judías, zanahorias, puerros, cebollas y unas espinacas preciosas.

    Hay un puesto que venden las plantitas para el huerto que no tienes que preguntar nada. Cuando lo tienen es el momento de plantarlo. Para principiantes, como yo, ideal.
    Besucos.

    ResponderEliminar
  8. jajajaja, la cocina de mi suegra estaba buenisima pero TODA ELLA hacia mermar los pantalones. Manuel fue de los pocos hombres que al casarse adelgazó (eso no suena nada bien para mi...ya estoy oyendo los chistes de mi tío).

    ResponderEliminar
  9. Pues si, dice Manolo que a ver si les engordas un poco a los dos, pero ya sabes, ni caso que estáis los tres muy guapos y muy bien alimentados, nada menos que por la ganadora del primer premio en tortilla. Casi nada!

    ResponderEliminar
  10. Pero los ingredientes y la sartén para la tortilla los puse yo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Ahora que no nos oye, ¡ya decía yo que no todo el mérito sería suyo!, así que te preste de vez en cuando la copa.

    ResponderEliminar
  12. Nunca habíamos probado la palometa pero hasta Marina que no le gusta demasiado el pescado la ha encantado. Volveré ha hacerla no lo dudes

    ResponderEliminar
  13. Hola bonita, ¡cuánto me alegro! A ver si Marina se va animando y dile de mi parte que no sabe la suerte que tiene con una cocinera de élite en casa.

    ResponderEliminar
  14. Pero las patatas me las dió papá, así que, también tiene su mérito.
    De hecho le hizo más ilusión que si se la hubieran dado a él.

    ResponderEliminar
  15. Yo creo que, conociendo su buen apetito, lo que le habría hecho ilusión habría sido probarla.
    Besitos

    ResponderEliminar