lunes, 26 de septiembre de 2011

SARDINAS A LA BRASA

barbacoa de sardinas
Nunca he comprendido cómo un pescado tan sabroso y exquisito como la sardina ha sido considerado durante tanto tiempo de “poca categoría” e incluso perjudicial para la salud.

Nos contaba una conocida hace poco, las ganas enormes que pasaba su padre de comerse una racioncita, cosa que el médico le tenía terminantemente prohibido, supuestamente para beneficio de su corazón.
Afortunadamente, las cosas han cambiado y ahora los médicos nos dicen que es uno de los pescados más completos y saludables.

Pero, bondades nutricionales aparte, ¿existe mayor placer gastronómico que el de llevarse a la boca, directamente de la parrilla, una sardina asada a las brasas sin más acompañamiento que un poco de sal gorda y un vinillo para regarla?

Pues ese gustazo se lo puede dar uno en cualquier momento ya que la parrilla, aparte de en el jardín o en el campo, también se puede instalar en la terraza, por pequeña que sea, cuidando de no molestar al vecino o invitándolo si hace falta.

La mejor época para hacerlas a la brasa es el verano porque es cuando las sardinas tienen más grasa y quedan más sabrosas y jugosas.

SARDINAS A LA BRASA

INGREDIENTES

Sardinas grandecitas – sal gorda – hojas de laurel

A pesar de que los asturianos, que son grandes entendidos en sardinas y otros pescados, tienen un refrán que dice:”La mujer y la sardina, cuanto más chica más fina” yo, para ponerlas a la brasa las prefiero de tamaño grande, al menos como éstas.

ELABORACIÓN

Preparamos las sardinas quitándoles las tripas y desescamándolas.

Alguien con esto, puede echarse las manos a la cabeza pues es costumbre en muchos lugares asarlas tal cual con tripas incluidas. A mí, desde luego, me gustan más sin tripas y las saboreo con más fruición si van limpias y no me encuentro escamas en la boca.
Preparamos la parrilla y cuando las brasas están en su punto, las sazonamos con sal y las depositamos encima de la parrilla.

Cuando están echas por un lado, les damos la vuelta y las asamos por el otro.

sardinas a la brasa

13 comentarios :

  1. Tienes razón Ruqui, son sabrosísimas. La pega es que dentro de casa huelen demasiado, pero en la barbacoa están exquisitas y no tienen ese problema.
    Un abrazo.

    www.cocinandoencasa.net
    www.dulcisimosplaceres.net
    www.todasmisrecetasdecocina.net

    ResponderEliminar
  2. Pero que ricas, me encantan las sardinas a la parrilla, pero en casa no tenemos ni jardín ni terraza, pero eso sí, cuando hace buen tiempo (este verano na de na porque casi siempre estaba nublao o lloviendo) sí que vamos al campo, a unas áreas recreativas y nos hacemos alguna que otra parrilla, y cuando son de pescado... que placer. Las acompañamos con una ensaladita y nos quedamos encantaos.

    Gracias por ponernos la receta.

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Amparo: yo en casa no soporto el olor de sardinas, casi de ningún pescado, por eso siempre me ando inventando recetas para hacerlos sin que desprendan olor. Ya me compre el extractor mas potente que encontré pero ni por esas, jejé.

    Laura: eso del parque es una solución estupenda y muy divertida. Nosotros lo hemos practicado mucho antes de tener casa con jardín.

    Besos y gracias por la visita

    ResponderEliminar
  4. Realmente es un plato de lo más sencillo, pero de lo más exquisito, y con sidra, no veas...

    En verano hay que aprovechar y comerlas a la barbacoa, porque en casa, puf...

    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Están riquísimas, la pena es vivir en un pisito pequeño.. estaría "comiendo" sardinas una semana. QUé suerte tener jardín, seguro que las habéis disfrutado muchísimo...

    ResponderEliminar
  6. Fu: te diré que yo nunca las he acompañado con sidra pero Manolo recuerda una vez en Gijon en compañía de tu padre y dice que tienes razón. A ver cuando coincide...
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. Elena : si que es cierto que disfrutamos el jardín pero también nos damos buenas palizas trabajando en el así que una barbacoa de vez en cuando es un justo merecimiento, jejé.
    Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  8. ¡Pues habrá que llevaros sidra de nuevo! porque una parrilla con sidra es... mmmmmmmm!!

    Yo no te voy a decir nada de las sardinas porque sabes que es mi pescado favorito y, afortunadamente, a mi no me molesta el olor en casa (a pesar de que mi campana extractora parece solo un dudoso adorno).

    ResponderEliminar
  9. Rosa, guapa: ¿cómo va la barriguilla?. Manda alguna foto al correo y también de Lara que estará preciosa.
    Ya ves, todas aquellas botellas de sidra y no coincidió ninguna barbacoa con ellas, pero todo se andará... ¿verdad?
    Besos para todos

    ResponderEliminar
  10. todos los veranos estoy como agua de mayo esperando a que lleguen las sardinucas buenas a la pescadería para que hagamos barbacoa de sardinas en cas ¡así qué te voy a decir! en serio, para mi son un manjar, las prefiero al marisco, al solomillo y demás, unas buenas sardinitas en la brasa, una copa de vino blanco fresquito o una cervecita y cenarlo por la noche en la calle, eso es disfrutar del verano!

    ResponderEliminar
  11. Noelia: por lo que veo, eres de las afortunadas que saben disfrutar de las cosas sencillas y a la vez extraordinarias que nos rodean y están a nuestro alcance como es esta de unas sardinillas a la brasa en buena compañía.
    BEsos y que dure.

    ResponderEliminar
  12. Te quedaron fabulosas!! A mí también me gustan como a tí, sin tripas y limpitas.

    Me gustan tanto que no me molesta ni el olor,...ni me entero, te digo bastante.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Me chiflan las sardinas. y desde luego: para asar, mejor las "gordotas" :)

    ResponderEliminar