domingo, 10 de febrero de 2013

OREJUELAS


Este es un postre de la cocina tradicional española, típico de estas fiestas.
Los catalanes tienen una receta muy parecida: las orelletes que ya publiqué en su momento y que podéis consultar si os apetece en el enlace que dejo en el nombre.
Hacía muchísimo tiempo que no las probaba pero afortunadamente, el otro día, Raquel las publicó en su blog y me entraron muchísimas ganas de prepararlas. La receta es de su abuela y me han sabido tan buenas como las que preparaba mi tía María cuando yo era niña.

Hay personas que opinan que estos fritos de sartén no son saludables pero yo voy a llevarles un poco la contraria.
Si utilizamos aceite de oliva nueva y limpia para freírlas no hay ningún problema. Lo malo de los fritos que se comen por ahí es que están elaborados con grasas de mala calidad y muy recalentadas por lo que, a fuerza de hervir, se ha vuelto indigestas y han perdido todas sus cualidades.
Una ventaja de la masa de las orejuelas es que no retiene nada de aceite por lo que quedan muy ligeras.

Y ahora, os hablo un poco de Raquel, una persona encantadora,  y de sus estupendos blogs. Tiene uno de cocina: "La cocina saludable" con recetas muy seleccionadas, fáciles, sanas y ricas como a mí me gustan, y otro sobre plantas: "Naturaleza vegetal", con fotografías propias preciosas y datos muy interesantes. Os recomiendo que no dejéis de visitarlos.

Y vamos con la receta, exactamente como la de ella.
Siento mucho haberme quedado sin las fotos que hice del paso a paso. Fallos de un dedo loco que presiona la tecla que no debe.

OREJUELAS

INGREDIENTES
Para 10 orejuelas (si se desean más solo hay que multiplicar todos los ingredientes)

Un huevo – una cucharada sopera de aceite de oliva – una cucharada de aguardiente – una cucharada de azúcar – 150g de harina – aceite de oliva para freír – azúcar o miel para bañarlas.


ELABORACIÓN

Ponemos en un cuenco el huevo y el azúcar y lo batimos.
Agregamos el aceite y el aguardiente y lo mezclamos bien.
Añadimos la harina poco a poco, mejor tamizada, y vamos, primero mezclando y después amasando hasta conseguir una bola que no se pegue a los dedos. Si para ello fuera necesario, añadimos un poquito más de harina.


Dejamos la bola en el cuenco, lo tapamos y lo dejamos reposar durante al menos media hora.

Para preparar las orejuelas hacemos bolitas pequeñas de masa y las extendemos con el rodillo sobre una superficie engrasada.
Yo lo hago sobre un papel de horno y poniendo entre el rodillo y la masa un film de cocina. Así no se pega la masa a ningún sitio.
Tiene que quedar una película de masa muy fina.

Calentamos el aceite junto con una cáscara de limón y las vamos friendo por ambas partes.
Hay que procurar que el aceite no esté fría pero tampoco excesivamente caliente pues se hacen enseguida y se nos pueden chamuscar.


Una vez fritas, las bañamos con miel o las espolvoreamos con azúcar y disfrutamos de un postre que ya se tomaban nuestros antepasados.

26 comentarios :

  1. Mil gracias, Ruqui. Eres un sol y me has hecho vivir uno de los momentos más felices de mi corta vida bloguera. Me llena de emoción que esas palabras vengan de tí, a quien tanto admiro y con quien comparto la afición a la cocina sana, a las plantas y la naturaleza.
    Te han quedado divinas esas orejuelas y me encanta la defensa que haces de los fritos saludables.
    Te mando un enorme abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raquel, me alegro mucho de que te haya gustado la entrada que te dedico. Es lo menos que os merecéis tú y tus estupendos blogs de los que ya sabes que no me pierdo ni una entrada.
      Un beso

      Eliminar
  2. Ummmmm que ricas¡¡¡ me puedo llevar una?, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento Marijose pero te va a tocar hacerlas pues las hice justitas y no ha sobrado ni una.
      Un beso y gracias por la visita

      Eliminar
  3. Llego tarde, no hay para mí tampoco, porque aunque sea de poco dulce estas cositas así me encantan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, me lo figuro muy de tu gusto porque no son nada dulces y si se suprime la miel que las baña, se pueden tomar con un queso por ejemplo y saber a gloria.

      Eliminar
    2. Apuntada la propuesta de tomarlas con queso.
      Gracias de parte de Ione

      Eliminar
  4. Te ha quedado genial, riquisimas, a mi me encantan.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias Vane, ya ves que el mérito no es mío.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Yo nunca las he preparado, porque aquí lo típico son los frixuelos, que haré mañana, pero este años creo que lo voy a intentar.
    Besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La receta de los frixuelos sí que la tengo y algunos años los hago. Me los has recordado y te lo agradezco pues a lo mejor "caen" un día de estos.
      Un beso

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Lo que tienen estos dulces es que vienen cargados de muchos recuerdos y saben ricos a la fuerza.
      Un beso y gracias por comentar.

      Eliminar
  8. Salivando estoy... por aquí se hacen torcidos que son riquísimos y una bomba de calorías.
    Besos ^__^

    ResponderEliminar
  9. Nunca las hice y nunca las comí. Y ya me has puesto los dientes largos, jajaja

    Tienes toda la razón sobre los fritos. Yo, que soy una auténtica aficionada a ellos, cuando como fritos en casa me quedo como una reina pero como los coma fuera de casa y el aceite esté "un poco aprovechado" ya me pongo como un globo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Siiii!! me pasa exactamente lo mismo. Yo ya nunca los como por ahí porque luego estoy haciendo la digestión durante un mes.
    Se me hace raro que nunca comieras orejuelas porque al fin y al cabo, durante una época Cantabria perteneció a Castilla y las tradiciones son bastante parecidas.
    Besos preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe ser que mi madre no era golosa. No hacía ni bizcochos, jajaja

      Besos.

      Eliminar
  11. fíjate que nunca las he comido, pero vistas así tienen una pinta estupenda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues debe ser que aquí en Cantabria no eran típicas porque Finuca dice lo mismo. Yo tengo la ventaja de ser de varios sitios a la vez, jeje, y me apunto a lo de todos.
      Un beso

      Eliminar
  12. No las he probado, ya ves,... ¡Se ven ricas!
    Todos los dulces caseros son buenos si compararas con los industriales llenos de conservantes y colorantes, así que por una vez, si escurres bien el aceite, no pasa nada...
    Quizá luego habría que ir al monte y dar una buena caminata para quemar el exceso de calorías pero poco mas.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  13. Ruqui te mandé la receta de los torcios, espero que te haya llegado y si los haces los publicas para que los vea.
    Un cariñoso saludo ^__^

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias Ana ro. Resulta que estoy de vacaciones y no había mirado el correo ni por supuesto, cocinado pero cuando vuelva a cocinar los haré y los publicaré.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Interensantísimo, tradicional y con la posibilidad de usar miel en lugar de azúcar. ¡Me has conquistado! Hoy ya tengo unas torrijas hechas, pero para la próxima va esta receta.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. desde cuando son " orejuelas " ? En el Quijote, ya se habla de " miel sobre Hojuelas " con H.
    En el diccionario de la Real Academia, mas de los mismo " HOJUELAS ", que viene de HOJA. Lo de orejuelas ( que viene de oreja )son las asas pequeñas de una bandeja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me parece muy bien todo lo que sabes y te felicito por ello pero para que aumentes un poco tu bagaje cultural te diré que "orelletas" en catalán y "orejuelas" e "hijuelas" en castellano, se vienen llamando así al menos desde los tiempos de mis tatarabuelas y si consultas el diccionario gastronómico de Ginés Vivanco (página 276)te informarás mejor.
      Un saludo (que no cuesta nada)

      Eliminar