viernes, 8 de marzo de 2013

CULTIVO DE HORTALIZAS DE VERANO EN CAJONERA


Cuando hace muchos años, leí en el libro del maravilloso hortelano inglés Dick Raimond, que había plantado 144 cebollas en 30 cm cuadrados, comprendí que no había disculpa posible para que yo no pusiera un huertecito casero en las jardineras de mis  ventanas.

El sistema de Dick Raimond consiste en sembrar las semillas muy juntas e ir aclarando las plantitas a medida que crecen. De esta forma empiezas rápidamente a consumir el producto: primero pequeño y tierno con sabor suave y textura ligera, crudo o ligeramente cocinado; después más grande y para otros usos.

Al estar tan juntas, las plantas se protegen unas a otras; no salen hierbas (no tienen sitio) y no hay que regarlas tanto pues las raíces están frescas y a la sombra.

No desperdicias ni espacio ni tiempo ni plantas. Es una auténtica y total satisfacción así que animo a todo el mundo a intentarlo.

Este método de cultivo en bancales es adecuado para todo tipo de climas.
Con él, disponer de verduras y hortalizas frescas y ecológicas al alcance de la mano y con el mínimo coste es una ilusión que puede hacerse fácilmente realidad aunque no dispongamos de mucho tiempo, espacio o dinero.
De  lo que si será necesario disponer es de ganas de ponerse a ello y de capacidad de disfrutarlo.

Haciéndolo en cajonera, el trabajo será mínimo (no hay que forzar las lumbares) y se convertirá en un entretenimiento que nos proporcionará grandes satisfacciones.

PROCEDIMIENTO A SEGUIR:
  1. Preparamos la tierra de forma que quede suelta y blanda.
  2. Podemos añadirle (mezclarle) un poco de estiércol deshidratado o compost. Lo venden en los gárdenes y no huele mal.
  3. Alisamos la superficie con una tablilla y esparcimos encima las semillas. Si las semillas son muy pequeñas podemos esparcirlas con un salero.
  4. Apisonamos las semillas con la tablilla puesta en plano y luego las cubrimos con una capa de tierra de dos o tres centímetros (más gruesa la capa cuanto más grande son las semillas)
  5. Apisonamos de nuevo la tierra con la tablilla.
  6. Mantenemos húmeda la superficie sembrada. Viene muy bien disponer de un rociador o pulverizador para que al regar no se nos mueva la tierra.

Éste es el procedimiento general para cualquier semilla que queramos poner en la cajonera.
De esta forma, las plantas crecen muy juntas. A medida que van creciendo las vamos entresacando y aprovechando ya así pequeñas y tiernas sin tirar ni un solo brote.

HORTALIZAS DE VERANO EN CAJONERA


Judías verdes en cajonera

En una cajonera con la suficiente profundidad, podremos cultivar unas cuantas variedades de hortalizas. 
Si solo disponemos de una terraza o balcón, la cajonera tendrá que ser más reducida pero si tenemos un pequeño jardín, como afortunadamente es mi caso,  ya no habrá ningún problema. La cajonera quedará integrada en el conjunto y resultará tan decorativa como cualquier parterre.


Qué hortalizas poner

Berenjenas, tomates, cilantro, puerros, judías verdes y acelgas en la cajonera.

No tiene mucho objeto cultivar plantas que requieran demasiado espacio o se encuentren buenas, baratas  y con mucha facilidad en las tiendas pero hay otras que realmente vale la pena cultivar.

En esta cajonera que muestro en la foto,  yo he cultivado el año pasado  con mucho éxito: espinacas, cilantro, zanahorias, apio, judías verdes, berenjenas, lechugas. Puerros, rabanitos, tomates, acelgas.… Este año acabo de sembrar: guisantes, zanahorias, rabanitos, apio, espinacas, rúcula y puerros.

Donde colocar la cajonera

En un lugar donde pueda recibir sol. El mejor sitio es aquel en el que de el sol de la mañana.


Lo ideal es disponer de un par de cajoneras para poder ir rotando los cultivos.
Yo tengo tres y en una de ellas solo cultivo fresas que también voy rotando cada tres años.

                            
Cajonera con fresas
Cómo acondicionar la cajonera

Practicaremos en la base una serie de orificios para que sirvan de drenaje.
Pondremos en el fondo una capa de grava y rellenaremos después la cajonera con tierra de cultivo mezclada con compost o abono orgánico, dejando libres arriba unos 10 centímetros para facilitar los trabajos sin que se salga la tierra.

Cultivo a partir de semillas

Recomiendo comprar una marca de calidad garantizada, observando la fecha de caducidad.
Seguir las instrucciones del proveedor sobre la época y forma de siembra. Algunas como las lechugas y los rabanitos conviene sembrarlas de poco a poco y con periodicidad para tener una cosecha continua.

Cultivo a partir de plantas compradas

Inspeccionar bien las plantas antes de adquirirlas para que no tengan enfermedades, plagas o raquitismos. Deben presentar siempre un aspecto fresco y robusto.

Cuidados y cultivo

En otoño o invierno, cuando la cajonera quede vacía, aplicar una buena capa de compost  o abono orgánico (tipo guano o biolurra) y mezclar con la tierra.


Si la cajonera no llega a estar vacía del todo lo vamos aplicando en los lugares que van quedando libres.

Herramientas necesarias

Regadera con pitorro largo y alcachofa de quita y pon, paleta, azadillo y rastrillo, capacho de plástico para  compost o tierra.
Cesta para recoger el fruto.
Tijera podadora
Cañas de bambú u otras para entutorar.
Guantes de trabajo.

Dependiendo del lugar quizá también necesitemos una redecilla de naylon de color verde para proteger ciertos cultivos de las aves.

En una próxima entrada, os hablaré de cómo conseguimos nuestro propio compost reciclando la basura orgánica y los restos de la siega y la poda, consiguiendo así el abono necesario para nuestras cajoneras sin utilizar ningún tipo de producto químico.
Las cenizas de leña de la estufa también son una buena fuente de potasio.


Como no quiero hacer una entrada excesivamente larga, aquí lo dejo. Si alguien quiere preguntarme algo y lo sé, contestaré encantada en la sección de Comentarios. 

13 comentarios :

  1. Muy interesante. Lástima que viva en un piso y no tenga opción por falta de espacio.
    Pensé en poner perejil, menta y alguna otra hierba en maceta, que es lo único que sería factible... pero no sé si sería posible en interior.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Oscar. La verdad es que yo en interior nunca he cultivado plantas propias de exterior y pienso que al final, las pobres, acabarán diciendo que no están contentas. La menta desde ahora mismo te digo que muy difícil, las otras, no se, si las pones en un lugar muy iluminado y muy ventilado podría ser...
      Un beso

      Eliminar
  2. ¡Qué maravilla! El sistema de cajoneras y sistema de plantación en rotación lo conocía por el libro de John Seymour "La vida en el campo y el horticultor autosuficiente". Ya sabes que, de no ser por tus entradas explicando sencillamente cómo podemos cultivar en casa, no me habría animado nunca.

    A ver si este verano, cuando venga Ricardo, consigo que me construya unas cajoneras porque tengo el sitio ideal para ponerlas y, además de que me parece más descansado este sistema, para cultivar, creo que quedan preciosas.

    Desde luego las tuyas están ideales, se ven ordenadas y limpias. ¡Eres una artista!. Sigo aprendiendo.

    Muchas gracias, Ruqui.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, tengo ese libro de Seymur. Además de precioso es una pasada todo lo que se aprende con él. Nosotros empezamos a preparar el compost en casa gracias a ese libro. El de Dick Raymond son dos tomos y se titula "Horticultura práctica".
      Esperaba que te gustara la entrada así que me alegro muchísimo y desde luego te animo a poner las cajoneras. Yo en el huerto no podía hacer nada y aquí, sin problemas y lo que dices, quedan chulas de verdad.
      Un beso

      Eliminar
    2. Ya tengo auto-regalo para mi Santo. Esos dos tomos, jajajaja

      Besos.

      Eliminar
  3. Muy interesantes tus explicaciones Ruqui. Las tendré en cuenta. Es una afición bien bonita y útil cultivar tus propias plantas para condimentar, y si puedes ir algo más allá para obtener otras variedades mejor que mejor.
    Estoy por poner calabacines este año, a ver que tal se me dan.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que se empieza con las plantas de condimentar y se acaba con las cajoneras o el huerto, jaja, es que es un vicio y además productivo y saludable. Los calabacines no pueden ser más fáciles, además dan unas flores tan decorativas y unas hojas tan grandes y hermosas que yo los dejo reptar por la pradera y decoran un montón.
      Un besito y gracias por la visita.

      Eliminar
  4. Me pongo esta entrada en favoritos. Gracias por tus consejos y explicaciones.
    Conocía algunos libros como el de Seymur y alguno de técnicas de agricultura ecológica, pero no el de Dick Raymond así que me lo apunto también.
    Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Raquel, me alegro mucho de que te resulte interesante. Oye, si tienes algún libro más que merezca la pena, dínoslo algún día que al menos Finuca y yo te lo agradeceremos.
      Un beso

      Eliminar
  5. Ruqui, pero qué interesante, una maravilla!!
    No sabía que se podían cultivar hortalizas en poco espacio, pero cuánto aprendo contigo!!
    Un besito y buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esmeralda, es que tu todavía eres muy joven para saber estas cosas, ja ja. Cuando yo tenía tu edad, ni por asomo hubiera supuesto que llegaría a disfrutar con estos pasatiempos.
      Un beso guapa

      Eliminar
  6. ¡Me ha encantado la entrada Ruqui! y me gustaría mucho ponerla en practica pero no se si se me daría bien, mis padres toda la vida han tenido huerto y siempre tener verduras caseras lo veía lo mas normal del mundo, pero ahora que me gustaría hacerlo a mí.....lo veo difícil. Tu explicación ha sido muy clara y tus cajoneras ademas de productivas se ven muy decorativas.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me pasó lo mismo. Siempre vi a mis abuelas, tías, madre... Pero te diré que a todas ellas las vi siempre disfrutar tantísimo en su huerto y con sus verduras que daban envidia y ganas de ponerse a ello. Ahora realmente comprendo por qué a mi madre había que sacarla de él casi a la fuerza.
      Un beso y gracias por tus palabras

      Eliminar