Recetas de cocina de elaboración sencilla, con ingredientes saludables. Cocina fácil, rica y sana al mismo tiempo. Comentarios sobre alimentación y salud


martes, 25 de agosto de 2015

TARTA DE CIRUELAS

Tarta de ciruelas

Hoy tengo algo que celebrar y he preparado esta riquísima tarta que puede hacerse con ciruelas frescas o con ciruelas en almíbar. Como las frescas de la huerta ya se terminaron, he utilizado ciruelas en almíbar porque tengo unos pocos tarros caseros pero explicaré la forma de hacerla con ambas.

La base de la tarta es una tartaleta casera elaborada sin mantequilla pero también podemos sustituirla por una base circular de bizcocho o utilizar masa de hojaldre comprada.

Si las ciruelas son frescas y tienen una piel dura que queremos eliminar, ponemos un cazo con agua abundante a hervir. Cuando hierve, introducimos las ciruelas y las escaldamos durante unos segundos, hasta que veamos que las pieles se rajan. Las sacamos del agua caliente y las pasamos por el chorro de agua fría. Así estarán en condiciones de ser peladas con facilidad. Luego, las partimos y deshuesamos y ya las tendremos listas.

Queda deliciosa, nada pesada, poco calórica y aunque lleva un poquito de tiempo, la ejecución es sencilla y la ocasión se lo merecía.

IMPRIMIR RECETA

TARTA DE CIRUELAS 

INGREDIENTES
Para un molde de 22cm de diámetro

Una tartaleta para tartas  -  ciruelas (la cantidad depende del tamaño) frescas o en almíbar – una crema pastelera con almendra

Para la tartaleta
125g de harina – 50g de aceite de oliva suave – 50g de leche templada – una cucharadita de impulsor o levadura química tipo Royal – una cucharadita de azúcar (opcional, yo, no la pongo)

Para la crema
400ml de leche – media vaina de vainilla o una cucharadita de azúcar vainillado – 2 yemas de huevo – 100g de azúcar – 2 cucharadas bastante colmadas de harina de trigo – 2 cucharadas también colmadas de almendra molida

ELABORACIÓN

La tartaleta

Mezclamos en un cuenco la harina con la levadura y el azúcar.
Agregamos el aceite y la leche templada al mismo tiempo.
Revolvemos con un tenedor y mezclamos hasta que se nos forma una bola que se despega de las paredes del cuenco. No es necesario amasar, solo mezclar.
Envolvemos la bola de masa en film de cocina y la guardamos en el frigorífico durante al menos media hora. Puede estar hasta el día siguiente.

Una vez reposada, estiramos la masa sobre un papel de horno dándole la forma del molde.
Le ponemos encima un poco de peso para que no se suba (unas legumbres o unas canicas) y la cocemos en horno precalentado a 180º durante 30 o 35 minutos o hasta que la veamos dorada y crujiente.





Retiramos la masa que sobre. Si queremos que le quede un aspecto refinado, pasamos un cuchillo o espátula por el borde para que quede liso. Yo nunca lo hago porque me gusta más el aspecto rústico que le queda así.



La crema
Ponemos en el microondas o al fuego la leche con la vainilla y cuando hierve, la retiramos, la tapamos y la dejamos reposar durante unos 10 minutos para que se infusione.

En una cacerola, batimos las yemas de huevo con el azúcar.
Le añadimos la harina de trigo tamizada y la almendra molida.



Lo mezclamos bien.
Agregamos la leche, al principio muy poco a poco, de cucharada en cucharada, para que no se formen grumos.

Lo llevamos al fuego entre medio y bajo y revolvemos continuamente para que no se pegue, hasta que la crema se espesa y adquiere consistencia teniendo en cuenta que cuando enfríe espesará un poco más. Se la deja llegar a cocer suavemente durante un minuto para que cueza la harina y le quede un sabor delicado.


Las ciruelas

Si son frescas, se lavan, se secan, se cortan al medio y se deshuesan.
Si son en almíbar, se cortan al medio y se deshuesan.

Montamos la tarta

Extendemos la crema sobre la tartaleta ya cocida y colocamos las ciruelas con el corte hacia abajo.


Para darle brillo una vez fría, la pintamos con el almíbar de las ciruelas y si son frescas, podemos pintarlas con un poco de mermelada de melocotón o albaricoque algo diluida en agua.

También podemos gratinarla un poquito si es nuestro deseo.

10 comentarios:

  1. Se ve genial tu tarta.
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mijú. Cierto que queda riquísima, suave y ligera.

      Eliminar
  2. Ruqui, se me hace la boca agua con esta delicia de tarta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Lolines, queda buenísima y nada empalagosa. Yo la guardo en el frigorífico y así fresquita está genial.

      Eliminar
  3. Hola guapísima !!!
    Menuda tarta rica que nos traes, si sólo la crema ya está para comerla a cucharadas.
    Me ha encantado, lo de hacer las ciruelas en almibar, hace años que no lo practico, pero este año como siga con esa mala suerte para encontrarlas ricas y sabrosas, seguiré sin poder hacerlas.
    Besotes mi niña, feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo hago todos los años con ciruelas caseras. Preparo un almíbar muy ligero, lo justo de dulce y luego me sirven durante todo el año para tomar solas, rellenar tartas, hacer pasteles y demás.

      Eliminar
  4. Mmmmm..una tarta buenísima, yo suelo celebrar el dia a día así que esta tarta es ideal para mi :-)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien Natalia. Eso es lo que hay que hacer, disfrutar el día a día que es lo que tenemos seguro. Si te animas a probarla no te decepcionará.

      Eliminar
  5. Mmmmmmmm ¡Qué rica!
    Estoy quedándome sin palabras al visitar tu blog y llenándome de ganas de probar todo.
    Lo he encontrado buscando información de recetas sanas y sencillas para nuestros menús furgoneteros y creo que aquí está la solución.
    Me quedo como seguidora y te invito a que me visites, ojalá te guste.
    vivirviajandoenfurgo.blogspot.com
    elrincondepatriciaanta.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Patricia: perdona el retraso en contestarte. Ando liadísima con todas las conservas que hay que preparar en esta época. En cuanto tenga un rato tranquilo recorreré las páginas de tus blogs. Un saludo.

      Eliminar