Conservas caseras


CONSERVAS DE MERMELADAS, CONFITURAS Y JALEAS


Las conservas de mermeladas, jaleas y confituras, al estar elaboradas con bastante azúcar, que es conservante igual que la sal, no necesitan para su conservación, el esterilizado al baño maría si se siguen bien los pasos que a continuación explico.


Lo primero de todo, preparamos los tarros, de cristal con tapa hermética, esterilizándolos o bien en el lavavajillas o bien hirviéndolos en agua junto con sus tapas durante dos o tres minutos. Luego los sacamos del agua con unas pinzas o guantes de goma para no quemarnos y los ponemos boca abajo sobre un papel de cocina o paño limpio.

Elaboramos la mermelada, confitura o jalea tal como nos explica la receta (ver los enlaces debajo de cada foto).

Una vez terminada su cocción, nada más apagar el fuego, vertemos la mermelada prácticamente hirviendo en los tarros y los llenamos hasta el borde, de forma que no quede espacio para el aire.

Tapamos herméticamente enseguida, les damos la vuelta poniéndolos boca abajo y los dejamos enfriar. Una vez fríos,  los etiquetamos y los recogemos en un lugar oscuro y seco.

De esta forma se nos conservarán las confituras, mermeladas, jaleas y en general, todos los alimentos con azúcar o almíbar, durante un año, sin ningún tipo de problema.

Enlaces a las páginas de alimentos que yo he conservado así:










CÓMO CONSERVAR ESTERILIZANDO AL BAÑO MARÍA

Los alimentos que vendrán a continuación sí es necesario someterlos a este tipo de esterilización si queremos asegurar su conservación en buenas condiciones.

Los pasos a seguir son los siguientes:
  • Lavar bien los tarros con sus tapas. Lo mejor es esterilizarlos introduciéndolos en agua hirviendo durante unos minutos. Luego los sacamos con unas pinzas de cocina y los dejamos escurrir.
  • Llenarlos con el alimento a conservar, dejando 2 centímetros libres.
  • Rellenar los huecos con almíbar, aceite o lo que corresponda según la conserva, dejando libre un centímetro hasta el borde. De esta forma el líquido sobrepasará al alimento pero no llegará al borde del tarro.
  • Expulsar las burbujas que queden pinchando o apretando con una espátula o tenedor.
  • Tapar los tarros, meterlos en una olla en la que habremos colocado un trapo viejo para que los tarros no se choquen, rellenar con agua fría hasta 2 o 3 centímetros por encima de los tarros y cocer al baño maría durante al menos 30 minutos (si se trata de pescado unos 40 o 50) a partir de la ebullición.
  • Una vez cocidos, apretar de nuevo bien las tapas y dejarlos  enfriar.
  • Limpiarlos, etiquetarlos y almacenarlos en lugar oscuro, fresco y ventilado.

Alimentos que figuran en el blog, conservados así:


castañas en almíbar



conserva de tomate al natural




CONSERVAS SECAS
Este tipo de conservas solo requieren un correcto secado y almacenaje.

ciruelas pasas caseras

melisa