Conservas caseras



A pesar de las buenas y variadas conservas que encontramos hoy día en el super, hay algunas razones que pueden impulsarnos a preparar en casa algunas de ellas. Éstas son las razones que yo veo:
  • Si tenemos huerto o algún amigo que lo tenga y nos encontramos con sobreabundancia de algún producto.
  • Si somos pescadores o cazadores y se nos da bien la faena.
  • Si nos encontramos en la tienda con un un producto de temporada a un precio superguay.
  • Si somos caprichosos y sabemos que tendremos el antojo de comernos  un producto de temporada cuando ya no es época.
  • Si vamos de excursión y nos encontramos con un hermoso zarzal cargadito de moras, o arándanos silvestres, o setas, o...
  • Si nos gusta la cocina y nos encanta pasar una tarde preparando cositas.
  • Si nos hace ilusión ver la cara de nuestros familiares y amigos cuando degustan una de nuestras conservas y dicen que ¡ni comparación!.
CONSEJOS 
  • Para cada tipo de conserva, utilizaremos su envase ideal. A veces podemos utilizar envases reciclados de otras conservas pero si no, en la tienda nos venden envases de todo tipo que luego podremos reutilizar.
  • Sea cual sea el que utilicemos, hay que esterilizarlo y dejarlo como los chorros del oro para que ningún germen se atreva a quedar en él. Para ello, si son de cristal, los introducimos en agua que los cubra, lo llevamos al fuego y dejamos que hierva durante unos 5 minutos. También podemos hacerlo, metiéndolos al lavavajillas. Luego los sacaremos con unas pinzas, los colocaremos boca abajo sobre un paño o papel de cocina limpio y no volveremos a tocarlos hasta el momento de rellenarlos. Con las tapas haremos lo mismo.
  • Una vez envasados, los cerraremos herméticamente y los colocaremos boca abajo. Así veremos si realmente el hermetismo es cierto.
  • Una vez fríos, los limpiaremos, etiquetaremos poniendo producto y fecha y los guardaremos en lugar seco, oscuro y preferiblemente fresco.
  • Los alimentos destinados a conserva han de estar en su punto de máxima frescura.
  • Para conservas de frutas, salvo excepciones como en el caso de las ciruelas, es preferible utilizarlas poco maduras ya que son las que tienen mayor cantidad de pectina que es la sustancia espesante natural.
  • Y para conservas dulces, tener presente que el azúcar realiza las fuciones de conservante por lo que sin abusar, tampoco hay que escatimarla demasiado. Generalmente, con medio kilo por kilo de fruta es suficiente pero si la fruta es muy ácida, habrá que añadir algo más.
  • Los tiempos promedio de conservación para las mermeladas y confituras es de unos 12 meses, para las compotas de 3, para las frutas en almíbar de 12, para los jarabes entre 6 y 8. Eso no quiere decir que no puedan durar más,  sobre todo si las guardamos en el frigorífico pero a partir de ese tiempo, conviene vigilarlas.
CONSERVAS DE MERMELADAS, COMPOTAS, CONFITURAS Y JALEAS

ALBARICOQUES

Albaricoques al ron
Albaricoques caseros o ecológicos, maduros pero sanos y bien enteros, medianos o pequeños – ron.
Se limpian bien los albaricoques con un paño limpio pero no se lavan. Se colocan en un frasco y se cubren con el ron de forma que quede un centímetro del tarro libre. Se tapan y se dejan reposar en lugar seco, fresco y oscuro durante mes y medio antes de usarlos. El lugar, a falta de otro mejor puede ser perfectamente el frigorífico en su parte superior.

Mermelada de albaricoques
Albaricoques en almíbar





Albaricoques secos
Es necesario un clima seco y soleado.
Se limpian como para hacerlos al ron, se parten al medio y se les extrae el hueso. Se colocan al sol sobre una rejilla o similar, con la piel hacia abajo, tapados con una gasa para evitar suciedad. Por la noche se recogen.
Repetimos esta operación durante al menos 5 días, después de lo cual les daremos la vuelta cada día durante otros 5 días más o hasta que los veamos secos.
También podemos darles un toque de horno a 35-40º dejando una pequeña rendija en la puerta.
Una vez secos, los guardaremos en bolsas de papel, cajas de cartón o similar en un lugar seco.

CASTAÑAS


castañas en almíbar




Castañas en almíbar
Puré o crema de castañas



Puré o crema de castañas





CEREZAS


Cerezas al aguardiente
Un kilo de cerezas con rabo, muy sanas y no demasiado maduras, 80g de azúcar, un vasito de coñac, aguardiente y canela en rama
Lavamos las cerezas sin quitarles el rabo, las secamos con papel de cocina y cortamos los rabos (no los arrancamos). Las colocamos en el  tarro junto con el palo de canela. Mezclamos el azúcar con el coñac y lo añadimos al tarro. Rellenamos el tarro con aguardiente dejando un centímetro libre. Cerramos y agitamos un poco para que se mezcle. Las dejamos macerar durante al menos dos meses.

Cerezas al vodka
Igual que en la receta anterior pero utilizando como ingredientes las cerezas con su rabo, 3 o 4 cucharadas de miel disuelta en el vodka y rellenar el tarro con el vodka y la miel.

Cerezas o guindas en almíbar




Cerezas o guindas en almíbar


Confitura de cerezas



Confitura de cerezas
Compota de cerezas



Compota de cerezas






CIRUELAS


ciruelas pasas caseras



Ciruelas pasas

ciruelas en almíbar




Ciruelas en almíbar
compota de ciruelas



Compota de ciruelas


Jalea de ciruelas amarillas



Jalea de ciruelas amarillas






Mermelada de ciruelas
Un kilo de ciruelas, lavadas, partidas al medio y eliminados los huesos, 600g de azúcar, 
Ponemos las ciruelas junto con un pequeño chorrito de agua a cocer a fuego lento. Dejamos que cuezan removiendo de vez en cuando, hasta que ablandan y se deshacen. Se retiran del fuego, se dejan entibiar y se pasan por el pasapuré. Se ponen de nuevo en la cazuela pero ahora ya con el azúcar. Se cuece a fuego lento, removiendo para que no se pegue, durante unos 15 minutos. Rellenamos los tarros con la mermelada hirviendo, justo hasta el borde, los cerramos y dejamos que se enfríen con la tapa hacia abajo.

ESPINO ALBAR


Jalea de espino albar



Jalea de espino albar






FRESAS


Mermelada de fresas



Mermelada casera de fresas






FEIJOA


dulce de guayabo



Dulce de feijoa

feijoas o guayabos



Feijoas en almíbar






GROSELLAS

Grosellas en almíbar
Para un kilo de grosellas, 1k de azúcar y un limón
Desgranamos las grosellas y las lavamos al chorro de agua fría. Las secamos con papel de cocina y las colocamos en los tarros bien apretadas, dejando 3cm del tarro libres. Preparamos un almíbar con 750ml de agua y el azúcar, le añadimos el zumo del limón y lo volcamos sobre las grosellas llenando los tarros y dejando 2cm libres. Como la fruta va cruda, esta preparación requiere esterilización al baño maría durante 20 minutos (en la olla exprés, 10´)


grosellas preparadas para congelar



Grosellas al natural congeladas






Grosellas









HIGOS




MANZANA






Uvas en almíbar

jalea de uvas




Jalea de uvas





CONSERVAS DE CARNES


 

Codornices escabechadas



pechuga en escabeche



Pechuga de pollo en escabeche
pechuga de pavo escabechada



Pechuga de pavo escabechada


Bonito en aceite



Bonito en aceite



Caballa o verdel en escabeche





CABALLA EN ACEITE

Limpiamos el pescado quitando cabeza y espinas y dejando los lomos. Los cortamos en pedazos del tamaño del tarro que vayamos a utilizar.
Preparamos un caldo con agua, unos cascos de cebolla, una hoja de laurel, unas ramitas de perejil y un diente de ajo. Lo ponemos a hervir durante unos 10 minutos. Pasado ese tiempo, introducimos en el caldo los lomos de caballa, tapamos y apagamos el fuego.
Tenemos preparados los tarros y colocamos la caballa bien escurrida en ellos. Introducimos en cada tarro una guindilla de cayena, 5 bolitas de pimienta negra, un diente de ajo pelado y partido en dos y rellenamos con aceite de oliva dejando un centímetro libre. Los esterilizamos al baño maría.

Sardinas en escabeche



Sardinas en aceite




Sardinas en escabeche





Truchas escabechadas






CONSERVAS DE HORTALIZAS





Berenjenas encurtidas
Mermelada de pimientos



Mermelada de pimientos



Mermelada de tomate
conserva de tomate al natural




Tomate al natural





Tomates confitados
tomate frito



Tomate frito


elaboración de la salsa de tomate tradicional



Salsa de tomate






CÓMO CONSERVAR ESTERILIZANDO AL BAÑO MARÍA

Los alimentos que vendrán a continuación sí es necesario someterlos a este tipo de esterilización si queremos asegurar su conservación en buenas condiciones.

Los pasos a seguir son los siguientes:
  • Lavar bien los tarros con sus tapas. Lo mejor es esterilizarlos introduciéndolos en agua hirviendo durante unos minutos. Luego los sacamos con unas pinzas de cocina y los dejamos escurrir.
  • Llenarlos con el alimento a conservar, dejando 2 centímetros libres.
  • Rellenar los huecos con almíbar, aceite o lo que corresponda según la conserva, dejando libre un centímetro hasta el borde. De esta forma el líquido sobrepasará al alimento pero no llegará al borde del tarro.
  • Expulsar las burbujas que queden pinchando o apretando con una espátula o tenedor.
  • Tapar los tarros, meterlos en una olla en la que habremos colocado un trapo viejo para que los tarros no se choquen, rellenar con agua fría hasta 2 o 3 centímetros por encima de los tarros y cocer al baño maría durante al menos 30 minutos (si se trata de pescado unos 40 o 50) a partir de la ebullición.
  • Una vez cocidos, apretar de nuevo bien las tapas y dejarlos  enfriar.
  • Limpiarlos, etiquetarlos y almacenarlos en lugar oscuro, fresco y ventilado.
CÓMO ESTERILIZAR AL BAÑO MARÍA CON LA OLLA EXPRÉS

Más rápido y cómodo: ponemos un trapo en el fondo de la olla y los tarros encima, separados con más trapos para que no se choquen.
Llenamos la olla con agua hasta los 2/3 de su capacidad, la tapamos y la ponemos al fuego. Cuando ha subido a máxima potencia, contamos 10 minutos (5´en la olla exprés rápida). 
Dejamos que los tarros se enfríen dentro de la olla.

CONSERVAS SECAS
Este tipo de conservas solo requieren un correcto secado y almacenaje.

ciruelas pasas caseras

melisa