ENSALADA DE GARBANZOS Y BACALAO

ensalada de garbanzos con bacalao

Entre los recuerdos muy agradables de un viaje por el sur de Portugal hace ya bastantes años, conservo el de esta ensalada de garbanzos.
Es tan sencilla como deliciosa y ahora que llegan los días cálidos, una forma estupenda y ligera de comer legumbres.

ENSALADA DE GARBANZOS Y BACALAO

INGREDIENTES
Para dos personas

2 puñados de garbanzos – dos tajadas de bacalao desalado de la parte del lomo – un tomate fresco pelado – 12 aceitunas negras – vinagreta (3 cucharadas de aceite de oliva, una cucharada de vinagre de vino, una cebolleta y un diente de ajo).

Para cocer los garbanzos
media cebolla - 2 dientes de ajo sin pelar - unas ramitas de perejil - una hoja de laurel - un chorrito de aceite - agua

ELABORACIÓN

Para desalar el bacalao, lavamos bien las tajadas y las ponemos en un recipiente cubiertas de agua durante dos días. Cambiaremos el agua una vez por la mañana y otra vez por la noche, en total cuatro veces.

Lavamos los garbanzos y los ponemos la noche anterior a remojar en agua a la que añadiremos una cucharadita de sal gorda.

Ya con todo bien remojado, iniciamos la elaboración:
Cocemos los garbanzos en la olla exprés con agua, unos cascos de cebolla, unos ajos enteros sin pelar, una hoja de laurel, unas ramitas de perejil y un chorrito de aceite crudo.


Escaldamos el bacalao: ponemos agua fría en una cazuela e introducimos los trozos de bacalao. Ponemos al fuego y cuando empieza a hervir lo retiramos del fuego y tapamos la cazuela.


Escaldamos unos tomates (los sumergimos en agua hirviendo durante un momento) y los pelamos y partimos en rodajas.

Preparamos una salsa vinagreta con un ajo exprimido, una cebolleta tierna bien picadita, vinagre o zumo de limón, sal y un buen chorro de aceite de oliva

Montamos la ensalada a nuestro gusto con los garbanzos bien escurridos, el bacalao, las rodajas de tomate y las aceitunas. La sazonamos con la vinagreta.

****
Con el caldo de cocer los garbanzos junto con la cebolla, el perejil, los ajos (a los que retiraremos la piel) y algún garbanzo que quede por allí perdido, podemos hacer una cremita riquísima.


Comentarios