ALCACHOFAS CON JAMÓN GRATINADAS

alcachofas con jamón gratinadas
Pese a ser España el primer país productor y exportador de alcachofas, no siempre es fácil encontrarlas frescas en el mercado y eso que es una hortaliza de larga duración: se recogen desde octubre hasta mayo o junio. En esta época sin embargo, si que podemos darnos el gustazo de preparar estupendos platos con ellas.

Son muy ricas en minerales, vitaminas y fibra, pero además están deliciosas de cualquier forma que se preparen, incluso crudas, cortadas en finas láminas, cuando son frescas y tiernas.

ALCACHOFAS CON JAMÓN GRATINADAS

INGREDIENTES: (para dos personas)
  • 6 alcachofas.
  • 4 lonchas finas de jamón serrano cortadas en juliana. 
  • 1 cebolla cortada muy fina.
  • 1 cucharada rasa de harina.
  • 1 vaso de leche.
  • Sal y nuez moscada.
  • aceite.
  • Medio limón.
  • Salsa de tomate para acompañar (opcional)
ELABORACIÓN
  • Ponemos en la olla un vaso de agua con un buen chorro de zumo de limón y la llevamos al fuego.
  • Lavamos las alcachofas, les cortamos las puntas, les eliminamos las hojas externas duras y las vamos introduciendo en la olla con el agua caliente. Cerramos la olla y dejamos que cuezan hasta que estén tiernas.
  • Cuando están cocidas, las dejamos reposar un poco en el agua de cocción, luego las sacamos, las escurrimos bien y las ponemos en una fuente con las hojas abiertas. Las rellenamos con el jamón cortado y las reservamos.
  • Ponemos 3 cucharadas de aceite en una sartén y sofreímos en ella la cebolla hasta que esté blanda. Añadimos entonces la cucharada de harina, rehogamos un poco e incorporamos la leche. Movemos bien con cuchara de madera para que la salsa se ligue. La sazonamos con sal y nuez moscada.

  • Cubrimos las alcachofas con la salsa y las gratinamos. Para el gratinado, podemos espolvorearlas con queso rallado.
Si deseamos acompañarlas con salsa de tomate, tenemos dos opciones: poner la salsa en el fondo de la fuente, antes de colocar en ella las alcachofas o servir la salsa caliente, aparte, en una salsera.

* Los rabos de las alcachofas también son comestibles. Les cortamos un poquito el extremo que puede venir oxidado o sucio, los pelamos con un cuchillo y los cocemos junto con las alcachofas. Son un bocado delicioso que podemos comer acompañado de alguna salsa o incorporarlos a una sopa, arroz o puré.

Las hojas duras y las puntas que les retiramos a las alcachofas también son aprovechables. Se cuecen en un litro de agua con unas gotas de limón durante unos 15 minutos y se toma como un caldo, caliente o frío o como una infusión. Merece la pena hacerlo por la cantidad de minerales y sustancias beneficiosas que contiene; además está rico. También puede servir como caldo para un arroz u otro plato.

Para ver más recetas con alcachofas, pinchar AQUÍ

Comentarios

  1. Esta receta tiene que estar buenísima.
    Entrar en tu bolg es un vicio... ver cualquier recta y empezar a salivar es una.
    Besos guapa ^__^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana ro, no sabes cuánto me alegre de que te guste mi blog y encuentres en él ideas apetecibles. Ésta la subí hace tiempo y la tenía un poco olvidada así que gracias a tu visita la voy a preparar en casa este fin de semana.
      Un beso

      Eliminar

Publicar un comentario