RECOMENDACIONES DE SANIDAD SOBRE EL CONSUMO DE ALGUNOS ALIMENTOS





Aparece hoy en toda la prensa una noticia de mucho interés para el cuidado de nuestra salud y la de nuestros hijos.
Se trata de las recomendaciones que la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, organismo adscrito al Ministerio de Sanidad y Consumo, da a embarazadas y niños para que no consuman algunos alimentos y consuman otros con mucha precaución.
Y lo hace pese a la alarma social o los costes económicos que con toda probabilidad generarán dichas recomendaciones.

Recomienda no consumir en absoluto atún rojo, pez espada u otros peces de gran tamaño, a mujeres embarazadas y niños menores de tres años.
La causa es el gran contenido de metilmercurio (tóxico) que presentan.

Desaconseja el uso de acelgas y espinacas (verduras de hoja ancha) en los purés para bebés menores de un año por su contenido excesivo en nitratos que nuestro cuerpo convierte en perjudiciales nitritos.

Si las verduras han sido cultivadas al aire libre y al sol, el contenido en nitratos es muchísimo menor.

Desaconseja el consumo de las cabezas de los crustáceos (gambas, langostinos, cigalas…) debido a la cantidad de cadmio que acumulan.

Pienso que en vez de alarmarnos, debe resultarnos tranquilizador y satisfactorio el saber que contamos con instituciones que velan por nuestra salud por encima de presiones económicas e intereses comerciales.

Comentarios

  1. Desde luego es una información interesante y, estoy de acuerdo contigo en que es tranquilizador saber que nos la dan. Que no nos la ocultan por intereses comerciales.

    El tema de los pescados ya lo sabía, al menos en lo que se refiere al pez espada.

    Lo que no sabía (y me sorprende) es lo de las acelgas y espinacas en los purés. Me quedo mas tranquila pensando que las acelgas que le eché en su dia a Lara, las traía de Hospital, eran criadas al sol.

    Tambiem pienso que no es lo mismo el que se toma el aperitivo de gambas a diario que quien las come muy muy esporadicamente, como yo.

    Gracias por ponerlo. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Rosa: estate tranquila con respecto a las acelgas que comíó Lara. Las cultivadas al aire libre, con el sol, eliminan gran parte del nitrato. Tendría que haber tenido exceso de ellas en la dieta.
    Y lo de los crustáceos, efectivamente, los que los tomamos solo en ocasiones pienso que podamos seguir haciéndolo sin problemas.
    Claro, que de ahora en adelante, rechupar una cabeza de gamba ya no va a ser tan gratificante...
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  3. Yo las cabezas de los crustáceos no las pruebo, nunca me ha gustado chuparlas, ni el atún rojo ni el pez espada me apasiona, pero lo que más me alarma es lo de las espinacas y las acelgas, eso realmente sí que me gusta. Viene bien conocer este tipo de noticias. Gracias por publicarlo, yo es que sólo veo en casa dibujos animados, y ya ni veo las noticias. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Lidia: yo, hoy por hoy, confío en los organismos que velan por nuestro bienestar y si han dicho que el consumo de esas verduras perjudica sólo a los bebés (por lo visto puede provocarles una enfermedad llamada cianosis e irritaciones gástricas) debemos confiar en que es así y los adultos seguir disfrutando de ellas (mientras no nos digan lo contrario) cuando nos parezca bien, ¿no crees?.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Ruqui: Te voy a ser sincera, yo no me creo nada de esto. Hace años era malo el aceite de oliva, después eran malos los huevos, luego la vaca loca o el pollo histérico. Siempre están igual. Yo, lo que realmente noto no es lo que como, porque intento comer cosas naturales. Lo que si me parece tremendo es salir del pueblo y pasear por cualquier ciudad y notar que al sonarme, todo el pañuelo es negro......eso no lo dicen pero nos están envenenando el ambiente. Y no por los cigarrillos, no. Por la falta de filtros en las fábricas. Claro, ahora no hay dinero para filtros, jeje. Ni para quitar del medio los coches de hace dos siglos, porque ahora está de moda ir con un coche viejo y que no veas el humo que suelta. Así que yo, seguiré comiendo acelgas, espinacas y haciendo mi caldo con las cabezas de gambas frescas. Las congeladas ya huelen tan mal que mejor las tiramos directamente. ¡¡Vaya rollo te he soltado!! Pero ya sabes que yo soy así, jeje
    Besos y no te creas todo que nos están engañando día a día. Yo, al menos, me siento engañada por todo lo que leo y escucho. No me creo nada.

    ResponderEliminar
  6. Finuca: afortunadamente a nosotras ya nos pilla fuera de época de embarazos (no digo nada de la época de bebés) así que podemos seguir comiendo de todo sin problema. Alguna ventaja tenía que tener el hacerse mayor, jeje.

    Ahora en serio, ya sabes que me encanta conocer tu opinión y que haya debate, pero en esta ocasión discrepo de tí.
    Yo me creo más facilmente el resultado de investigaciones científicas llevadas a cabo por profesionales solventes y preparados que otras cosas que nos han dicho desde pequeñas que hay que creer sin fundamento.
    Besos y feliz finde.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario