PURÉ DE GARBANZOS CON JUDÍAS VERDES

puré de garbanzos con judías verdes

Hace unos días, nuestra amiga Pepa nos ha regalado unos garbanzos traidos directamente de Fuentelapeña. Dicho pueblo, perteneciente a la provincia de Zamora está muy cerca de Fuentesauco y desde tiempos antiguos andan los dos pueblos en pugna sobre en cuál de ellos se crian los garbanzos más finos, tiernos y sabrosos. 

Yo, persona que no se arredra,  voy a entrar en el debate a pecho descubierto (metáforicamente, claro) aún a riesgo de quedarme sin algún lector del otro pueblo si lo hubiera: no cabe duda, los de  Fuentelapeña, los mejores y la prueba está en este sencillísimo plato de hoy. Ya veís que ingredientes más humildes les acompañan y sin embargo, qué plato más sublime!!.

Con otros garbanzos también está muy bueno pero, lo siento, no tanto.

Podemos servirlo caliente o frío; no sabría deciros cómo está más rico. Yo hoy, uno de los días más bonitos del año aunque ya estemos en otoño, lo he puesto frío, pero frío del frigorífico y estaba buenísimo.

Y como de vez en cuando me gusta dedicar algún buen hallazgo a algún buen amigo, se lo dedico a Miguel Angel que es un amigo al que quiero y admiro y al que animo a probarlo para que destierre la idea de que las legumbres son indigestas.

PURÉ DE GARBANZOS CON JUDÍAS VERDES

INGREDIENTES
Para dos personas
garbanzos de Fuentelapeña

Dos puñados de garbanzos puestos a remojo la noche anterior – una cebolla grande – 2 dientes de ajo – una hoja de laurel – un tomate grande maduro – un chorrito de aceite de oliva – sal – pimentón de la Vera - un puñado de judías verdes

ELABORACIÓN

Sacamos los garbanzos del agua de remojo, los lavamos bien con agua del grifo y los ponemos en la olla cubiertos de agua.

Agregamos la cebolla pelada y partida en cuatro trozos, los dientes de ajo con su piel, la hoja de laurel, el tomate partido también en cuatro trozos y el aceite de oliva.

Lo llevamos al fuego, tapamos la olla y dejamos que cueza hasta que los garbanzos estén tiernos.

Una vez cocidos, le quitamos la piel a los trozos de tomate (sale sola) y a los ajos  y lo trituramos con la batidora

Aparte, en un poquito de agua, cocemos las judías verdes, enteras. Si son tiernas, con pocos minutos bastará.
Después de cocidas, las sacamos del agua (que añadimos al puré) y las troceamos del tamaño que nos guste.

A la hora de servirlo lo acompañamos con las judías verdes cortadas en trocitos y lo aderezamos con un buen espolvoreado de pimentón (yo uso agridulce) y un chorrito de aceite crudo.

Lo de cocer las judías verdes y cualquier otra hortaliza enteras en vez de troceadas es para que no pierdan propiedades.


Comentarios

  1. Que pena no saberlo, pasé el otro día por cerca y hubiera comprado algunos...es broma, me ha hecho gracia tu defensa de estos garbanzos.
    En cuanto al guiso, entre los garbanzos y la pasión que tu pones...estaría de rechupete, estoy segura.
    Un bico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Milia, qué pena! Deberías haber parado y comprado unos cuantos porque de verdad son extraordinarios y de paso traerte también algo de queso que lo tienen sublime y de vino... Yo cuando voy de viaje procuro siempre llevar el coche casi vacío para volver con él lleno porque luego esos productos, al no estar muy comercializados, no los encuentras.

      Eliminar
  2. Pues si tienes toda la razón los estos garbanzos son finisimos y deliciosos, aunque os de Fuentesauco no e queda atrás. jejejeje.
    Un delicioso puré te ha quedado.

    ResponderEliminar
  3. Tengo entendido, Lolines que solo con que cambie la composición del terreno, el agua con que riegas y/o la cantidad de insolación, la legumbre ya no es la misma. Siempre le oí a los agricultores decir: esta tierra es buena para tal cosa, aquella para tal otra... Y aunque los pueblos estén cerca seguro que las condiciones algo varían.

    ResponderEliminar
  4. Aquí estoy de nuevo.
    Las anchoas de l'Escala (Girona), son el salazón como las del Cantábrico pero más buenas a mi parecer será que la tierra tira.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Seguro que están riquísimos y más si los avalas tú. Solo te puedo decir que una vez al año hago un montón de Km. hasta la provincia de Gerona para ir a comer a una casa de comidas sencilla, de esas ubicadas a pie de carretera, donde sirven de manera permanente unos garbanzos viudos, con su propio caldo de cocción, aderezados con un buen chorro de aceite de oliva. No necesitan nada más...
    Lástima que estos productos no lleguen a todas partes.
    El plato de hoy es otro lujo culinario, sano y sabroso.
    Tengo que probar el pimentón agridulce, aún no lo he comprado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí también hay un restaurante en un pueblecito donde ponen las alubias rojas (caricos les llaman) más o menos así, viudas como tú dices y están de muerte pero está claro, la materia prima es fundamental.

      Eliminar
  6. Al final me acabarán gustando los garbanzos... je,je,je. Igual mi problema es que no he probado los de Fuentelapeña, así que me queda como asignatura pendiente. Me uno a lo que dice Milia: con buenos ingredientes y la pasión de la cocinera sale un plato bordado, seguro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que a todos les llamamos garbanzos pero menuda diferencia entre unos y otros. Pasa como con las alubias y está además el momento en que los comes. Ahora están tiernísimos, recién recogidos y por ahí algunas veces te los venden viejos, mas duros que un cuerno, con las pieles ásperas y sueltas, en fin, que como dice Alba, si son buenos no necesitan nada más que un toquecito para estar deliciosos.

      Eliminar
  7. Ruqui te digo que es verdad esto de que los productos cambian de sabor segun el terreno en donde esté. Te cuento que el pan y la bollería de mi región cuenta con la aprobación de quienes los prueban ¿Cuál es la causa? el agua, que al tener mayor cantidad de sales lo hacen más sabrosos.
    Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si y creo que en el vino (uvas) la influencia es decisiva. Lo curioso es que comprendamos la influencia de su alimento (agua y tierra) en los vegetales y no la comprendamos en nosotros mismos y sigamos alimentándonos con cosas poco o nada saludables

      Eliminar
  8. Ruqui un puré exquisito estoy segura de ello, me gustan los garbanzos, pero quieres creer que solo los hago en cocido o en ensalada nunca he probado en puré y me voy animar que tiene una pinta estupenda.
    besos ^__^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hay que animarse a romper moldes y consumirlos con frecuencia que son muy muy saludables

      Eliminar
  9. Tiena que estar muy buenos

    ResponderEliminar
  10. Hola Ruqui bonita!
    Pero qué maravilla de puré, nunca he probado uno de garbanzos con judías, pero me parece exquisito y además muy sanito, definitivamente, de la calidad de los ingredientes depende un buen resultado, la dedicatoria que has hecho hoy, es muy bonita!!
    Un besito enormee y que tengas un excelente finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien Esmeralda, aunque la verdad, desconozco si en tu país cultiváis buenos garbanzos y desgraciadamente estos no llegarán a cruzar un charco tan grande pero está muy bien que te animes a incluirlos en la dieta aunque de postre no les falte una delicia de chocolate de las tuyas. Un beso

      Eliminar
  11. Ruqui m parece una receta estupenda y m voy a animar con ella para variar un poco la forma de comer legumbres.....en cuanto al debate ja ja en menudo charco t has metido ja ja . Te lo dice una zamorana q no es d ninguno de esos pueblos. Solo he probado los de Fuentesauco,que quiza son mas conocidos. Tendre q probar los de Fuentelapeña para comparar ja ja. Los d Fuentesauco desde luego son pura manteca.
    Un besito guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff!, Sandoa, me alegra mucho saber que eres zamorana pero no de Fuentesauco pues ya me habría apenado perderte como amiga bloguera, jeje. La verdad es que, a falta de los de Fuentelapeña, los de Fuentesauco, que como tú bien dices, son más conocidos, son los mejores de los que yo he probado y mira que en mi pueblo de origen también se cultivan pero ... La verdad por delante aunque duela, jeje.
      Un beso guapa

      Eliminar
  12. Hola, enhorabuena por tu blog. Has hecho que empiece a concinar más y a variar mi limitado repertorio. Concina sencilla y sana... ah y muy rica! Te sigo muy de cerca. Gracias por compartir tu experiencia. Saludos,
    Ángel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ángel, la verdad es que me dices lo que más me gusta escuchar así que te agradezco mucho el comentario y me alegro de tenerte por aquí. Un saludo y hasta cuando quieras.

      Eliminar

Publicar un comentario