Arroz con congrio


Este arroz era un plato de fiesta cuando yo era pequeña.
A pesar de vivir en un pueblecito del interior, nos llegaba a diario desde Galicia, un pescado muy bueno y fresco gracias a los camiones que pasaban hacia Madrid para abastecer los mercados de la capital del país.
Ni que decir tiene que a pesar de eso, el congrio y el marisco no eran comida de diario ni muchísimo menos pero en fiestas sonadas, se preparaba con ellos el arroz  en vez de hacerlo con el consabido pollo.
Cada vez que lo cocino, revivo partes agradables de mi infancia.

ARROZ CON CONGRIO

INGREDIENTES para dos personas
  • 100g de arroz.
  • Media cebolla cortada en cuadritos finos.
  • Un diente de ajo picado fino.
  • Un pimiento rojo o un pimiento morrón cortado en cuadritos finos.
  • 2 cucharadas de salsa de tomate (optativo)
  • Unas hebras de azafrán.
  • Una pizca de pimentón ocal (agridulce, del que pica muy ligeramente).
  • 2 o 3 cucharadas de aceite
  • 2 buenas rodajas de congrio de la parte abierta.
  • Caldo caliente (tres o 4 medidas de caldo por una de arroz)
  • Una docena de mejillones abiertos al vapor (el agua que desprenden se la añadimos al caldo).
(El caldo lo elaboramos previamente con las espinas del congrio, cebolla, ajo, zanahoria, laurel, perejil y agua).

ELABORACIÓN
  • Ponemos el aceite en la paellera y rehogamos con ella la cebolla, el pimiento y el ajo de forma que ablanden y se doren ligeramente.
  • Añadimos el tomate y una pizca de pimentón.
  • Incorporamos el arroz y el azafrán previamente machacado con un poco de sal gorda y lo mojamos con tres medidas del caldo caliente.
  • Dejamos que se haga, sin removerlo mas que lo imprescindible para que el arroz no suelte el almidón. Si lo viésemos necesario, añadimos mas caldo, siempre caliente.
  • Mientras se guisa, cortamos el congrio en trocitos pequeños y le quitamos a los mejillones una de las valvas.
  • Cinco minutos antes de terminar la cocción del arroz, añadimos el congrio y un par de minutos antes, los mejillones.
  • Una vez guisado, apagamos el fuego, lo tapamos con un paño y lo dejamos reposar unos minutos.

Comentarios