martes, 14 de diciembre de 2010

GUAYABOS DEL BRASIL CON SALSA DE QUESO

guayabas del Brasil con crema de queso y reducción de Pedro Ximénez
La feijoa sellowiana o guayabo del Brasil es un arbolillo de porte arbustivo originario de América.

Suele utilizarse en jardinería por sus flores de vistosos estambres rojos pero su fruto es comestible y se puede consumir, aparte de fresco, en cascos como en esta receta, en zumos, batidos, jaleas, dulces...

Aquí en España es aún poco conocido, pero ya se está empezando a cultivar en algunas zonas, con vistas a la comercialización.

Yo tengo un par de feijoas en el jardín y no desaprovecho ni uno solo de sus frutos.

GUAYABOS DEL BRASIL CON SALSA DE QUESO Y REDUCCIÓN DE PEDRO XIMÉNEZ

INGREDIENTES

Para 400 gramos de cascos (fruta limpia) – 75 gramos de azúcar – 1 corteza de limón – un chorro de Pedro Ximenez

Para la crema de queso
150 gramos de queso cremoso - 50 ml de leche – el zumo de ½ limón – 1 cucharada de azúcar (o algo más según guste de dulce)

ELABORACIÓN

Lavamos y pelamos la fruta con el pelapatatas y la vamos depositando en un recipiente con agua fría y zumo de limón.

Partimos cada fruta en dos mitades y con una cucharilla les retiramos el corazón con sus semillitas. Esto no se tira pues sirve para hacer mermelada o zumo o batido.

Escurrimos la fruta, le añadimos el azúcar y la corteza de limón y lo ponemos a fuego medio moviendo con cuidado, hasta que se ablanda pero sin deshacerse.

cascos de guayabo del Brasil
Retiramos la fruta para un recipiente y en el líquido que queda, vertemos un chorro de Pedro Ximénez, u otro vino dulce similar y lo dejamos reducir al fuego hasta que se nos forma un almíbar con consistencia de hebra ligera.

Para preparar la crema de queso, ponemos todos los ingredientes juntos en el vaso de la batidora y batimos bien hasta que se forma una crema.

Servimos los cascos de guayaba con la crema de queso bien fríos y decoramos con la reducción de Pedro Ximénez.

guayabos del Brasil con crema de queso

2 comentarios :

  1. Este he tenido el placer de probarlo de la autora y está de pecado.

    ResponderEliminar
  2. ¡Pues me alegro un montón de que te gustara!
    Besitos

    ResponderEliminar