Recetas de cocina de elaboración sencilla, con ingredientes saludables. Cocina fácil, rica y sana al mismo tiempo. Comentarios sobre alimentación y salud


domingo, 30 de agosto de 2015

CROQUETAS DE MEJILLONES


¿Quién tiene ganas de ponerse a preparar unas ricas croquetas caseras de mejillones? Con este calor, alguna persona masoka como yo que dejará de haberla por ahí, seguro.
La realidad es esta: hacer croquetas es algo pesadito; fácil, si; divertido, claro, sobre todo si te lo tomas como cuando en el cole de pequeña hacías bolitas de barro para un collar del día de la madre; laborioso y algo sucio, también, pero reconocidos los pros y los contras de su ejecución ¿qué decir de la cara de absoluto placer de los comensales cuando se meten una en la boca? ¿qué decir de tu propia cara cuando con voz arrobada oyes que te dicen ¡son caseras!¡Mmm!

Hay un refrán que dice: "Quien quiera peces, que se moje el culo" Pues eso.

IMPRIMIR RECETA

CROQUETAS DE MEJILLONES


INGREDIENTES

2 docenas de mejillones – media cebolla – 2 o 3 cucharadas de aceite de oliva – 2 cucharadas (40g) de harina – 150g de agua de la que sueltan los mejillones al abrirse – 150g de leche – sal – pimienta blanca molida – nuez moscada rallada
Además: un huevo, harina y pan rallado para rebozar las croquetas y aceite para freirlas.

ELABORACIÓN

La masa de las croquetas
Lavamos los mejillones, los ponemos en un recipiente cerrado y los llevamos al fuego o al microondas para que se abran.
Una vez abiertos, los retiramos del fuego, les quitamos las valvas y los picamos con la trituradora. Lo reservamos.


Picamos muy fina la cebolla y la pochamos con el aceite.


Cuando la cebolla está blanda, añadimos la harina y la rehogamos un poco.


Agregamos el vasito de agua de los mejillones, revolvemos bien para que no se formen grumos e incorporamos la leche.


Lo sazonamos con sal (poca) pimienta y nuez moscada y lo dejamos cocer un poco, revolviendo para que no se pegue.
Cuando le veamos la consistencia adecuada (ni muy espeso ni lo contrario), añadimos los mejillones triturados.

Lo mezclamos bien y lo volcamos en una fuente previamente aceitada. Dejamos que se enfríe por completo antes de formar las croquetas. Mejor dejarlo en el frigorífico para el día siguiente.


Las croquetas propiamente dichas
Cortamos pedazos de masa, los rebozamos en harina y les damos forma con las manos.


Los rebozamos seguidamente en huevo batido y por último en pan rallado.




Las freímos en aceite caliente hasta que las vemos bien doradas.


Las sacamos para encima de un papel de cocina para que suelten el exceso de aceite.
Nos las comemos calentitas aunque a mi me gustan incluso frías.

9 comentarios:

  1. Si hay que prepararlas se preparan, pero que si me invitas me voy encantada, jeje... Pues que me encantan estas croquetas. Imagino que sabrán parecidas a los "tigres", ¿no?. Probaré a hacerlas, aunque yo, que últimamente vivo sin vivir en mi, posiblemente tiraré de los mejillones que ya venden cocidos.
    Deliciosos, Lidia. Quién pillara unos cuantos para cenar esta noche.
    Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya siento no poder invitarte. Cierto que si andas atareada lo de limpiar mejillones mejor dejarlo para otra ocasión aunque lo bueno de preparar las croquetas en vez de los tigres es que la limpieza de las valvas no tiene que ser tan exhaustiva ya que se tiran las dos. El sabor si que se parece, claro, pero el efecto de la croqueta en la boca..mmm! Un beso

      Eliminar
  2. Muy originales me parecen tus croquetas, nunca las he comido, pero habrá que probarlas.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensé lo que dice Lara: si los tigres están buenos, las croquetas tienen que estarlo también y cierto que sí. Un beso

      Eliminar
  3. Que de tiempo hace que no hago croquetas !!!! Las próximas prometido que serán de mejillones, con lo que me gustan nunca las he hecho en casa, aunque si las he comido y están de lujo. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que veo, a ti no hace falta que te convenza de lo ricas que son. Todo es cuestión de ponerse. Yo hago un buen montón y congelo para varias veces; así no me da tanta pereza. Besos

      Eliminar
  4. Hay madre que dientes mas largos se me estan poniendo con estas croquetas, para no dejarte ninguna si las pillo, bssss

    ResponderEliminar
  5. Hola buscando recetas de calabaza que tengo muchas en mi huerta y no se que hacer jaja di con tu blog pero veo que ya soy seguidora, tienes muy buenas recetas así que ya me pasaré mas a menudo, de todas formas pongo tu blog en mi lista de blog para no perderte un saludo y gracias por esas recetas :)

    ResponderEliminar
  6. Pesado es, sobre todo porque si me pongo hago tropecientas de una vez y las congelo luego. Pero cuando se ponen a la mesa siempre son pocas, así que si vale la pena molestarse.
    No he hecho de mejillones, pero solo porque me gustan tanto que no me da tiempo a procesarlos, jaja. Los abro al vapor y "pa dentro".
    ¡Se ven buenísimas!
    Besos,

    ResponderEliminar