LOS RABANITOS

rabanitos
El rábano es una hortaliza de las que merece la pena cultivar en casa.

Son tiernos, sabrosos, ligeramente picantes y se pueden cosechar a las pocas semanas de sembrarlos.
Se van entresacando a medida que se les ve engordar y dejando sitio para los que quedan. De esta forma pueden sembrarse muy juntos y se aprovecha el espacio a tope.

Si se prepara la cajonera con tierra y compost orgánico y se riega regularmente, crecerán a gran velocidad y es una grandísima satisfacción asomarse a la puerta o a la ventana y recoger los rabanitos para la ensalada.

Quedan bien con la lechuga, la rúcula, el tomate, la zanahoria, el apio…

ensalada con rabanitos
Su principal componente es el agua, pero contienen también vitamina C y algunas del grupo B, también minerales como el yodo, calcio, potasio y fósforo.
Sus propiedades terapéuticas se deben fundamentalmente a los compuestos azufrados que contienen.¡Y mira que son bonitos!
Sus hojas también son comestibles y, cuando son jóvenes, deliciosas. Se añaden junto con otras verduras a los purés o se prepara una crema con ellas como protagonistas. 

Comentarios