PASTEL VASCO

pastel vasco
Hay dos postres de la cocina tradicional vasca que me encantan. Uno es el pastel de arroz (no me lo pierdo cuando voy a Bilbao), y otro es el pastel vasco.
El de arroz no lo hago nunca porque así sigo teniendo una buena disculpa para darme una vuelta por la ciudad del Nervión, que dicho sea de paso se ha convertido en una ciudad cosmopolita, agradable, acogedora y con encanto por la que da gusto pasear, ir de compras, visitar museos, etc.,etc.

El pastel vasco sí lo hago y cuelgo la receta porque aunque tiene una masa algo difícil de estirar, con el papel vegetal de horno se consigue fácilmente y merece la pena probarlo.

Ésta es la versión saludable y ligera, sin mantequilla.

PASTEL VASCO

INGREDIENTES:

Para la crema pastelera:
3 yemas de huevo – 4 cacetas (o vasitos de vino) de leche – una corteza de limón – 3 cucharadas de azúcar – dos cucharadas de harina

Para el pastel:
2 huevos - 200 gr de azúcar (2 vasitos) – 300 gr de harina (4 vasitos) – 1 vasito de aceite de oliva suave – 1 pellizco de sal – un sobre escaso de levadura – un chorrito de licor (coñac, ron…) - una yema de huevo para pintarlo.

ELABORACIÓN:

 La masa del pastel:
Ponemos en un recipiente la harina junto con los demás ingredientes y lo vamos uniendo todo poco a poco hasta formar una masa consistente que taparemos con papel film y dejaremos reposar en el frigo durante unas cuantas horas.

La crema:
Llegado el momento de hacer el pastel, empezamos con la crema: ponemos la leche a hervir durante un par de minutos con la cáscara de limón para que se aromatice.

En una cacerola ponemos las yemas, el azúcar y la harina y revolvemos hasta formar una masa cremosa. Añadimos la leche poco a poco mezclando bien y lo ponemos al fuego revolviendo sin parar hasta que espesa, que es enseguida.
Retiramos del fuego y reservamos.

El pastel:
Encendemos el horno.
Preparamos un molde redondo con aceite y harina.

Enharinamos un papel vegetal así como el rodillo y estiramos sobre el papel dos tercios de la masa.

Colocamos la masa sobre el molde ayudándonos del papel. La masa ha de ser de mayor tamaño que el molde para que nos quede un reborde libre.

Rellenamos con la crema pastelera y sobre otro papel estiramos el resto de masa que colocaremos sobre la crema y uniremos con el reborde que habíamos dejado.

Ya solo nos falta pintar el pastel con yema de huevo y cocerlo en horno precalentado a 180º en bóveda-solera durante 45 ó 50 minutos.

Comentarios