PROPIEDADES DE LOS AJOS. Tintura gitana. Refrito de ajo con verduras

ajos
Yo no sabría cocinar sin ajos. Junto con la cebolla y el aceite de oliva son los ingredientes casi permanentes en todo lo que cocino.

Antiguamente en mi pueblo todo se cocinaba con ajo. Como la leche escaseaba, hasta en el desayuno se consumían los ajos en forma de unas ricas y calentitas sopas de ajo, tomadas por supuesto, en escudilla de barro.

Los ajos de Pedroñeras (Cuenca) tienen mucha fama pero hay en León algunos pueblos como Villares de Órbigo en los que se dan unos ajos extraordinarios. Y hay ferias como la del Carmen en Vegellina de Órbigo donde todo el mundo va con la idea de llevarse unas cuantas riestras a casa.


Los ajos son unas raíces bulbosas a las que llamamos “cabezas de ajos” formadas por varios bulbillos llamados dientes.


De todas las variedades que existen los “ajos blancos” son los más utilizados por su excelente sabor y fácil conservación.


Según los naturistas el ajo es lo mejorcito para tratar de forma natural los problemas de hipertensión y circulación.

Hace poco, mi sobrina Rosa me habló de las curas tibetana y gitana a base de “tintura de ajo”.
Según ella la más adecuada y natural es la gitana que es como sigue:

PREPARACIÓN SEGÚN LA COSTUMBRE GITANA:

Se llena un frasco de cristal de 1 litro de capacidad con ajos pelados y troceados (350 gramos como mínimo), y se añade alcohol hasta cubrirlos (unos 200 centímetros cúbicos de alcohol de 90 a 95 grados, del que se usa para elaborar los licores). Es muy importante que el alcohol cubra los ajos por completo.

Luego se cierra herméticamente y lo enterramos a 4 dedos de profundidad durante 40 días, dejando que caiga sobre él agua, hielo, nieve, viento y todas las inclemencias del tiempo (puede ser en una maceta, estando ésta en el exterior)
Pasado este tiempo se desentierra y se tiene 9 días al sereno por la noche y protegido de la luz durante el día. Después ya se puede empezar a tomar.

Hay que tomarlo en gotas, con un poco de leche de cabra o de oveja, o con agua, antes de las comidas.

MODO DE TOMARLO:

El primer día se toma una gota de la tintura antes del desayuno; el segundo día 2 gotas también antes de desayunar; el tercer día 3 gotas; cada día se agrega una gota más, y así sucesivamente hasta llegar a 40 gotas. Luego se va descendiendo: 39, 38, 37, 36, etc, hasta acabar con 1 gota.
Se recomienda hacerlo cada año al comienzo del otoño.


¿Qué se supone que proporciona esta cura?

- Limpia el organismo de grasas y lo libera de los cálculos depositados.
- Mejora el metabolismo y en consecuencia, todos los vasos sanguíneos se vuelven más elásticos.
- Disminuye el peso corporal llevándolo al peso adecuado.
- Deshace los coágulos de sangre.
- Previene el envejecimiento del cerebro.
- Cura el diafragma miocardio enfermo, la arteriosclerosis, la ictericia, la sinusitis, la hipertensión, las enfermedades broncopulmonares.
- Hace desaparecer por completo el dolor de cabeza.
- Cura la trombosis del cerebro, la artrosis y el reumatismo.
- Cura la gastritis, las úlceras de estómago y las hemorroides.
- Absorbe todo tipo de tumores externos e internos.
- Cura los diversos disturbios de la vista y oído.
- Combate la impotencia.
- En definitiva, todo el organismo se recupera.

Bueno, no sabemos lo que puede haber de cierto en todo esto. Lo que sí es cierto es que todo el mundo coincide en cantar las alabanzas de esta hortaliza.

Merece la pena hecharle un vistazo a esta página de la revista Discovery salud para ampliar información sobre este tema.

ALGUNA COSITA MÁS SOBRE LOS AJOS:

Se pueden guardar congelados, pelados o sin pelar y en bolsa o recipiente hermético. Conviene consumirlos antes de 2 ó 3 meses.

Para que no repitan cuando se comen crudos, hay que eliminar el germen o brote que tienen en el centro.

Un exprimidor de ajos es una compra estupenda. Podemos añadirle el ajo exprimido a todas las ensaladas verdes.

Hay algunos platos sencillos y humildes cuyo único condimento es el ajo que son muy agradables al paladar y saludables a tope.
En recuerdo de mi madre, que le encantaba y lo hacía con mucha frecuencia, cuelgo este sofrito de ajo con verduras.

REFRITO DE AJO CON VERDURAS DE LA HUERTA

sofrito de ajo y verduras
INGREDIENTES:

patatas - judías verdes - zanahorias - ajos - aceite

ELABORACIÓN:

Ponemos a cocer en la mínima cantidad de agua hirviendo: las zanahorias partidas en varios trozos a la larga o bien en rodajas, las patatas peladas y cortadas en trozos más bien grandes y las judías verdes. Como las judías se cuecen antes, las añadimos a mitad de la cocción de lo anterior.

Preparamos con un buen chorro de aceite y unos cuantos ajos picados en lonchas, un refrito.

Retiramos del fuego cuando el ajo esté dorado y añadimos al refrito la verdura escurrida.

Volvemos a poner al fuego un momento para que se rehoge todo junto y a la mesa.

Comentarios

  1. Comí una vez,en tu casa, unos fréjoles que me gustaron mucho. Casi seguro que estaban hechos así. Ahora ya puedo repetirlos sin inventos jeje.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario