SOLOMILLO DE CERDO CON CEBOLLA Y MANZANAS


Yo tengo un maravilloso recuerdo de la matanza del cerdo aunque pueda parecer increíble que una niña viva con entusiasmo y felicidad un suceso cruento como éste.
Lo que era “cargarse al cerdo” nunca nos dejaban presenciarlo y aunque los gruñidos del pobre animal se oían por todo el pueblo, veías natural que él muriera para que tú tuvieras alimento y no te complicabas más la vida.

Del cerdo se aprovechaba todo. A los niños nos regalaban la vejiga y con ella inflada jugábamos con la misma ilusión que hoy día un niño con un balón de cuero de los buenos.

Los vecinos y familiares se ayudaban unos a otros en las múltiples tareas del evento.
Después había banquete, al que se invitaba a todos los que habían colaborado en los trabajos. Y luego venían los cantos, las coplas, las risas…

Antes del banquete se esperaba con verdadera impaciencia el visto bueno del veterinario. Analizaba unas muestras para descartar que el animal tuviera triquinosis, enfermedad que puede provocar la muerte del que coma la carne contaminada.

SOLOMILLO DE CERDO CON CEBOLLA Y MANZANAS

INGREDIENTES
Para dos personas

Un solomillo de cerdo – 1 cebolla grande – 1 manzana reineta – 4 cucharadas de aceite – pimienta blanca molida – sal – 1 cucharada de vinagre – 2 cucharadas de jerez ( o vino blanco)

ELABORACIÓN

Pelamos la cebolla, la cortamos a la mitad y luego en rodajitas o lonchas de ½ centímetro.
Pelamos la manzana, le quitamos el corazón y las pepitas y la partimos en rodajas.

Ponemos 2 cucharadas de aceite en una sartén y rehogamos la manzana a fuego medio hasta verla dorada y blanda.
En la misma sartén, rehogamos la cebolla durante 10 o 15 minutos o hasta que la veamos tierna y dorada a nuestro gusto.

Las ponemos en una fuente y las reservamos calientes.


Cortamos el solomillo en raciones o rodajas gruesas.
Lo sazonamos con sal y pimienta blanca y lo hacemos a la plancha con una cucharada de aceite a fuego vivo para que se dore por fuera y quede jugoso por dentro.

Colocamos la cebolla y la manzana en una fuente a modo de nido o lecho y ponemos encima el solomillo.
Lo colocamos sobre el lecho de cebolla y manzana.



Comentarios