sábado, 10 de septiembre de 2016

EMPANADILLAS RELLENAS DE MEMBRILLO O DE GUAYABO



Estas empanadillas están muy ricas, resultan más ligeras que las fritas en sartén y son muy sencillas de preparar.
Casi siempre las relleno como hoy, de dulce de membrillo pero a veces las hago con dulce de guayabo (feijoa) y también están muy buenas.

EMPANADILLAS RELLENAS DE DULCE DE MEMBRILLO

INGREDIENTES

Para las empanadillas: (salen 16 - 18)

250g de harina – 1 cucharadita rasa de levadura – 80ml de aceite de oliva suave - 100ml de leche templada - azúcar glass para espolvorearlas

Para el relleno:

Membrillo o dulce de guayabo o incluso cualquier confitura o mermelada espesa y consistente.

ELABORACIÓN:

Ponemos en un cuenco todos los ingredientes: harina, levadura, aceite y leche templada y los mezclamos con un tenedor de metal hasta que se nos forma una masa que se desprende del cuenco. No es necesario amasar, solo mezclar y se consigue enseguida.


Envolvemos la masa en film de cocina y dejamos que repose un rato en el frigorífico.

Empanadillas rellenas de dulce de membrillo o de guayabo

Precalentamos el horno a 180º.

Extendemos la masa con un rodillo sobre un papel de horno  hasta dejarla lo más delgada o fina posible. Para que la masa no se pegue al rodillo, podemos extenderla cubierta con el film de cocina y retirarlo una vez extendida.


Con el borde de un vaso  o un cortapastas marcamos círculos en la masa. Yo utilizo uno de 10cm de diámetro.
Colocamos una cucharadita de dulce en el centro de cada círculo, los doblamos al medio y plegamos o presionamos los bordes con un tenedor o algo similar para que el relleno no se escape.


Una vez cerradas, las pinchamos con un tenedor para que pueda salir el aire.
Hay que procurar cerrarlas bien pues con el calor la confitura se ablanda y podría salirse.



Las colocamos sobre un papel vegetal en una bandeja de horno y las cocemos en el horno precalentado a 180º durante unos 25 minutos.
No tienen que dorarse más que muy ligeramente.

Una vez cocidas, las sacamos del horno, las espolvoreamos con azúcar glass y las dejamos enfriar.

(Página actualizada)

7 comentarios:

  1. Saludo cordial.

    Estoy en Colombia y eternamente les agradeceré que hayan creado este espacio tan exquisito.

    Saludos y muy dilicioso todo!

    Estefanía

    ResponderEliminar
  2. Ay, Estefanía, qué ilusión me hace el saber que desde tan lejos compartimos satisfacciones y alegrías. Gracias por decírmelo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Colombiana en Marruecos. Muy agradecida tambien x la receta. Mi vecina tiene arbol y como eso aca no se conoce, pues yo aprovecho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las colombianas sois un encanto, está claro, jeje (tengo una cuñada casi colombiana). Yo también agradezco tu comentario y me río porque a mi cuando vine a vivir aquí me pasó lo mismo: la gente no los comía y yo me aprovechaba. Un saludo

      Eliminar
  4. Mi abuela le ponía cazalla a la masa, y los rellenaba con pasta de boniato (blanco, fundamental) que cocía, después de asados, con rama de canela y piel de limón. Sabores de la infancia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Primero los asaba y luego los cocía? Yo no cocino nunca con boniatos porque es una hortaliza que viene muy poco por aquí. Prácticamente nunca los encuentro (Cuando viví en Barcelona si) pero me gustaría hacer algún día la prueba.
      Muchas gracias por tu comentario. Saludos

      Eliminar
  5. Pues que ricasss , me gusta que sean el horno, nos ahorramos bastante calorías, más sanas,besos

    ResponderEliminar