GUISANTES CON HUEVO ESCALFADO

Huevo escalfado con guisantes

El huevo escalfado mantiene la yema líquida como el huevo frito pero con la ventaja de no portar aceite frito por lo que es más digestivo y suave. Con los guisantes, forma una combinación sencillamente perfecta.

GUISANTES CON HUEVO ESCALFADO

INGREDIENTES
(para dos personas)

250 gramos de guisantes frescos o congelados – 1 cebolla – 2 ajos – 1 loncha de jamón – 2 huevos – aceite – sal - harina

ELABORACIÓN

Para los guisantes:

Ponemos un par de cucharadas de aceite en una sartén y añadimos, ya en el fuego, el jamón cortado en cuadritos, la cebolla en trozos y los ajos pelados pero enteros.

Dejamos rehogar un poco y agregamos los guisantes y una cucharada rasa de harina.
Rehogamos otro poco y vertemos un vaso de agua.
Sazonamos y dejamos cocer durante el tiempo necesario hasta que los guisantes estén cocidos (alrededor de 25 minutos si son frescos y algo menos los congelados).
Lo mantenemos caliente mientras preparamos los huevos.

Para los huevos escalfados:

Ponemos al fuego una cacerola con 3 ó 4 dedos de agua y le añadimos un buen chorro de vinagre.

Cuando el agua hierve introducimos los huevos de uno en uno previamente cascados sobre un plato para que no haya peligro de que nos caiga algún trocito de cáscara.

Vigilamos el fuego para que el agua no se derrame y mantenemos dentro del agua hirviendo los huevos por espacio de un par de minutos.

Después de ese tiempo los sacamos con cuidado con una espumadera y los sumergimos en un recipiente con agua fría para que se limpien de los restos de vinagre y espuma.
Volvemos a sacarlos con la espumadera y los colocamos encima de los guisantes.

Comentarios