CALABACINES PARA GUARNICIÓN

calabacines como guarnición
CALABACINES PARA GUARNICIÓN

El calabacín es una hortaliza perfecta. Lo comes crudo, cocido o a la plancha, sólo o en compañía, relleno, guisado, estofado, frito…

Es ligero, pues se compone fundamentalmente de agua, es diurético y por lo tanto bueno para el riñón, no engorda, sienta bien, alimenta y satisface al paladar.

La forma más sencilla de cocinarlo es quizá esta:

Lo lavamos, secamos y cortamos en ruedas no muy finas, como de ½ centímetro.
Pintamos con una cucharadita de aceite una sartén amplia o una rustidera y distribuimos sobre ella las rodajas.

calabacines a la plancha
Las ponemos a fuego medio y las hacemos por ambos lados hasta que las veamos doradas y tiernas.

Acompaña de maravilla cualquier tipo de plato: carne, huevos, pescado, potajes, arroces…

Comentarios

  1. Tienes toda la razón, el calabacin es un acompañamiento estupendo, a mi me encanta, y de esta manera conserva mucho su sabor.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Me fascina tu blog amiga es muy bueno para aprender a cocinar diversas recetas y las técnicas son muy bien explicadas te felicito muchas gracias de todo corazón que dios te bendiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué comentario más bonito y amable! Muchísimas gracias Jacquelin.

      Eliminar

Publicar un comentario