LENTEJAS GUISADAS CON VERDURAS Y REFRITO

lentejas guisadas
Éstas son unas lentejas suaves y sabrosas, fáciles de digerir y de preparar.

Las lentejas, además de ofrecernos otras muchas propiedades, son una estupenda fuente de proteínas naturales y conviene que formen parte de nuestra dieta.

Merece la pena acordarse y ponerlas de agua unas horas antes pues quedan más suaves y melosas, pero si no se tiene tiempo o se nos olvidó, también se pueden cocinar sin remojar previamente, sólo que entonces habrá que cocerlas durante más tiempo.

LENTEJAS GUISADAS

INGREDIENTES
Para dos personas

Un cacillo de lentejas puestas a remojo unas horas antes – 3 cucharadas de aceite de oliva – dos zanahorias – lo blanco de un puerro – una cebolla – 3 cucharadas de salsa de tomate – sal

Para el refrito: 2 cucharadas de aceite – 2 dientes de ajo – una punta de pimentón

ELABORACIÓN

Lavamos y troceamos las verduras: el puerro y las zanahorias en rodajas y la cebolla en cuadritos.

Ponemos en la olla tres cucharadas de aceite y sofreímos en ella las verduras troceadas durante unos pocos minutos.


Añadimos las lentejas bien lavadas y escurridas y la salsa de tomate.

Rehogamos otro poco y lo cubrimos con agua. Tapamos la olla y dejamos cocer durante 8 minutos con las dos rayas de la válvula fuera, es decir, a máxima presión.

Mientras baja la presión de la olla, preparamos en una sartén un refrito con el aceite y los dientes de ajo fileteados.

Cuando el ajo está dorado apartamos del fuego y añadimos el pimentón.

Abrimos la olla, volcamos el refrito sobre las lentejas, sazonamos con sal, revolvemos un poco para que se mezclen bien los sabores y ¡listas!

Comentarios

  1. Muy bueno lo de las dos rayas. No tengo rayas no tengo lentejas guisadas.

    ResponderEliminar
  2. Bueno pues no importa. Aunque no tengas rayas ni lentejas a lo mejor tienes simpatía y gracia a raudales.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario