RABILLO DE TERNERA CON SALSA DE QUESO PICÓN Y PIMIENTOS VERDES FRITOS

rabillo de ternera con salsa de queso picón
El queso picón es un queso elaborado con leche de oveja, cabra y vaca que se produce en la zona geográfica de “Picos de Europa”, enclavada en la cordillera Cantábrica, al norte de España, abarcando parte de tres provincias: León, Asturias y Cantabria.

El producido en Asturias consiguió la denominación de origen y es conocido por queso de Cabrales, nombre del concejo donde se produce.

queso picón o de Cabrales
Es un queso azul untuoso y blando de fuerte aroma y sabor, con veteados verdosos y azulados debidos al moho que adquiere durante su maduración. Para este proceso lo envuelven en hojas de arce o castaño y lo mantienen en cuevas naturales frías y húmedas.

Cuando te lo comes en Tresviso, Caín o Bejes, después de una buena caminata por desfiladeros y montañas, te parece que has llegado al paraíso y que ese es uno de sus muchos placeres.

Las salsas con queso picón le van muy bien a la carne de ternera o novilla.
Hoy día, los cocineros creativos elaboran con él incluso helados y postres

RABILLO DE TERNERA CON SALSA DE QUESO PICÓN Y PIMIENTOS VERDES FRITOS

INGREDIENTES
Para dos personas

4 tacos de rabillo (u otra parte del animal que sea tierna) – 1 chalota o cebollita francesa – 50 gramos de queso picón (o Cabrales o en su defecto, Roquefort) – aceite – nata – vino blanco – sal y pimienta blanca molida.
Pimientos verdes y rebanadas de pan fritos.

ELABORACIÓN


Preparamos primero la salsa:

Sofreímos en una cucharada de aceite la chalota picada fina.

Una vez que la chalota está blanda, añadimos a la sartén el queso y un chorrito de vino blanco y con una cuchara de palo o una espátula, lo deshacemos y mezclamos bien.

Agregamos 3 ó 4 cucharadas de nata, revolvemos y reservamos.

Yo a esta salsa no le pongo sal porque el queso ya es de por sí bastante salado. Es cuestión de probar y ver.

En otra sartén aparte salteamos la carne, sazonada con pimienta, a fuego vivo para que se dore por fuera y quede jugosa por dentro.

Sacamos la carne para una fuente, la sazonamos con sal y recalentamos la salsa en la sartén de freír la carne. Así cogerá el saborcillo de la carne y el color un poco dorado del salteado.
Inmediatamente volcamos la salsa sobre la carne y nos la llevamos a la mesa dispuestos a disfrutar de un plato suculento.

Lo acompañamos con unos pimientos verdes fritos y si apetece, con unas rebanadas o bastoncitos de pan fritos.

pimientos verdes fritos

Comentarios

  1. Que mezcla tan rica!
    No conocía el rabillo. Lo he buscado y he leido que es una pieza muy jugosa. Lo buscaré en la carnicería.

    ResponderEliminar
  2. Sí, es una carne muy sabrosa (para mí más que el solomillo)y tierna y no tiene desperdicio como la chuleta.
    Besitos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario