POTAJE DE GARBANZOS CON FRITADA DE CEBOLLA Y TOMATE

potaje de garbanzos con fritada
Este plato es la prueba incontestable de cómo unos garbanzos pueden estar absolutamente divinos sin necesidad de cocinarlos con chacina.

Es probable que muchas personas hayan comido garbanzos de este tipo durante toda su vida y piensen ¡vaya novedad!, pero yo pertenezco a la cultura del “cocido castellano”y la verdad, antes, no concebía unos garbanzos sin su tocino y su chorizo, como mínimo.
Así que sigo asombrándome ante potajes tan sabrosos conseguidos sólo a base de verduras.

Esta receta está inspirada en la “Olla Gitana” y se la dedico a mi amiga Mariví porque sé que le gustan los garbanzos casi tanto como a mí y porque mientras los cocinaba, me acordaba del día que los compramos juntas en La Granja de la Dehesa.
Mariví: pruébalos así, están increíbles.

POTAJE DE GARBANZOS CON FRITADA DE CEBOLLA Y TOMATE

INGREDIENTES
Para dos personas

Para los garbanzos
100 gramos de garbanzos (dos puñados) remojados en agua con sal o bicarbonato desde la noche anterior – ½ litro de agua – ½ cebolla – dos dientes de ajo sin pelar – 1 cucharadita de cominos – 1 hoja de laurel – 1 cucharada de aceite de oliva

Para la fritada
1 cebolla (250g) - 1 tomate grande (300g) – 4 cucharadas de aceite – 2 rebanadas de pan del día anterior – 1 diente de ajo – 30 gramos de almendras crudas peladas – unas hebras de azafrán – 1 cucharadita de azúcar – sal

ELABORACIÓN

Lavamos y escurrimos los garbanzos y los ponemos a cocer en la olla exprés junto con el agua y todos los demás ingredientes (cebolla, ajo, cominos, laurel y aceite)durante aproximadamente 30 minutos.

Mientras, ponemos en una sartén el aceite y freímos en ella las rebanadas de pan y el diente de ajo pelado pero entero.
Lo sacamos para el mortero y lo majamos junto con las almendras y las hebras de azafrán.

Picamos la cebolla y, en la misma sartén de freír el pan, hacemos una fritada de cebolla a la que añadimos el tomate pelado y picado, una cucharadita de azúcar y sal.

Cuando la fritada está lista, le incorporamos el majado del mortero y los garbanzos cocidos con su caldo.
Le damos a todo junto un hervor y ya tenemos listo uno de los platos de garbanzos más deliciosos que yo haya comido en mi vida
.
potaje de garbanzos con fritada de cebolla y tomate

Comentarios

  1. Tienen una pinta estupenda.Seguro que están tan buenos como los garbanzos con gambas que ya he probado.
    ¡Gracias! me encanta que te acuerdes de mi

    ResponderEliminar
  2. Varios años después... muchísimas gracias por la receta. La he hecho hoy y estaba buenísimo, parece mentira que esté tan sabroso sin llevar ni una pizca de carne! Por mi parte le he puesto un poco de pimentón de la Vera ahumado (es que somos muy fans en esta casa del pimentón) y la verdad es que nos encantó. Así que lo dicho, muchísimas gracias por la aportación, seguiré probando tus ideas para incorporar legumbres a la dieta sin carne :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más vale tarde que nunca, jaja, dice el refrán. Espero que te vayas animando a probar todas las demás recetas de legumbres sin chacina que tengo publicadas pues seguro que muchas de ellas te encantarán igual que ésta. Lo del pimentón es muy buena idea. Yo también se lo pongo a muchísimos guisos y potajes aunque no del ahumado que no lo conozco. Un abrazo

      Eliminar

Publicar un comentario