ALUBIAS BLANCAS CON CORZO

alubias blancas con corzo
Nos ha regalado mi cuñado unas piezas de caza, entre ellas, unas costillas de corzo que he decidido aprovechar a tope, ya que es una carne que normalmente no tenemos la oportunidad de consumir.

He cortado con la macheta el palo de las costillas junto con su carne y he dejado aparte los lomitos para hacerlos en otro momento, fritos o a la plancha acompañados de alguna salsa o verdura.
Con los palos y su carne he preparado estas alubias.

Como es la primera vez que cocino corzo y no tengo mucha idea, lo he hecho parecido a la receta de “chili con carne” y han salido unas alubias riquísimas.

Cuelgo la receta porque aunque sé que no es corriente cocinar este tipo de carnes, yo por lo menos agradezco, cuando surge la ocasión, encontrar ideas y pienso que a alguien puede pasarle lo mismo y resultarle útil la receta.

ALUBIAS CON CORZO

INGREDIENTES
Para dos personas

2 puñados de alubias blancas puestas a remojo en agua fría la noche anterior – 6 costillas de venado sin su lomo – 1 cebolla – 4 cucharadas de salsa de tomate – 1 pimiento rojo de los de secar - ½ cucharadita de chili en polvo – ½ cucharadita de pimentón dulce – 1 hoja de laurel – 3 cucharadas de aceite - sal

ELABORACIÓN

Pelamos la cebolla y la partimos en cuadritos.

Abrimos el pimiento, le quitamos el rabo y las semillas y lo partimos en trozos a la larga.

Ponemos en la olla el aceite y sofreímos un poco la cebolla.

Añadimos la carne y la rehogamos otro poco.

Incorporamos el pimentón y el chili, el tomate, el pimiento y la hoja de laurel.

Agregamos enseguida las alubias lavadas y escurridas de su agua de remojo y lo cubrimos con agua limpia y fría.

Dejamos que cueza hasta que las alubias estén tiernas. Entonces, sazonamos el guiso con sal y, si quedase demasiado caldoso, aplastamos algunas alubias con un tenedor.


Comentarios

  1. Muy buena idea lo de colocar la receta en el blog. Aunque no es frecuente, como bien dices, tener corzo a mano, seguro que tu cuñado te lo vuelve a regalar y así tienes donde mirar cómo lo has hecho.

    Te lo digo porque yo tengo que mirar, algunas veces, como hice un plato que no solemos hacer normalmente. El blog es nuestro librito de cocina particular y compartido.

    A mí me gusta mas la caza de pluma pero a mi hijo, sin embargo, le gusta mas el corzo o el jabalí. Si te pilla esas alubias no te deja ni el plato. Tienen una pinta estupenda.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bueno! Pues me alegro de no ser la única a la que le ocurre. Fue una de las razones de iniciar el blog; siempre andaba ¿...Y cómo hice aquello...?

    ResponderEliminar
  3. Ruqui te contesto aquí que así seguro que lo ves.
    No castigues a tu marido con las albóndigas de carne. Esa salsa va también genial con albóndigas de pescado. La receta es idéntica pero haces las bolas con lo que quieras: por ejemplo unos filetes de merluza congelados o algún cacho de pez que tengas por el congelador y no sepas que hacer con el. A mí me da pena usar el pescado fresco para recetas en las que no nos vamos a enterar de su sabor, como es esta. En esta, manda la salsa.

    Las patatas no tienen ningún truco. Las pelo, las parto, las echo un poco de sal y mientras, pongo aceite de oliva virgen extra a calentar. No dejo que se caliente demasiado y echo las patatas. Que se hagan a fuego medio porque sino no se hacen bien por dentro. Eso sí, las revuelvo mucho para que queden sueltas. Cuando ves que ya están bien hechas subo un poco el fuego para que queden mas doradas por fuera. Y listas!!

    Me voy a dormir que mañana voy al médico a ver si por fin ya no me quedan ruidos en el pecho y puedo volver a trabajar. Ya llevo 15 días de baja con la dichosa bronquitis. Yo no me oigo nada y me siento muy bien. Como me diga que todavía no estoy bien me va a dar algo. Me he cuidado tanto que me aburro de estar tan quieta, jajaja
    Hasta mañana, paisana.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Que delicia!.
    A mi el corzo es, con mucho, la caza que más me gusta.

    ResponderEliminar
  5. Sí, está glorioso, la verdad. Tendré que portarme bien con mi cuñado...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario