SOPAS DE AJO CON TRUCHAS al estilo de Hospital de Órbigo (León)

sopas de ajo con truchas al estilo de Hospital de Örbigo
Hace unos días, hemos pasado por Aguilar de Campóo y hemos aprovechado para comprar una hogaza de pan de pueblo, así que hoy nos hemos dado el gustazo de “zamparnos” unas suculentas sopas de ajo con truchas como las que se hacen en el pueblo de Manolo.
Lógicamente las ha hecho él y le han quedado, como siempre, buenísimas.

SOPAS DE AJO CON TRUCHAS AL ESTILO DE HOSPITAL DE ÓRBIGO(LEÓN)

INGREDIENTES
Para dos personas

Pan de hogaza cortado en rebanadas muy finas – 2 truchas de ración - sal – 1 diente de ajo – 1 cucharadita de pimentón – unas ramitas de perejil - 4 cucharadas de aceite – agua

ELABORACIÓN


Lo primero de todo se migan las sopas. Con un cuchillo bien afilado, se parte el pan en rebanadas muy finas. No se puede decir cantidad pues hay a quien le gustan muy espesas, casi secas y a quien, como a mi, bien caldositas.

Limpiamos las truchas, les quitamos las tripas y las partimos en dos o tres trozos, dependiendo del tamaño.

Medimos el agua con una escudilla o cazuela individual donde vamos a comerlas pues las sopas se comen en cazuela o escudilla de barro y cada comensal tiene la suya propia.
Podemos comerlas en plato si no queda más remedio, pero es sobradamente conocido que no están tan ricas.

Ponemos por tanto, tantas escudillas de agua como comensales haya (dos en este caso), en una cacerola al fuego.

Preparamos en el mortero un majado con un diente de ajo, 1 cucharadita de pimentón, sal gorda y unas ramitas de perejil.

Cuando el agua hierve, volcamos en ella el majado, “arrebañándolo” bien con un poquito del agua hirviendo y a continuación, introducimos en el agua las truchas y dejamos que cuezan a fuego vivo durante un par de minutos.

Ponemos el pan en las escudillas y volcamos sobre él el caldo hirviendo junto con las truchas.

Se comen bien calentitas.

Comentarios

  1. ¡Que ricas!. Así exactamente me enseñó mi madre a hacerlas.

    Ella echaba en el agua un pimiento y un tomate, que luego están muy ricos.

    ResponderEliminar
  2. Pues lo del pimiento y el tomate se lo diré al "jefe" para que lo tenga en cuenta pues les tiene que realzar el sabor.
    Mientras publicaba la receta me acordaba de ti, que eres una experta sopera.

    ResponderEliminar
  3. Nunca había visto esta receta. Y me parece muy completa y para estos fríos, una maravilla.
    Otra cosa que aprendí hoy.
    Ya le saqué partido a las claras. Hice un postre, a ver si mañana a un rato lo coloco en el blog. Todavía no hice las fotos, se me hizo denoche y como las quiero hacer en la calle, no pudo ser.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Estas sopas, junto con las truchas escabechadas (que ya están en el blog) son los platos típicos de Hospital (León) nuestra tierra de origen, así que si vas algún día por allí, no dejes de probarlas. Las ponen insuperables en el restaurante de la pista, a orillas del famoso puente.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hasta a mí me salen bien, pero tienes que ponerle tomate y pimiento verde.
    El tomate lo echas en las sopas y el pimiento lo escurres, lo cortas y lo sazonas con sal, aceite y vinagre y está buenísimo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Por cierto, el restaurante de la pista, ahora se lla Mariapalos.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, pues dice Manolo que de eso nada. Las sopas de truchas tradicionales son sin tomate ni pimiento. Las que lo llevan son las de huevo.
    ¿Por qué cuando vayas por Hospital no le preguntas a Gloria (la del Mariapalos) cómo las hace ella?
    Por cierto, que no sabía el cambio de nombre.
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Voy a tener que ir al Maripalos ese porque parece que se come muy bien. Ya me estoy animando.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Pues si tengo ocasión le preguntaré a Gloria pero me parece a mi que mi madre las hacia a su estilo, cogiendo de una receta y de otra lo que mas le gustaba.

    De hecho ella las hacia con congrio, que les gustaba mucho mas que las truchas (al menos que las truchas de ahora).

    ResponderEliminar
  10. Yo le `pongo unto tambien y me encanta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, mi suegra también se lo ponía. En realidad, en aquellos tiempos, el aceite de oliva era artículo de superlujo y se cocinaba por lo visto todo con unto. Dice Manolo que el sabor con el unto era muy bueno (yo nunca lo probé) pero ya sabemos lo mal que se llevan las grasas saturadas con el "espíritu" de este blog, jeje.
      Gracias por comentar

      Eliminar
  11. Bueno. Pues de siempre, de siempre la sopa de truchas solo llevan las truchas. El resto son opciones.
    Yo hago antes el caldo con las truchas, pues no me gusta la piel. Entonces una vez dadas un hervor (no más) les saco la piel y las espinas y la carne. Con el agua de hervirlas comienzo a hacer la sopa y al final incorpor la carne de las truchas lo dejo un par de minutos o tres hirviendo y fenomenal.
    Hotmail.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, a las de piscifactoría quizá sea mejor quitarles la piel como tú haces ya que suele ser algo áspera y, efectivamente, las sopas de ajo de truchas tradicionales no llevan huevo, tomate o pimiento, cosa distinta es que luego cada uno adapte la receta a sus gustos.
      Un saludo y gracias por comentar y aportar tu experiencia.

      Eliminar

Publicar un comentario