CACHÓN EN SU TINTA

cachón en su tinta
El cachón o jibia o sepia es un cefalópodo rico en proteínas, en vitaminas B3 y B12 y en minerales tales como fósforo, potasio, calcio, magnesio y selenio por lo que es aconsejable su consumo.

Dado que también contiene colesterol, las personas con problemas de este tipo, sin embargo, deben consumirlo con moderación.

Su tinta es muy rica en sustancias beneficiosas para la salud por lo que no debe tirarse aunque hay que consumirla siempre cocinada pues cruda resulta tóxica.

El cachón es algo difícil de limpiar, sobre todo si está muy fresco, por lo que yo siempre intento que sea la pescadera la que me haga el trabajo "sucio".

La limpieza es de todas formas, la única dificultad que presenta este animalillo que, aparte de sus propiedades nutricionales, gastronómicamente resulta ser muy versátil: está rico guisado -sólo o con su tinta-, con arroz, con garbanzos, con patatas, a la plancha… así que merece la pena un poquillo de esfuerzo.

CACHÓN EN SU TINTA

INGREDIENTES

1 cachón de tamaño medio – 1 cebolla – 1 diente de ajo – ½ cucharadita de pimentón – 3 cucharadas de salsa de tomate – 3 cucharadas de aceite – sal – la tinta del cachón disuelta en un poco de agua caliente.

Para acompañar:
arroz blanco o pimiento verde y rojo o aros de cebolla rebozados en harina y fritos o… todo ello haciendo plato único.

Yo esta vez sin embargo, lo he acompañado con un poco de arroz con verduras que tenía en el frigo.

ELABORACIÓN

Limpiamos el cachón y lo troceamos.

Ponemos el aceite en una cacerola al fuego y sofreímos en ella la cebolla y el ajo picados durante unos minutos.

Añadimos a la cacerola el cachón troceado y los sofreímos también durante un par de minutos a fuego vivo.

elaboración de cachón en su tinta
Agregamos el pimentón, el tomate y la tinta disuelta en un poco de agua caliente.

Sazonamos, bajamos el fuego y lo dejamos cocer durante 25 o 30 minutos semi-tapado.
Pinchando un trocito con el tenedor vemos si está blando o necesita unos minutos más de cocción.

Mientras el cachón se guisa, preparamos el acompañamiento.
Si es un arroz blanco, ponemos abundante agua a cocer y cuando está hirviendo le agregamos el arroz y dejamos que cueza a fuego medio durante unos 15 minutos.

Una vez cocido, lo enfriamos al chorro de agua y lo escurrimos bien.

Pelamos 1 diente de ajo, lo picamos fino y lo rehogamos junto con el arroz escurrido en un par de cucharadas de aceite.

Si son pimientos o cebolla, los cortamos en aros y los doramos en un poco de aceite.

Comentarios

  1. La primera vez que comí sepia fue en tu casa. Arroz con sepia fue y me gustó muchisimo.

    Este guiso tiene una pinta buenisima.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay, qué cabeza tienes! ¡Cómo te acuerdas de todo! Yo, ni idea.

    Aprendí a hacerlo así cuando nos vinimos a Cantabria. Aquí es un plato muy valorado.

    ResponderEliminar
  3. Hoy por fin compré una sepia. Tenía ganas pero siempre me echaba para atrás y es que hacer por primera vez un bicho de kilo 300... asusta un poco.

    Rápidamente me he venido a la gramática (como decía mi padre) sobre todo por orientarme con el tiempo, ya que el resto lo haces como yo los calamares.

    Ya te contaré, un beso gordo.

    ResponderEliminar
  4. Rosa: lo del tiempo es muy relativo pues depende del tamaño del bicho y de lo fresco que esté por eso digo que hay que pincharlo o probar un poco. El último que compré estaba muy fresco y por ello más tieso así que tuve que cocinarlo 10 minutos más. Yo creo que les pasa como a la caza, que para que esté la carne más blanda hay que esperar un tiempo pero eso lo he deducido con la experiencia, no se...
    Espero que te quede muy rico.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Pues aquel día me quedó buenísimo y hoy, que he vuelto a comprarlo, también he venido a la gramática a recordar, jeje.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmm! qué envidia. Yo hace mucho que no lo hago pues mi pescadera no me lo limpia y yo odio esa operación. Me animaré porque a Manolo le chifla.
      Besitos

      Eliminar

Publicar un comentario