HUEVOS A LA JARDINERA

huevos a la jardinera
Receta tradicional que, en época de guisantes frescos no me canso de repetir.
La mezcla con el huevo escalfado queda maravillosa. Merece la pena probarla.
La lechuga en la salsa, aunque pueda parecer chocante, también es un verdadero acierto. Hay que probarlo para ver lo riquísimo que queda.

Los huevos escalfados, tal como van en la receta, son deliciosos y muy digestivos. Las primeras veces quizá no nos queden demasiado guapos pero se les va cogiendo el punto. El "truco" consiste en que el agua donde se hacen no hierva demasiado fuerte; lo ideal es un hervor muy suave.

HUEVOS A LA JARDINERA

INGREDIENTES
Para dos personas

2 huevos – 1 loncha algo gruesa de jamón – guisantes (250g si son frescos) – 1 cebolla pequeña o una cebolleta – 1 patata mediana – 3 hojas de lechuga – 3 cucharadas de aceite de oliva – sal – una tacita de caldo o agua

ELABORACIÓN

La salsa
Pelamos los guisantes.
Cortamos en trocitos la loncha de jamón.
Pelamos la patata y la troceamos en cuadritos lo mismo que la cebolla.
Lavamos, escurrimos bien y cortamos en juliana las hojas de lechuga.

En una sartén honda o en una cacerola, ponemos el aceite y rehogamos en ella el jamón, la cebolla, los guisantes, la patata y la lechuga, añadiéndolos por este orden y dándole un par de vueltecitas al anterior ingrediente antes de agregar el siguiente.

elaboración de huevos a la jardinera
Después de rehogado todo ello a fuego medio durante 4 o 5 minutos, añadimos una tacita de caldo de verduras o de agua, sazonamos con sal si lo vemos necesario (el jamón ya lleva) y dejamos que cueza por espacio de unos 20 o 25 minutos o hasta que veamos que los guisante están tiernos.
Si utilizamos guisantes congelados, el tiempo se reduce aunque no puedo decir cuánto.

Los huevos

Para escalfar los huevos, ponemos en una cacerola abundante agua con una cucharada de vinagre a hervir.

Cuando el agua alcanza el punto de ebullición, bajamos el fuego y cascamos dentro los huevos. Primero uno y un poco después el siguiente.

Dejamos que se hagan durante unos dos minutos (tres si gustan bien pasados) y al cabo de este tiempo los sacamos con una espumadera para un recipiente previamente preparado con agua limpia tibia o caliente, a fin de quitarles los restos del vinagre o de espuma que se les forma.
Enseguida, con una espumadera, los sacamos del agua bien escurridos y los colocamos sobre la salsa
 jardinera.

Comentarios

  1. me encanta!!, es que los huevos son un vicio, y los guisantes naturales....una maravilla..., y el plato me parece impresionante, tradicional, como dices y maravilloso!!
    bsss!!

    ResponderEliminar
  2. Es que esta receta será sencilla, pero la mar de rica. Yo también la preparo a menudo, sobre todo cuando mi padre me avisa que tengo guisantes en la huerta esperando por mi :)

    biquiños, sigo cotilleando eh

    ResponderEliminar
  3. Merchi: yo también viví esa maravillosa experiencia con mi madre y su huerta, y ahora en mi diminuto huerto no faltan un año los guisantes.
    Creo que no nos conocíamos, así que bienvenida al blog.

    Gupanla: a mi me pasa igual; los huevos escalfados me parecen divinos. Nunca olvidaré unos boletus con huevo escalfado que ponían en el Río Asón de Ramales, lo más delicioso que he comido.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. ¡Que receta tan rica!

    Manuel es un autentico forofo de los guisantes con jamón, así que creo que esto le va a encantar.

    ¿Que tal se conserva un huevo escalfado para llevar al trabajo?

    ResponderEliminar
  5. Un plato muy completo y lleno de sabor y colorido de la huerta. Me encantan, y el huevo escalfado, aunque nunca lo he hecho, lo tengo que preparar según tus instrucciones. Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta como te ha quedado el plato, es super sano.
    Cierto que los guisantes de casa son una maravilla, cuando me los trae mi suegra me da mucha alegría, son cremosos por dentro y turgentes por fuera, no hay color con los comprados.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Rosa: la verdad es que no tengo ni idea de cómo estará un huevo escalfado al día siguiente. Todo es cuestión de arriesgarse y probar. También puedes probar a prepararlo con huevo frito, que a lo mejor pierde menos. Si lo haces, te recomiendo que no suprimas la lechuga, que le da mucha gracia.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Lidia: cogerle el punto perfecto a los huevos escalfados no es fácil, pero, una vez cogido, es algo delicioso que se te deshace en la boca. Más que su sabor, es la sensación tan agradable que produce por su suavidad y textura.
    Se nota que soy fan ¿verdad?
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Vaya Laura, ya veo que tú también eres de las afortunadas con una suegra horticultora. Doblemente afortunada diría yo, pues te ahorras el trabajo, jeje.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Ay Ruqui, me encanta, y con guisantes frescos es lo mejor.
    Un abrazo.

    www.cocinandoencasa.net
    www.dulcisimosplaceres.net
    www.todasmisrecetasdecocina.net

    ResponderEliminar
  11. Que deliciaaaaaaaaaaaaaas dos platos para llevar por favor, mmmm que sean 3. Solo tengo una preguntita, La lechuga no se pone suave o fea al cocinarla? nunca he cocinado la lechuga.
    gracias por compartir tu receta

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Hola Walkiria: puedo decirte que a veces que no he tenido lechuga, he preparado este plato sin ella y no está tan rico. La lechuga, así picada fina pasa desapercibida en cuanto a textura pero da sabor y suavidad al conjunto. Le queda muy bien, de verdad.
    Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario