CROQUETAS DE JAMÓN Y POLLO

croquetas de jamón y pollo
Estas son las croquetas de toda la vida, al menos las que se hacían por mi tierra.
Hoy día las hacemos de morcilla, de sepia... y de todo cuanto pasa por nuestra imaginación. Nos gusta probar e investigar cosas nuevas y tenemos la oportunidad de hacerlo.
No obstante, gusta (al menos a mí) conservar la tradición de los platos que lo merecen y estas croquetas tan sencillas y ricas se lo merecen seguro.

Aprendí a prepararlas cuando era una chavala (de lo poquísimo que yo sabía cocinar antes de irme de casa de mis padres)
Mi madre era muy aficionada a ellas y a mí me encantaba ayudarla cuando se ponía a hacerlas. Me parecía un juego lo de darles la forma con las manos, rebozarlas en diferentes cosas...

Por supuesto, también me encantaba y me sigue encantando, comerlas recién hechas, calentitas y crujientes, acompañadas de una ensalada pero me las dan frías y a cualquier hora del día, incluso en el desayuno, y me las como tan ricamente.

No tienen comparación posible con las que venden congeladas o en las carnicerías aunque esas, para sacarnos de un apuro pueden estar muy bien.

Para que no se nos haga "cuesta arriba" el ponernos con ellas, podemos hacer la masa en un momemto dado, congelarla y dejar el reboce para el momento justo de freírlas.

CROQUETAS DE JAMÓN Y POLLO

INGREDIENTES

1 pechuga de pollo previamente cocida o escaldada – 1 loncha gruesa de jamón serrano – una salsa bechamel (aceite, harina, leche, nuez moscada, sal) -1 cebolla – 1 huevo – harina – pan rallado

ELABORACIÓN

Preparamos un caldo con agua, unos cascos de cebolla, unas ramas de perejil o apio (o ambos) y un diente de ajo y cocemos en él la pechuga por espacio de 5 o 6 minutos.

La escurrimos y la troceamos finamente.

Cortamos también el jamón en pedacitos lo más pequeños posible.

Pelamos y picamos finamente la cebolla y la rehogamos en 3 cucharadas de aceite.

Cuando la cebolla está blanda, añadimos el pollo y el jamón y lo rehogamos todo junto.


Agregamos después una cucharada bien colmada de harina, la rehogamos y vertemos poco a poco la leche revolviendo continuamente para que no se pegue, hasta que la masa alcance la consistencia deseada: ni muy ligera ni muy espesa.
La condimentamos con sal y nuez moscada rallada.

masa para croquetas
Volcamos la masa sobre una fuente honda previamente aceitada.

masa para croquetas
Lo dejamos enfriar durante unas cuantas horas o la congelamos para otra ocasión.

Para modelar las croquetas con facilidad y bien organizados, preparamos 3 cuencos: uno con harina, otro con pan rallado y otro con huevo batido.


Cortamos la masa de las croquetas con el tenedor en pequeñas porciones y las introducimos primero en el cuenco con harina y les damos la forma con el tenedor o con la mano, después en el cuenco con huevo y por último en el del pan rallado. De aquí van a la sartén que habremos puesto al fuego con abundante aceite.

Las freímos hasta que se vean doradas.

Comentarios

  1. La verdad es que se ven deliciosas. Soy una apasionada de las croquetas, así que te las copio.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Las croquetas de pollo son mis favoritas. Mi madre las hacía riquísimas y a mí no se me dan mal (modestia aparte), pero nunca les eché jamón, así que, tengo que probarlo, porque seguro que les da un toque diferente...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Esta receta me la llevo, pienso hacerla hoy para más tarde, así que gracias Ruqui. Solo espero que me queden tan ricas como las tuyas, ya te avisare.

    ResponderEliminar
  4. Perol y Mortero, Fu: gracias por la visita.
    Fu, veo que tienes un recuerdo emocional y nostálgico de las croquetas de tu madre parecido al mío. Seguramente las nuestras estén tan ricas o más pero nunca nos lo parecerá...
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Muy buenas y me quedo corta. Efectivamente hay de muchas clases. Pero dime la verdad, cuando ves en algún sitio anunciado "Croquetas caseras de pollo" o "Croquetas caseras de jamón" ¿No preguntas con los ojos como platos... "¿Oiga son caseras de verdad?" Con la esperanza de que te digan, "Si señora si, hechas en casa" Y las pides... Porque a mi son las que más me gustan.
    Son un clásico ya, y a ti te han quedado para empezar a comer y no parar,
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Dí que sí Ruqui, que las tradicionales están deliciosas, no tienen nada que envidiar a las otras. Te han quedado con un color 10.
    ¡Feliz Navidad!
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Que ricas éstas croquetas, son un aperitivo super sencillo de hacer y ademas quedas muy bien si las haces con cariño y con un aspecto tan bueno como las tuyas.
    saludos

    ResponderEliminar
  8. Arham: encantada de saludarte.Es verdad que cuando se cocina con amor (amor a la cocina y amor a los comensales) las cosas salen mejor.

    Walkiria, guapa: me alegro de que te hayan gustado. Anímate con ellas que quedan buenísimas.

    Blue Lady: pues te diré que a mí no me gusta pedirlas en los restaurantes porque nunca me parecen (modestia aparte) tan ricas como las de casa.

    Amparo: gracias y lo mismo te deseo.

    Un beso para todos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario