viernes, 17 de agosto de 2012

TARTA CON CREMA DE CASTAÑAS Y JALEA DE ESPINO ALBAR


Esta tarta que os presento hoy, además de fácil y saludable es una exquisitez.
Los ingredientes no son muy comunes, lo reconozco, pero me animo a publicarla porque he observado que las entradas del blog que se refieren al espino albar tienen muchos  visitantes y pienso que quizá ellos agradezcan que les comparta esta idea tan deliciosa.

La crema de castañas también es casera. En otoño, cuando las recolectamos, preparo el puré sin sal ni azúcar y lo congelo en porciones. Así lo tengo disponible para todo el año tanto para utilizar con platos salados como para dulces como en este caso.
Si no se dispone de puré de castañas casero, en la tienda no hay dificultad en encontrarlo. Lo que no sé es qué tal sale pues nunca lo uso comprado.

La jalea de espino albar la guardo en tarros herméticos en el frigorífico y también resiste perfectamente toda la temporada.

Estas de hoy eran las últimas porciones y francamente, nos han dejado muy buen sabor de boca.

TARTA CON  CREMA DE CASTAÑAS Y JALEA DE ESPINO ALBAR

INGREDIENTES


Un bizcocho básico – un tarro de jalea de espino albar – un tarro de crema o puré de castañas

Como la jalea la utilizamos para calar el bizcocho, si no disponemos de ella, podemos utilizar zumo de naranja.

ELABORACIÓN

Preparamos el bizcocho según la receta que figura en "Recetas básicas", lo desmoldamos y lo dejamos enfriar.
Le recortamos los bordes y lo abrimos en dos capas.


Mezclamos bien el contenido del tarro de jalea con la misma cantidad de agua.

Colocamos una capa de bizcocho sobre la bandeja o  fuente donde lo vamos a servir y la emborrachamos con la mitad de la mezcla de jalea y agua.

Le añadimos al puré de castaña una cucharada de azúcar y un chorrito de leche y lo mezclamos bien para que tome consistencia de crema tirando a espesa.
Cubrimos la capa de bizcocho borracha con la mitad de esta crema.


Colocamos encima la otra capa de bizcocho y repetimos las mismas operaciones: emborrachado y cobertura.


La dejamos reposar unas horas en el frigorífico antes de consumirla.Yo diría que incluso está mucho más rica al día siguiente.
Esta es una ventaja que tiene esta tarta: al no llevar cremas a base de huevo o natas, puede durar (si la dejan) varios días.

tarta de crema de castañas


5 comentarios:

  1. Mujer precavida vale por dos, y es que al guardar esta crema de castaña...no veas el homenaje tan dulce y rico que habéis probado, normal que os dejara un buen sabor de boca.
    Yo me he quedado con la boca abierta, no lo conocía, no hay nada más rico que lo casero.

    ResponderEliminar
  2. Ruqui que bueno que puedas tener e mano castañas. Por aquí no es común. Cuando estuve por allí me"hice una panzada"...jejeej!
    Besossss hoy desde mi blog de NUTRICIÓN
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Pues es una tarta bien especial y totalmente casera, me gusta la idea :D

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Madre mia que exquisitez¡¡¡¡¡, debe esatr deliciosa, besos y buen finde

    ResponderEliminar
  5. Que suerte disponer de estos ingredientes tan ricos y saludables! Tiene una pinta tremenda con esa cobertura tan rica! Mmmm...

    ResponderEliminar