ALBARICOQUES EN ALMÍBAR


Llegó el momento de preparar mermeladas, jaleas, almíbares…con las frutas que nos sobran o con las que están a muy buen precio ahora y el resto del año son prohibitivas o no se encuentran.
Es el caso de los albaricoques, las cerezas, las fresas, las frambuesas, las grosellas… Todas ellas se prestan muy bien a este tipo de preparados y nos vienen de maravilla para asados, tartas, pasteles, batidos…
Este año ha habido gran cantidad de albaricoques y como nos encantan, he optado por hacer en almíbar unos cuantos tarros.
El procedimiento no tiene ningún secreto: es el que utilizo para otras frutas similares y el que utiliza más o menos todo el mundo.
La cantidad de azúcar es a gusrto del consumidor. Yo pongo la imprescindible para que se conserven bien ya que en este caso el conservante es precisamente el azúcar.

ALBARICOQUES EN ALMÍBAR

INGREDIENTES

Albaricoques maduros pero no demasiado, que se les note la carne tersa y sanos, sin golpes o magulladuras – 300ml de agua – 300g de azúcar
Tarros previamente esterilizados, cosa que resulta muy cómoda en el lavavajillas

ELABORACIÓN

Lavamos muy bien los albaricoques, los partimos al medio y les quitamos el hueso.


No se pelan pues al introducirlos en el almíbar caliente, la piel se desprende sola. De todas formas es una pena quitarles la piel.
Ponemos en una cacerola pequeña el agua con el azúcar y dejamos que el azúcar se disuelva.


La llevamos después al fuego y lo cocemos durante unos 5 minutos revolviendo de vez en cuando con cuchara de metal.
Introducimos los albaricoques que nos quepan, los mantenemos cociendo en el almíbar, a fuego flojo, durante un minuto, les damos la vuelta y los dejamos otro minuto más.


Quizá no se hagan igual todos a la vez ya que el grado de maduración de toda la fruta no es el mismo por lo que vamos sacándolos de la cazuela para el tarro según los vamos viendo ya tiernos (pero no blandos), antes de que empiecen a deshacerse.
Procuramos colocarlos en el tarro boca abajo, lo más apretados posible.


Introducimos en la cacerola otra remesa y seguimos el mismo procedimiento.

Una vez preparados y rellenos todos los tarros, dejamos reducir el almíbar al fuego, ahora ya un poco más fuerte, y rellenamos con él los tarros hasta su borde.
Los tapamos herméticamente y los dejamos enfriar.
Los etiquetamos y los guardamos en el frigorífico o en un lugar refrigerado. Para tenerlos fuera del frigorífico y asegurar la conservación, los esterilizaremos al baño maría. Ver el procedimiento en la página de Conservas caseras

Comentarios

  1. Yo el año pasado los hice en mermelada, creo que este año me voy a apuntar tu receta y cambiar un poquito. Hay que aprovechar las frutas de temporada y las de cosecha propia tienen un gran valor.
    Besinos

    ResponderEliminar
  2. A mi la mermelada de albaricoque me gusta muchísimo pero hago unos pocos en almíbar por tener para tartas y tartaletas. Un beso y felices vacaciones, que supongo que las empiezas hoy.

    ResponderEliminar
  3. Hace mucho que te sigo, aunque nunca comento. Pero hoy me apetece decirte que todos tus artículosy recetas me parecen una genialidad.
    Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cielos, me siento abrumada por un comentario tan halagador y a la vez estimulada para seguir compartiendo todo lo que me parece que puede tener algún interés.Muchísimas gracias, de verdad . Un beso

      Eliminar
  4. tengo hecha una mermelada de albaricoques pero el almibar nunca los hice ahora ya se como! gracias por compartirlo, bicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste y espero que te animes, ya verás qué buenos y los melocotones, no digamos, una verdadera gozada los hechos en casa; lo malo es que luego ya no te gustarán los comprados. Un beso

      Eliminar
  5. Hago mermeladas caseras de casi todas las frutas, pero nunca he hecho almibar con ellas.
    Voy a probar de hacerla con tu receta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo la verdad es que no compro una fruta en almíbar, todas las preparo yo y no hay comparación posible, además ya ves que fácil y rápido. Besos guapísima

      Eliminar
  6. Y si lo quieres guardar fuera del frigorífico te dejo mi receta:
    Pesar los albaricoques una vez pelados y sin carozo. Calcular el mismo peso en azúcar, colocar ésta en una cacerola amplia junto con un poco de agua y hervir 10 minutos. Incorporar los albaricoques y continuar la cocción de 5 a 7 minutos más, a fuego suave.
    Ubicar la fruta en frascos de vidrio de boca ancha, esterilizados. Cubrir con el almíbar y cerrar herméticamente. Volver a esterilizar el frasco ya lleno 20 minutos a baño de María El agua debe tapar el frasco.Retirar del agua una vez frío Así duran 1 año en la alacena.
    Besosss Ruqui




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Norma: pues yo tengo comprobado ya durante muchas temporadas que cuando es una conserva a base de azúcar como esta, no es necesario hervirlo al baño maría para su buena conservación. Es suficiente con esterilizar previamente los tarros y rellenarlos con el líquido hirviendo justo hasta el borde, cerrando enseguida. Así se conserva también hasta un año sin problemas. Cosa distinta son los pescados y las hortalizas como pimientos y tomates que no van con azúcar y pueden dar lugar a problemas serios. Esos sí que hay que esterilizarlos al baño maría a la fuerza o conservar congelados.
      En cuanto al tiempo de cocción, la carne del albaricoque es mas blanda y acuosa que la del melocotón y con el tiempo que tu indicas me parece que acabará excesivamente blanda.
      Como ves, con todo mi cariño, rebato tu método. Un beso

      Eliminar
  7. Hay que ver la de sistemas que hay para hacer las conservas. Yo diría que a lo mejor lo de la esterilización, o sea, lo de cocer el bote al baño maria debe hacerse necesariamente en climas más cálidos. Y digo "debe" como reflexión, porque yo no soy ninguna experta en conservas. He hecho confituras algunas veces, pero tan poca cantidad que la he guardado en la nevera con la capa de almíbar por encima y en menos de tres meses la hemos consumido...
    En cualquier caso, no hay mejor calidad de mermelada que la casera. La de albaricoque y melocotón me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alba: yo lo veo así: el baño maría en un método de esterilización que consiste en someter a calor fuerte un alimento para que mueran los gérmenes que contiene.El calor se lo das desde fuera porque si no, el alimento se estropearía. Pero en este caso, el alimento se guarda hirviendo lo cual presupone que no lleva gérmenes vivos y además se hace el vacío en el recipiente porque lo llenas hasta el borde. Por si fuera poco lleva un conservante natural que es el azúcar en bastante cantidad. La experiencia me dice que con esto es suficiente y no es necesario someterlo de nuevo al calor del baño maría como ocurre con otras conservas. No obstante, si se quieren tomar las dos precauciones, me parece genial. Lo que dices tu del clima pues no lo se, ya que yo tampoco soy ninguna experta y solo hablo desde mi experiencia.
      Besitos, hermosa y muchas gracias por intervenir en el debate y aportar tu (siempre para mi, importante) punto de vista.

      Eliminar
  8. Que buenos estan los albaricoques :)
    Un saludito

    ResponderEliminar
  9. La misma receta que tengo yo...buenísimos, porque no quedan demasiado dulces, y se conservan mucho tiempo. Este año no pasaré ese trabajo, porque los árboles no tienen ninguno, otros años se estropean cestas y cestas.
    UN bico

    ResponderEliminar
  10. Sencillo, no tiene ciencia. Una forma diferente de comer albaricoques que aquí en la fría Alaska no hay más remedio.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario