SALMÓN CON JUDÍAS VERDES Formas saludables de cocinar el salmón

Salmón con judías verdes

El consumo de salmón es muy recomendable para todo el mundo pero en especial para las personas que quieran prevenir o frenar la osteoporosis.
Es un pescado que nos proporciona la grasa saludable que necesita la vitamina D para poder fijar el calcio en los huesos y tiene la ventaja, sobre el consumo de otras grasas animales, de no aumentar nuestro colesterol.
Nosotros lo tenemos incluido en la dieta semanal  sobre todo en las épocas del año en las que ya no hay en el mercado bonito fresco que es otro pescado graso que nos proporciona los mismos beneficios y se cocina muy parecido.

Al salmón le hacen muy buena compañía las judías verdes que son también  muy saludables así que hoy os muestro una forma sencillísima de combinar ambos ingredientes y de comer rico y sano.
Si queremos hacer el plato aún más completo, añadimos una patata asada o cocida al vapor o en el microondas, aliñada con sal, aceite y estragón.

SALMÓN CON JUDÍAS VERDES

INGREDIENTES
Para dos personas

Una rodaja gruesa de salmón – 200g de judías verdes – aceite – sal – pimienta blanca – 3 dientes de ajo

ELABORACIÓN

Las judías verdes
Lavamos las judías verdes y les quitamos solo el rabito.

Yo siempre recomiendo cocinarlas sin cortar para que no pierdan propiedades y hacerlo después, del tamaño y la forma que nos interese.
Tampoco considero necesario cortar los bordes como recomiendan en muchas recetas ya que las variedades que se cultivan hoy día no forman hilos (eso era antes, como lo del amargor de las berenjenas). Me parece bien que en un restaurante de lujo lo hagan buscando la perfección estética (discutible) del plato pero hacerlo en casa lo considero innecesario y poco afortunado.

Ponemos un chorrito pequeño de agua a hervir, introducimos las judías verdes, tapamos el recipiente y lo dejamos cocer a fuego mínimo alrededor de 12 minutos. A media cocción, las removemos dentro de la cazuela para que se cocinen uniformemente.

Como ahora no hay judías frescas en la huerta, yo en esta ocasión las he usado congeladas por lo que la cocción se ha reducido a 7 minutos.
Las sacamos escurridas para una fuente, las cortamos si lo deseamos y las sazonamos con sal.

Cortamos los dientes de ajo en rodajas finas o láminas, los doramos en una sartén con un par de cucharadas de aceite y lo volcamos sobre las judías verdes.

Ajos laminados dorándose en aceite

El salmón
Lavamos y secamos con papel de cocina el salmón y lo cortamos en dos raciones eliminando la espina.
Yo nunca le quito la piel (solo la descamo) ya que debajo de ésta es donde almacena la mayor parte de su saludable grasa.

Lomos de salmón fresco

Lo sazonamos con sal y pimienta.
Ponemos en el wok o en una sartén antiadherente unas gotas de aceite a fuego vivo y salteamos el salmón, vuelta y vuelta, por ambos lados.
Lo servimos acompañado de las judías verdes.

Además de salteado en el wok, hay otras técnicas de cocción muy adecuadas.

FORMAS SALUDABLES DE COCINAR EL SALMÓN

Salmón a la plancha

Como el salmón es un pescado graso, de carne muy sabrosa y consistente, no necesita muchos aliños ni cocciones con grasas añadidas. Al contrario, le van bien los tipos de cocción que respetan su sabor, mantienen su carne jugosa (ya que tiende a resecarse) y conservan su propia grasa ya que ésta es muy saludable para nosotros.

Las técnicas más adecuadas son las siguientes:

Al vapor

Se pone en la olla un fondo de agua con hierbas aromáticas (laurel, perejil, tomillo, perifollo…u otras que nos gusten) que hervirá y producirá vapor. Encima, dentro del cestillo, sin tocar el agua, se coloca el salmón previamente lavado, desescamado y partido en lomos (pero con su piel).
Se tapa la olla y se deja al fuego un momento. Luego, se retira del fuego y se deja reposar unos minutos.
A continuación, sacamos el salmón para una fuente y lo acompañamos con alguna salsa (mayonesa, alioli... ), con alguna crema de verduras, con verduras salteadas o con un sofrito de cebolla, tomate y pimiento. Las posibilidades son infinitas.

En caldo corto

Preparamos un caldo con agua, hierbas aromáticas (perejil, tomillo, laurel), unos granos de pimienta negra, unos cascos de cebolla y una zanahoria partida en rodajas.
Lo dejamos hervir durante unos 20 o 30º minutos. Luego lo colamos y dejamos que se enfríe.
Cuando el caldo está frío, introducimos el salmón, sazonamos con sal y lo llevamos al fuego.
Cuando quiere empezar a hervir, lo retiramos del fuego, lo tapamos y lo dejamos reposar unos 10 o 15 minutos.
Como decía en el apartado anterior, lo acompañamos con alguna guarnición.

En papillote

Cortamos unos rectángulos grandes de papel de aluminio para formar con ellos un paquete donde irá envuelta la rodaja de salmón.
Si no nos gusta utilizar este papel, lo hacemos con papel de hornear.

Lavamos y descamamos el pescado, los sazonamos con sal y pimienta y lo colocamos encima del papel (la cara sin brillo hacia dentro).

Cortamos en juliana fina unas verduritas: zanahorias, pimiento rojo, cebolla tierna y unos champiñones.
Lo salteamos unos momentos con un poquito de aceite y los ponemos encima de la rodaja de salmón.
Cerramos el paquete doblando bien todos los bordes y lo introducimos a horno precalentado a 200º durante unos 5 minutos. El papillote o paquete se hincha cuando está listo.


Al microondas

Ponemos el salmón en un recipiente para microondas que tenga tapa.
Lo sazonamos con sal y pimienta y lo regamos con un pequeño chorrito de aceite.
Lo tapamos y lo metemos al microondas, a máxima potencia. Para una rodaja de unos 3cm de grosor, con tres minutos sería suficiente. Lo dejamos reposar tapado unos minutos.

A la plancha

Salpimentamos el salmón, lo pincelamos con aceite y lo asamos en la plancha previamente pincelada también con aceite a temperatura alta.

Otras formas:

Guisado:
Marmitako: guisado con patatas
Sorropotún: con patatas, cebolla y pan

Al horno
Al horno con mayonesa y espárragos

Comentarios

  1. Un plato bien sencillo y muy rico, una de mis maneras favoritas de comer pescado, besos

    ResponderEliminar
  2. Ya veo que contigo, el que no coma salmón es porque no quiere jaja, menudo despliegue de posibilidades. Si te digo la verdad, me gustan todas las que has descrito. Pero mira lo de hervir las judias enteras, lo pondré en práctica la próxima vez. Siempre las cuezo al vapor,así como las papas.
    Y el salmón es que están tan rico por si mismo, que pocas flores le hacen falta.
    Besotes, mi niña, buena semana.

    ResponderEliminar
  3. Estupenda entrada !!! La verdad es que el salmón me gusta como sea y las judías verdes me chiflan así que este sería un plato de diario en casa eso si con una patatita
    Bss
    Patricia

    ResponderEliminar
  4. Que delicia de plato,me lo apunto, porque se ve delicioso, bonito, crujiente, y la verdad que abundante.
    http://unospicanyotrosno.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Si los ingredientes son buenos, la forma como los has cocinado es ideal. Puedo asegurar que es una combinación fantástica porque la he comido algunas veces, y además la tengo como ensalada tibia en el blog. La explicación del caldo corto me ha gustado, es una cocción muy sana y el pescado no se seca nada.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta mucho el salmón y las verduras, asi que, ya te digo, Ruqui!!
    Gracias por la idea.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado tu entrada.
    En la formas de cocinar el salmón mis preferidas son en papillote o a la plancha.
    Pero este con judias, ummm

    ResponderEliminar
  8. Que buenas sugerencias para cocinar el salmón, las tendré en cuenta Ruqui.
    Un abrazo guapa ^___^

    ResponderEliminar
  9. Muy buena entrada, suelo hacer el salmón al papillote y aunque sofrio antes la verdura pero no consigo que suelte todo el caldo. Y al final me sale con bastante caldo, ¿Hay alguna forma para que no salga tan caldoso? Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco, quizá no sea tanto la verdura como el salmón el que suelta el líquido. Pienso que puede ser problema de temperatura. Comprueba que esté bien precalentado cuando metes el pescado y aumenta la temperatura de cocción (disminuyendo el tiempo de horneado para compensar). Ya sabes, no todos los hornos calientan igual. A mi por eso no me gusta mucho dar números exactos ni de tiempo ni de cocción aunque siempre acabo haciéndolo porque viene bien una referencia. Un saludo

      Eliminar

Publicar un comentario