CREMA DE APIO Y MEJILLONES

Crema de apio y mejillones

El apio es una verdura que no debería faltar nunca en nuestra cocina.
Además de sus virtudes culinarias: fragante aroma, textura crujiente y tierno y delicioso sabor (más suave cocinado que crudo), posee tal cúmulo de propiedades que si aún no nos gusta, deberíamos educar nuestro paladar para que aprenda a disfrutar con su sabor y a nuestro olfato con su aroma.

Es un alimento muy diurético, buenísimo contra la retención de líquidos, para el riñón y la próstata, para la hipertensión y la hipercolesterolemia y está cargado de vitaminas y minerales. Además es uno de los vegetales menos calóricos por lo que resulta ideal para proporcionarle a nuestro cuerpo sustancias que necesita sin añadirle kilos de más.

Después de  estos párrafos comprenderéis por qué me pongo tan pesadita con el apio y es que nunca me cansaré de hacerle proselitismo.

En esta crema, no muy agraciada de color aunque sí de sabor, le hacen compañía los mejillones que tampoco se quedan cortos en propiedades nutritivas ya que son muy ricos en hierro, yodo, vitaminas…

CREMA DE APIO Y MEJILLONES

IMPRIMIR RECETA

INGREDIENTES
Para dos personas

Un ramillete de apio verde (o tres ramas de apio blanco) – 400g de patatas – una cebolla grande – una docena de mejillones – aceite – sal
Con el apio blanco, el color de la crema es más bonito pero a mi en la huerta se me da mejor el verde.

ELABORACIÓN

Lo primero de todo, lavamos muy bien los mejillones y los abrimos al vapor.
Para lavarlos, les cambiamos varias veces el agua y los agitamos bien para que suelten las arenas.
Con la limpieza de las valvas no es necesario matarse ya que no los vamos a presentar con ellas.

Después de bien lavados, les retiramos las barbas que sobresalen y los colocamos en una cacerola.
Agregamos un par de cucharadas de agua, cerramos la cacerola y los llevamos a fuego vivo, agitando de vez en cuando y vigilando para que no se desborde el agua al hervir.
En cuanto han abierto las valvas, los retiramos del fuego. A veces hay que ir retirándolos poco a poco porque no se abren todos a la vez.

Por favor, no se os ocurra tenerlos en el fuego más que el tiempo imprescindible para que se abran. Todo lo demás será perder ternura, jugosidad, sabor y presencia. Cuando veo recetas en las que cuecen los mejillones durante minutos, de veras que me dan escalofríos.

Les quitamos las dos valvas, colamos el caldo y reservamos ambas cosas: mejillones y caldo.

Lavamos y escurrimos muy bien el apio y lo troceamos.

Apio verde
Apio verde

Pelamos y troceamos las patatas y la cebolla.

Ponemos dos o tres cucharadas de aceite en la olla y rehogamos en ella la cebolla sola. Al cabo de unos minutos agregamos el resto de verdura.
Lo cubrimos con un vasito del agua que soltaron los mejillones y otro vasito de agua del grifo.
Tapamos la olla y dejamos que cueza hasta que esté tierno.

Una vez cocido, lo trituramos finamente con la batidora. Cuidado con la sal porque prácticamente no necesita.
A la hora de ir a servirlo, lo calentamos y le agregamos los mejillones.

Podemos espolvorearlo con un poquito de pimentón y un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Comentarios

  1. la verdad q no se me hubiera ocurrido mezclar el apio con los mejillones y a la vista de tu plato se q voy a tener q hacerlo mas bien pronto q tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, de entrada parece que va a resultar una mezcla algo fuerte pero no es así en absoluto. Queda sabrosísimo pero suave y agradable.

      Eliminar
  2. Parece que me has leido el pensamiento, Ruqui, porque no me gusta mucho el apio, :)
    Pero en vista de lo bueniño que es habrá que hacer un pequeño esfuerzo y aprender a comerlo.
    Probaré esta receta.
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me cuesta entender que a alguien no le guste el apio porque a mi me chifla pero conozco varias personas en tu misma situación. Para iniciarse con él es mejor empezar por platos donde va cocinado en vez de crudo y en caso, poner la mitad de lo que dice la receta hasta que el paladar te vaya pidiendo más, que seguro que lo hará.

      Eliminar
  3. Se ve deliciosa, además no dudo que sea una comida sana y que aporte grandes beneficios a la salud en general. La verdad se ve exquisita se me antoja mucho.

    ResponderEliminar
  4. Que razon tienes con el apio yo no concibo una sopa de verduras sin el, me encanta su olor vaya todo y estos mejillones tienen que estar mas que deliciosos, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se que tiene el apio que o eres incondicional o no te gusta. Yo, no hay potaje, guiso, arroz, ensalada...a los que no les ponga un poquito. Tengo el jardín siempre lleno de matas de apio y no dejo estropear ninguna.

      Eliminar
  5. Que buena sopita Ruqui, y con esta bajada de temperaturas se agradecen un montón, la mezcla es excepcional...estaría buenísima, seguro.
    Un iquiño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Milia, ya se por tus recetas que también eres aficionada al apio. Si que estaba buena, si.

      Eliminar
  6. Antes no me gustaba el apio, sabes por que ? No lo había probado. Desde qué lo hice lo pongo en mis caldos, guisos y ensaladas. Ahora lo probare en esta crema de mejillones que tanto me ha gustado
    Bss
    Patricia

    ResponderEliminar
  7. Ayer o ante ayer entre a ver la receta me llamaron por teléfono y me quedé a medias, jaja.
    La verdad es que gasto apio pero lo utilizo poco como ingrediente en la comida. Lo pongo en el caldo, y en la salsa boloñesa cuando tengo. También hago unas lentejas a la provenzal que llevan...
    Si lo gasto para ensalada, sobre todo la parte más blanca. La exterior más verde la congelo y sirve, como te digo, para el caldo.
    Creo que abro los mejillones bien, pero siempre va bien recordar esas pequeñas cosas que al final tienen mucha importancia.
    Sin duda debe ser una crema muy rica... Una receta salud.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me aficioné al apio precisamente en Cataluña. Antes de vivir allí solo lo había tomado en potajes al estilo del perejil, para dar un poco de sabor. Ahora lo tomamos de todas las maneras posibles. He descubierto un montón de recetas con él y sigo investigando. Crudo en la ensalada es una verdadera delicia pero cocinado tampoco tiene desperdicio, la verdad.

      Eliminar
  8. Me encontré con tu blog y he de felicitarte por él, me encanta y esta receta ¡¡Muy buena!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario