JUDÍAS VERDES CON CEBOLLITAS Y SÉSAMO

Judías verdes con cebollitas y sésamo

Las judías verdes pueden resultar un bocado exquisito o no haber quién las coma. Todo depende del momento en que fueron recolectadas y la forma de cocerlas o guisarlas.

Hay que recogerlas cuando son muy tiernas, antes de que se les formen las hebras fibrosas o se endurezca la piel. Y si son compradas, tienen que verse frescas, turgentes al tacto, nada de lacias o descoloridas.


Las judías verdes contienen mucha vitamina A y C así como calcio y potasio por lo que resultan un ingrediente importante en la dieta pero a diferencia de otras hortalizas no pueden consumirse crudas por lo que para cualquier preparación, ensaladas incluidas, hay que cocerlas.

Es recomendable cocerlas enteras y partirlas después. De esta manera, pierden menos vitaminas y minerales. También es conveniente que la cacerola esté tapada para poder hacerlo con menos cantidad de agua y destaparlas al terminar la cocción para que no pierdan el color verde.

El agua de cocerlas tiene buen sabor por lo que puede aprovecharse para un arroz, patatas, caldo, sopa…

Como el sésamo no es un ingrediente habitual en todas las cocinas, podemos preparar el plato prescindiendo de él pero es tan rico en calcio, hierro y ácidos grasos saludables que deberíamos acostumbrarnos a tenerlo siempre en casa y añadirlo a ensaladas y platos como éste.

Yo he utilizado cebollitas francesas pero si no se dispone de ellas, no por eso dejaremos de probar el plato: podemos utilizar chalotas o escalonias, cebolletas  o cebolla normal de la que haya en la despensa.

JUDÍAS VERDES CON CEBOLLITAS Y SÉSAMO

INGREDIENTES
Para dos personas

300g de judías verdes bien tiernas - 2 o 3 cebollitas francesas - 2 dientes de ajo - cucharada y media de aceite de oliva - una cucharada de sésamo crudo - sal


ELABORACIÓN

Empezamos con la salsa que llevará un poquito más de tiempo:

Pelamos las cebollitas y los dientes de ajo.
Cortamos las cebollitas en gajos y los ajos en lonchas gruesecitas.
Ponemos el aceite en una sartén y confitamos en ella las cebollitas y los ajos.

Confitar en este caso significa solamente dejar que las hortalizas se hagan en el aceite a fuego mínimo hasta que estén tiernas.


Mientras, lavamos las judías verdes, les cortamos el rabito y las dejamos enteras.
Las cocemos. La mejor forma es hacerlo al vapor, en la olla exprés. Si esto no es posible, se pone un poquito de agua al fuego y cuando hierve se introducen las judías verdes. Se tapan y se dejan cocer hasta que estén tiernas.

Una vez cocidas las judías, las pasamos escurridas para una fuente y las reservamos.


Agregamos a la sartén la cucharada de sésamo, lo rehogamos un poquito y lo volcamos todo sobre las judías.


Las servimos calientes o templadas.









Comentarios

  1. Muy rico este plato. Y rapidito, de los que me gustan. Ya lo tengo apuntado para hacerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho Elisabeth. Siempre intento publicar recetas sencillas y fáciles de hacer pero no siempre le resultan así a todo el mundo. Un saludo

      Eliminar
  2. Muy buen plato de judias.
    Siguiendo tu consejo voy a hervirlas enteras.
    Sabes? Yo guardo siempre el agua de cocer las judias.
    Al caldo le hiervo arroz.
    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lolines. Ciertamente resultan muy bien los caldos de cocer verduras aprovechados para patatas o arroces. Un beso

      Eliminar
  3. Para mi una forma original y muy tentadora de comer las judias verdes, debo probar este plato, se de sobras que me gustará,besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho Noe. Quedan ciertamente ricas y a la vez ligeras. Un beso

      Eliminar

Publicar un comentario