Solomillo con garbanzos y setas


No os imagináis que platazo más rico.
He reunido en él dos de mis ingredientes favoritos (garbanzos y setas) con otro que no lo es tanto: la carne de vacuno, pero que me obligo a cocinarla de vez en cuando por aquello de que hay que comer de todo aunque, como nos dicen los expertos, de unas cosas menos que de otras.

Lo cierto es que en esta ocasión, la carne era buenísima, sabrosa y tierna, de ternera alimentada con pasto de Cantabria y el acompañamiento que le he ideado le quedaba perfecto.

Pues nada, aquí queda la idea para quien quiera probarla y disfrutarla y si tiene una página web y la copia o la fusila, tenga también si quiere, el detalle de decir dónde la ha visto (perdonadme los usuarios y suscriptores, pero ¡estoy tan harta de gente que copia o fusila y luego presume de idea original)

SOLOMILLO CON GARBANZOS Y SETAS

INGREDIENTES para dos personas
  • 2 puñaditos de garbanzos puestos a remojar en agua la noche anterior con una cucharadita de sal.
  • 3 cucharadas de salsa de tomate.
  • media cucharadita de pimentón (yo pongo del agridulce, que pica pero sin exagerar).
  • Una bandeja de setas (yo he utilizado níscalos)
  • 3 o 4 dientes de ajo.
  • Aceite, pimienta y sal
  • 2 raciones de solomillo de ternera
  • Unas ramitas de perejil
ELABORACIÓN

Los garbanzos
  • Los escurrimos del agua de remojo, los lavamos bien con agua fría y los cocemos con agua caliente y un chorrito de aceite hasta que están tiernos. Se sazonan después de cocidos.
Las setas
  • Limpiamos y troceamos las setas.
  • Pelamos y picamos en lonchas los ajos.
  • Ponemos un par de cucharadas de aceite en una sartén y doramos muy ligeramente los ajos.
  • Separamos la sartén del fuego para que se temple y añadimos el pimentón.
  • Volvemos a llevarla al fuego agregando al mismo tiempo las setas.
  • Las rehogamos durante unos minutos a fuego medio o suave. Después añadimos la salsa de tomate y continuamos cocinándolas hasta que estén tiernas.
  • Por último, les añadimos los garbanzos cocidos y escurridos, lo espolvoreamos con perejil y lo sazonamos con sal al gusto. Lo reservamos caliente.

La carne
  • La sacamos del frigorífico un par de horas antes para que adquiera la temperatura ambiente.
  • La pincelamos con aceite y la espolvoreamos con pimienta blanca molida.
  • La hacemos en una sartén o plancha previamente pincelada de aceite, a fuego vivo primero y luego, un poquito más suave. De esta forma queda sellada y caliente por dentro aunque la dejemos al punto. Una vez hecha, la sazonamos con unos granitos de sal.
Lo servimos todo junto enseguida.

Comentarios

  1. Debe de estar muy rico. Lo probaré.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola: si que lo está y ya ves que queda un plato único bien completito Un abrazo y gracias por la visita.

      Eliminar

Publicar un comentario