Lentejas con calabaza


Mirad que potaje más saludable, fácil y rico a base de lentejas y calabaza. Comer legumbres sin acompañarlas de grasas saturadas es posible y recomendable.

LENTEJAS CON CALABAZA

INGREDIETES para dos personas
  • 100g de lentejas remojadas en agua durante unas horas (mejor desde la noche anterior).
  • 3 cucharadas de aceite de oliva.
  • Una rodaja de calabaza pelada y partida en cuadritos.
  • Un pimiento verde (de los de freír) partido en cuadritos.
  • Un diente de ajo y media cebolla pelados y también cortados en pequeños cuadritos.
  • 3 cucharadas de salsa de tomate (o tomate crudo rallado)
  • Sal y un poquito de pimentón o de guindilla, si gusta.
ELABORACIÓN
  • Lavamos y cocemos las lentejas con agua fría que las cubra hasta que estén tiernas.
  • Mientras, en una sartén, hacemos un sofrito con el aceite, la cebolla, el ajo, el pimiento y la calabaza.
  • Cuando todo está tierno, agregamos al sofrito la salsa de tomate y el pimentón. Lo sofreímos todo junto un par de minutos y lo volcamos sobre las lentejas. Sazonamos el conjunto con sal y a la mesa.
Si queremos perder un poquito de tiempo y hacer este guiso aún más sabroso, freímos un diente de ajo y una rebanadita de pan viejo, los majamos junto con un poco de azafrán y lo añadimos a la cazuela. A la hora de servir, rociamos el guiso con unas gotas de vinagre.

* Hay muchas recetas en las que nos dicen que no es necesario remojar las lentejas. Yo desde luego lo recomiendo. No cuesta nada al irse a la cama, ponerlas en un cuenco con abundante agua fría.

Hoy día las lentejas vienen bastante limpias y es difícil encontrarte en ellas las famosas piedrecitas que las acompañaban antiguamente pero sigue siendo conveniente, antes de cocinarlas, lavarlas bien con varias aguas hasta que ésta sale transparente.

Respecto a la calabaza, recordar que pelarla sujetándola con las dos manos es difícil y peligroso pero hacerlo posada sobre la tabla de cocina, rebanando de arriba abajo la piel, con un cuchillo bien afilado,  es muy sencillo.

Comentarios

  1. Respuestas
    1. Si, ¿verdad? ¡y pensar que de pequeña las odiaba! pero ahora he visto que una de las razones por las que no me gustaban era por su aspereza que se la da el no remojarlas. Por eso insisto en que no cuesta nada y quedan mucho más melosas y suaves. Un beso

      Eliminar
  2. Muy rico y casero, gracias por tu versión.Bssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Doris, por visitame y comentar. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Lidia, las acabamos de comer, muy ricas.
    Antes hacía las lentejas con las verduras a la vez, pero me gusta más así, y al ver tu receta, reseteé y sí * quedan muy ricas, la verdad que las hemos disfrutado mucho con el frío de hoy. Gracias por el empujoncito y consejos. Plato sencillo, pero de los que reconfortan un montón.
    Besote volado con gratitud,
    Elisabeth

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elisabeth: qué alegría encontrarte por aquí y saber que os ha gustado la receta. Ciertamente los sofritos le cambian el aire a los potajes y aunque utilicemos los mismos ingredientes quedan mucho más sabrosos. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola de nuevo Lidia,
    Esta ha sido nuestra comida de hoy. Lo único que por temas de organización hice el sofrito al principio en la olla y ya luego añadie las lentejas y el agua y lo puse a cocer. De todas formas ha quedado riquisimo. Tengo una niña de 10 meses que era la primera vez que comia lentejas y también le han gustado. Muchas gracias por tus recetas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isabel: qué bueno lo que me cuentas. El que le hayan gustado a la niña es lo que más ilusión me ha hecho. Qué bonito habituarles desde chiquitines a comer saludable. Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario