JALEA DE ESPINO ALBAR

frutos del espino albar, crataegus o majuelo
Queridos amigos y amigas del blog, ha llegado el momento de organizar una salida al campo para recoger las bayas de los espinos que son tan ricas en minerales y flavonoides, vitamina C, B3, B2 y B1, razón por la cual merece la pena aprovecharlas.

Comidas en crudo son un poco insípidas y también engorrosas por lo pequeñas y por el huesecillo que contienen pero podemos hacer con ellas una jalea estupenda.

Si las recolectamos con cuidado, retirándolas sin el peciolo, los árboles no sufrirán en absoluto y a los pájaros no les importará compartir su comida con nosotros (ejem…digo yo)

Resumiendo, que podemos pasar una jornada estupenda en contacto con la Naturaleza, haciendo ejercicio y recolectando frutos muy saludables. ¿Quién se anima?

Yo ya he preparado con ellas una jalea que, además de ser muy saludable está muy buena. Tiene un sabor exótico (para mí, claro) y no se con cual compararlo, pero me encanta.

Pienso usarla sola, añadiéndola a los batidos de frutas, con quesos, en tartas y pasteles… ya iremos viendo.

jalea de espino albar
JALEA DE ESPINO ALBAR

INGREDIENTES

La proporción es: por cada vasito de bayas - 1/2 vasito de agua – azúcar (más adelante se especifica la cantidad)– 1/2 limón

ELABORACIÓN

Lavamos la fruta, la medimos con un vasito y la colocamos en la olla exprés.

Le añadimos los vasitos correspondientes de agua y el limón partido en trozos con cáscara incluída pues es en ella (sobre todo en la parte blanca) donde tiene la pectina, que es la sustancia espesante natural que hará que la jalea se espese y adquiera la consistencia gelatinosa.

Elaboración de la jalea de espino albar
Cerramos la olla y lo dejamos cocer. Si es la olla rápida serán unos 7 u 8 minutos a máxima potencia, si es la olla exprés normal, unos 14 o 15 minutos.

Preparamos un cuenco, colocamos encima un colador grande o el pasapurés y volcamos sobre éste el contenido de la olla.
Dejamos que escurra bien todo el líquido hacia el cuenco, aplastando la fruta con un tenedor. Quedarán sin pasar los huesecillos y la pulpa, pero no importa porque ésta habrá soltado ya sus sustancias en el líquido.

Elaboración de la jalea de espino albar
Pesamos el líquido obtenido y le añadimos el mismo peso en azúcar o quizá un poquito menos los poco dulceros. Es cuestión de probar.

Lo ponemos al fuego en una cacerola, o en la misma olla pero destapada, removiendo de vez en cuando.
Lo cocemos durante aproximadamente ½ hora o hasta que veamos que adquiere consistencia, teniendo en cuenta que al enfriar espesará más.

Podemos conservarla como cualquier mermelada, envasándola, nada más retirarla del fuego, en tarros esterilizados con cierre hermético.
Llenamos los tarros hasta arriba, los cerramos bien enseguida y los conservamos en lugar fresco y oscuro (o en el frigorífico).

Comentarios

  1. Vaya, pues creo que si lo he visto por aquí, voy a buscar más información.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. una pregunta: el espino de albar es exactamente el mismo que el crataegus rojo?

    ResponderEliminar
  3. Hola Cavez Sabrina: Por aquí tenemos el crataegus oxiacantha y el crataegus monogyna. Éste último es el que yo he utilizado. Ambos tienen frutos comestibles. Quizá el que tú dices sea el "acerolo" o "azufaifo" que también es crataegus y también da frutos comestibles.
    Siento no poder decirte nada más.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Me llamo Lola, tu blog es a la vez de delicioso muy interesante por encontrar en él recetas que como ésta, no conocía.Me quedo a conocer más.
    Saludos y feliz domingo!

    ResponderEliminar
  5. Hola Lola: muchísimas gracias por tu comentario y por hacerte seguidora del blog. Estaremos en contacto, espero.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. usted sabia que una señora del valle de traslasierra de cordoba invento la Jalea de Crataegus ?

    ResponderEliminar
  7. No, no lo sabía igual que ella no sabrá que la inventé yo. La habremos inventado mucha gente guiadas por el sentido común ya que con los huesitos que tienen no puedes hacer otra cosa que no sea jalea. Pero las jaleas se hacen desde siempre y de muchas frutas diferentes. También se hacen infusiones y decocciones.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Acabo de hacer la jalea según tu receta. Estaba intrigado por el sabor ¡está buenísima! Muchas gracias por compartirla. Mis fotos: http://goo.gl/cCsWTt.

    ResponderEliminar
  9. Hola. Acabo de descubrir tu blog y esta receta me parece super curiosa, y es que en mi pueblo hay muchos majuelos y nunca he hecho nada con las majuelas. Por cierto, ¿a qué te refieres con eso de "las dos rayas fuera" cuando dices "Cerramos la olla y lo dejamos cocer durante 8 minutos con las dos rayas fuera"? Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Baltiana, pues si tienes la oportunidad no dejes de hacer esta jalea pues a parte de muy saludable es deliciosa y podrás preparar con ella muchísimos postres o tomarla simplemente con una tostada o con yogur...
      Lo de las rayas, ahora mismo lo corrijo pues no es extraño que te choque ,si no tienes la olla rápida te sonará a chino. Verás quiere decir a máxima potencia . Saludos

      Eliminar
    2. Ruqui, muchas gracias por tu respuesta. Me anoto la receta, y ten por seguro que la haré. Un saludo.

      Eliminar
  10. Hola Sras. y Sres. es un todo cierto lo que comentan sobre el magnifico fruto , concuerdo en todo menos en acreditarse la invención ,dado que como descendiente directo de alemanes hace 5 décadas que lo hago como me enseño mi madre, me emocione con tu comentario Maqui, sigan consumiendo y publicando a cerca de este saludable , saludos

    ResponderEliminar
  11. disculpa , me refería a ti RUQUI por la emoción me equivoque de nombre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nagy: gracias por tu comentario. La verdad es que pocas cosas inventamos hoy en cocina aunque a simple vista parezca lo contrario. Esto y otras muchísimas cosas ya lo hacían nuestras tatarabuelas que eran expertas en aprovechar al máximo todo lo que la naturaleza ponía a su alcance. Nuestro mérito está en tal caso, en no dejar perder los conocimientos que nos legaron. Un saludo afectuoso

      Eliminar
  12. Hola Ruqui. He tardado un "poquito" en hacer tu jalea, y es que el año pasado me fue imposible coger majuelas (que es como en mi tierra se conocen las bayas del espino albar), pero este año sí que las he conseguido. La jalea nos ha gustado a todos. La hemos mezclado, como si fuera un sirope, con un helado de kéfir y ha quedado delicioso, a parte de bonito ;-). Muchas gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Baltiana: me alegro mucho de que os haya gustado y te agradezco mucho también que me lo cuentes. La combinación que has ideado tiene que estar buenísima. Tomo buena nota de ella. Un saludo

      Eliminar
  13. Hola Ruqui, Me encanta esta receta y no tenía idea de que se comen estos frutos. Tengo dos plantas en mi jardín pero no parecen ser exactamente iguales. Las mías no tienen espinas. Sabés si hay alguna venenosa? Trataré de averiguar en el vivero, aca en mi barrio a muchísimos crataegus!!! Ya quiero empezar a recolectar, ahora es fin de otoño y están los frutos!!! Cariños y sigo leyendote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque les llaman espinas no son propiamente espinas como por ejemplo las de los rosales sino pequeñísimas ramillas o brotes duros y puntiagudos. Hay unas 200 especies diferentes y la mayoría son espinosos pero no todos. De los que se dan por aquí ninguno es venenoso pero efectivamente, hay que tener claro que se trata de esa planta y no de otra parecida como por ejemplo el espino de fuego ((Pyracantha) que no es comestible. Ya me contarás lo que te dicen en el vivero. ¿Has visto el artículo que le dediqué en mi blog de jardinería. Puedes pincharlo AQUÍ si te apetece.
      Yo también recolecto los ramilletes florales y los seco para hacer infusiones. Un beso

      Eliminar

Publicar un comentario