DORADA CON SALSA DE ALCAPARRAS

Dorada con salsa de alcaparras


Cuando la dorada es salvaje, como más nos gusta es preparada sin ningún tipo de salsa, solo un poquito de aceite de oliva y sal y al horno el tiempo justo para que quede jugosa. Luego, eso sí, acompañada con alguna guarnición: pimientos del piquillo, patata panadera, o simplemente una ensalada.

Cuando la dorada es de piscifactoría no es tan sabrosa ni tiene la carne tan tersa por lo que me gusta ponerla con alguna salsita que le disimule las carencias.

Esta salsa de alcaparras, aunque pueda parecer lo contrario, queda suave y delicada y le va muy bien al pescado.

DORADA CON SALSA DE ALCAPARRAS

INGREDIENTES

dorada
Una dorada de ½ kilo – un chorrito de aceite de oliva crudo – sal

Para la salsa
2 cucharadas de aceite – 1 cucharada rasa de harina – ½ vasito de vino blanco – 2 vasitos de caldo de pescado (o de agua )– sal – 1 yema de huevo – 1 cucharada de alcaparras

Para el caldo de pescado
Las espinas y cabeza de la propia dorada – ½ litro de agua – ½ cebolla – 1 diente de ajo – 1 rama de apio (o perejil)

ELABORACIÓN

Preparamos la dorada en lomos o pedimos a la pescadera que nos lo haga pero nos quedamos con las espinas y la cabeza para usarlo en el caldo.

Ponemos en una cacerola al fuego ½ litro de agua, ½ cebolla cortada en cascos, un diente de ajo pelado y partido al medio, una ramita de apio (o perejil) y las espinas y cabeza del pescado para que se nos haga un caldito.

caldo de pescado
Ponemos los lomos de la dorada en un recipiente para microondas, los salamos ligeramente y los rociamos con un poco de aceite.

dorada abierta en lomos
Tapamos el recipiente y lo metemos al microondas a potencia máxima (900) durante dos minutos y medio.

También podemos hacer el pescado escaldándolo en el caldo (ver procedimiento)

La salsa

Ponemos en una sartén las dos cucharadas de aceite y doramos en ella la harina.
Añadimos el vino blanco y el caldo, sazonamos de sal, mezclamos bien y dejamos cocer unos minutos.

preparación de la salsa de alcaparras
Una vez cocida, la separamos del fuego y le agregamos la yema y las alcaparras.
La volcamos sobre el pescado y servimos calentita.

Comentarios

  1. Me encanta el pescado y este tiene una pinta estupenda con esta salsita. Buena idea lo de las alcaparras. besines

    ResponderEliminar
  2. A mi el pescado a palo seco me cuesta, pero si es acompañado de una rica salsita como ésta no dudaría en hincarle el diente. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Yo hago lo mismo que tú. Cuando el pescado es "de piscina" lo acompaño con una salsa y queda de fábula. Las alcaparras me gustan así que esta salsa la pruebo cuando no encuentre el pescado salvaje a buen precio.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Alison, yo antes las alcaparras, compraba el tarro y se acababa caducando, pero ahora estoy aprendiendo a utilizarlas de muchas formas.

    Lidia, tienes razón, una salsa rica convierte cualquier cosa en algo sabroso y apetecible.

    Finuca, tú si que tienes suerte con el pescado tan bueno y variado del que dispones. Yo tengo que darle a la imaginación para comer lo mismo todas las semanas y que no lo parezca.

    Un beso para todas

    ResponderEliminar
  5. Ruqui, a mi me pasa lo mismo, cuando es de la mar, como decimos por aquí, no hay que añadirle nada más que aceite, pero estas están mejor con una salsita. Esta tuya la anoto para probarla.
    Por cierto las granadas la he comprado en Hipercor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. estupeda receta! cuando el pescado no es suficientemente bueno y es algo insípido, se hace imprescindible acompañarlo con una buena salsa que haga nuestro pescado más sabroso. Yo intento siempre comprar doradas salvajes o dorada de estero porque prefiero el pescado sin complementos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pena es que al menos por aquí, la dorada salvaje tiene un precio prohibitivo pero totalmente de acuerdo contigo.

      Eliminar

Publicar un comentario