JUDÍAS VERDES CON PATATAS Y REFRITO DE AJOS

judías verdes con patata y refrito de ajo
De pequeña comí tantas judías verdes (a mi madre le chiflaban) que cuando fui la “jefa de cocina” estuve sin ponerlas una buena temporada.

Pero ahora les he vuelto a coger el gusto. Tal es así que las cultivo en mi pequeño huerto.
Utilizo unas semillas llamadas “garrafal rabona” enanas, que solo hay que sembrarlas y dejarlas a su aire.

judía garrafal rabona
No cogen enfermedades ni hay que empalizarlas, solo dejarlas crecer y recogerlas.
Como las pongo en bancal, en muy poquito trozo caben un montón de ellas así que suelo tener una buena cosecha.

Las recojo jóvenes y tiernas y las sobrantes las escaldo durante 2 minutos en agua hirviendo, las enfrío al chorro de agua fría, las escurro muy bien y las congelo en manojos de ración, así que comemos judías del huerto durante todo el año.

Ésta de hoy es una forma muy sencilla de prepararlas, quedan riquísimas y hacen una cena bastante completa. Si se acompañan con unas lonchitas de jamón serrano que aportan las proteínas, ya tenemos todas las sustancias nutritivas necesarias en la mesa.

JUDÍAS VERDES CON PATATAS Y REFRITO DE AJO

INGREDIENTES
Judías verdes – patatas – ajos – aceite – sal – pimentón

ELABORACIÓN

Cocemos en un poco de agua hirviendo las patatas y las judías verdes. Podemos ponerlo junto o por separado.

A mi me gusta utilizar patatas pequeñas, lavarlas muy bien y cocerlas enteras sin pelar o hacerlas en el microondas también enteras y pelarlas luego.
Las judías verdes también las cuezo enteras para que no pierdan sustancias y las parto luego del tamaño y forma que me apetezca.
Mientras se cuecen las hortalizas, pelamos unos cuantos dientes de ajo y los cortamos en láminas.

ajos
Con el ajo no debemos ser tacaños ya que está cargado de propiedades beneficiosas para nuestra salud.

Ponemos en una sartén unas cucharadas de aceite y freímos los ajos de forma que queden dorados pero con cuidado de que no se quemen.
Lo retiramos del fuego y lo dejamos enfriar un poco.

Añadimos entonces una cucharadita de pimentón y dejamos que se rehogue sin que se queme.

Agregamos un chorrito del caldo de cocción y lo volcamos sobre las judías y patatas que previamente habremos sazonado de sal.

Lo servimos enseguida bien calentito.

Comentarios

  1. ¡Qué maravilla Ruqui!! A mí las judías me gustan hasta las que tengo que estar una hora quitando hilos, así que con estas me chuparía los dedos.
    No me he fijado en las semillas de judías, pensé que todas tenían que llevar guías. Me acabas de dar una idea. Ahora a ver si encuentro un rincón para ponerlas que tengo casi todo lleno con lo poco que puse. Voy a ver si le robo un trozo de prao al vecino, jajaja
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Que buenas tienen que estar, pues asi de cosecha casera y tiernas son una delicia. Yo algún día me decidiré a poner algo en el jardín, por ahora no tengo tiempo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Finuca: de verdad, prueba con éstas que son una maravilla: tiernas, ricas y no forman hilos y al ser enanas, las puedes poner en cualquier sitio, bueno, en la finca del vecino, no se, jaja.

    Amparo: pues ya verás cuando te decidas a poner algo, las satisfacciones tan grandes que te darás.
    Yo estoy cambiando la fisonomía del jardín y metiendo hortalizas por todas partes. Y adornan que se matan.

    Besos y abrazos para las dos

    ResponderEliminar
  4. Bueno pues como yo no tengo huerto me conformo con comprarlas en el mercado. La judia verde es una de las verduras que más a menudo utilizo y esta es una forma sencilla y exquisita de ponerlas y están buenísimas. Mil besos

    ResponderEliminar
  5. Yo puse, en macetas en las ventanas, zanahorias (que salieron baby), tomates (comimos 6) y fresas (alguna catamos) y fue una experiencia increible. El dia que tenga un cacho prao pa plantar no me lo voy a creer.

    ResponderEliminar
  6. Alison: tienes razón, son riquísimas de cualquier manera.¡Y pensar que me tiré años sin comerlas!

    Rosa: qué gozada de ventanas. Daría gusto verlas. A mí me parece un espectáculo maravilloso.

    Besos para las dos

    ResponderEliminar
  7. Hola te he visto en el blog de mi amiga Finuca y me he venido a verte, porque me encanta Cantabria y sus gentes y como no sus recetas, asi que por aqui me quedo, besos

    ResponderEliminar
  8. Hola Belén: me alegro mucho de tenerte por aquí y conocerte.
    Ufff, llevo una temporadilla que no tengo tiempo de nada y paso por los sitios en volandas, pero en cuanto haga un ratillo te visito.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Exquisito. Un detalle: El ajo frito o cocido pocas virtudes tiene. El efecto beneficioso se obtiene cuando se toma crudo y preparado en el momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, tienes razón: el ajo crudo contiene todas sus virtudes intactas al igual que otras hortalizas y verduras pero cocinado también sigue siendo un buen alimento con minerales y otras sustancias que no se destruyen además de por su función de condimento que proporciona aroma y sabor a cualquier plato.
      Un saludo

      Eliminar

Publicar un comentario