PUDIN DE MANZANA Y CIRUELAS PASAS

Pudin de manzanas y ciruelas pasas

Aunque se lleve cocinando ni se sabe el tiempo, de vez en cuando se organizan desastres en la cocina como el que yo preparé pretendiendo hacer unos bollos rellenos de mermelada...

Aquel día la mermelada quiso ser libre. Buscó una vía por donde escapar y la encontró. Yo se lo había dejado muy fácil al no sellar bien la unión de la masa.
Cuando el reloj del horno sonó y me asomé a la ventanita, lo que vi fue un magma de mermelada carbonizada del que sobresalían aquí y allá las crestas de mis bollos.
Los rescaté de aquel marasmo y, como lo que se lleva en los genes es para siempre, me acordé de mi madre y supe que no los tiraría.

Cuento esta verídica historia para que los novatos en la cocina que la lean, no se desanimen nunca cuando les pase algo parecido. Casi siempre se puede reconvertir un plato fallido en otros estupendos. Es cuestión de no caer en el desánimo y echarle un poco de imaginación.
El pudin que preparé con lo que rescaté de los bollos quedó riquísimo y alguien, con bastante sorna, me decía mientras lo paladeaba: “Y cuándo queramos repetir este postre ¿hay que volver a preparar los bollos?
Pues no, sustituimos los bollos por la misma cantidad de pan viejo u otro bizcocho traspapelado que haya por el armario y, como en matemáticas, el resultado no varía.

Hago notar que la manzana le da a este pudin un toque jugoso y fresco increíble.

PUDIN DE MANZANA Y CIRUELAS PASAS

INGREDIENTES

2 manzanas reinetas – 12 ciruelas pasas – 125g de pan del día anterior (bollos en este caso) – medio litro de leche – 3 huevos – 4 cucharadas de azúcar – canela en polvo

ELABORACIÓN
No tengo fotos del paso a paso pues bien saben los hados que no las tenía todas conmigo.

Preparamos un recipiente que pueda ir al horno caramelizándolo.
Esta operación se lleva a cabo muy fácilmente en el microondas: se pone en el recipiente el azúcar y una cucharada de agua y se introduce a máxima potencia. Como se hace enseguida, estamos atentos y en cuanto vemos que el azúcar empieza a dorarse lo sacamos y lo movemos un poco para que se extienda por todo el fondo. Si fuera necesario, lo cocemos otro poco hasta que adquiera el dorado o tostado que nos guste.  La cantidad de azúcar es opcional. Yo suelo poner 3 cucharadas.

Pelamos las manzanas, les quitamos el corazón y las partimos en dos mitades.
Las colocamos en un recipiente para microondas con tapa, las espolvoreamos con una cucharada de azúcar y unas gotas de zumo de limón y las asamos en el micro a 900w de potencia durante 3 o 4 minutos (hasta que las veamos tiernas).

Las troceamos o trituramos (según queramos la textura) y las reservamos.
Si en vez del microondas usamos el horno convencional, las asamos enteras sin pelar y les retiramos la piel y las troceamos después.

Ponemos en un cuenco los bollos o el pan y los remojamos con la leche.
Añadimos los huevos, el azúcar y la canela y lo batimos a mano o con la batidora. No hace falta mucho, solo lo suficiente para que se integren bien los ingredientes.

Troceamos las ciruelas y las añadimos a la mezcla junto con las manzanas.

Lo vertemos en el molde caramelizado y lo cocemos en el horno precalentado a 200º de la siguiente manera:
Ponemos en el centro del horno una bandeja con agua y encima la rejilla sobre la que colocamos el pudin.
En 40 minutos más o menos lo tendremos listo. No obstante, lo pinchamos para ver.

Lo desmoldamos cuando esté frío. Si lo hacemos en caliente se nos puede desparramar.

Pudin de manzanas y ciruelas pasas

Comentarios

  1. Jo. la verdad es que a veces pasan cosas como esta, y estoy segura de que hasta los cocineros más afamados también les ocurre, ya lo vimos en top chef jeje
    Y después del desaguisado pudiste rescatar esos bollos y transformarlos en un buen pudin, que bueno está con manzana, ahora que con ciruelas pasas no he probado y tiene que darle un sabor bien bueno.
    Un besooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me gusta mucho cocinar con ciruelas pasas ya que tienen tantísimas propiedades beneficiosas y además están muy buenas. En el pudin hacen un poco de contrapunto y quedan muy bien. Respecto a los desastres, es bueno contarlos para que los que empiezan no se desanimen cuanto todo sale al revés ¿verdad?

      Eliminar
  2. Lidia, te quedó un estupendo pudin pero yo me quedo con la copla del que te preguntaba "Y cuándo queramos repetir este postre ¿hay que volver a preparar los bollos?" Jajajajaja, ya imagino tu cara al contestar ;)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que la cara que habría merecido la pena ver fue la que puse cuando abrí el horno, jeje.

      Eliminar
  3. De desastres como este está lleno nuestras cocinas pero y la satisfacción que da cuando del desastre sale otro plato estupendo como éste?
    Este tipo de postres sencillos son los que más gustan en casa.

    Que disfrutes del fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, yo disfruto mucho más cuando consigo reconvertir algo frustrado. Entonces se siente la doble satisfacción de aprovechar la cosa y no tirarla y la de ser creativa.

      Eliminar
  4. Pues la verdad Ruqui, creo que has salido ganando con el "desastre", este puding, tiene una pinta!!!!, ummm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón. Al final salimos ganando porque pensándolo bien: ¿para qué se quieren unos bollos rellenos si se pueden rellenar sin problemas después de hechos? Esa fue la importantísima lección que aprendí con esto.

      Eliminar
  5. Jaja, qué bueno!..
    Ainsss, estos "desastres" no se olvidan facilmente y además agudizan el radar que no veas. En cualquier caso a veces si que es cierto aquello de "No hay mal que por bien no venga" como en éste caso.
    Hay que haber pasado por más de un susto para encontrar soluciones rápidas
    así que esto también se puede considerar una buena lección dentro del aprendizaje.
    Me llevo un trocito para probar, tiene muuuuy buena pinta.
    Por cierto, ayer hice la masa para empanada. Salió buena, fina y con un saborcito a aceite de oliva divino. Igual me pasé pero le puse el aceite virgen extra de aceituna arbequina que uso para las ensaladas y para aliñar las verduras. La dividí en dos partes para hacer dos empanadillas gigantes de atún en conserva, pimiento rojo, cebolla, tomate y huevo duro. Aún tengo un trozo. Voy a hacer una foto y te la mando... Tengo que perfeccionar el relleno, no sé como, si dejando los trozos más grandes o menos atún, ya veré, pero tu masa buenísima.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien! Me alegro mucho de que quedaras contenta. A mi los rellenos me gustan: el sofrito en trocitos pequeños pero lo otro en grandecitos. Supongo que será cuestión de gustos y según qué ingredientes. Cuando son blanditos y fáciles de masticar, para mi mejor grandes, que quedan más jugosos.

      Eliminar
  6. Estupendo con pan y manzana :=)
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Miju. Si, ya lo se que lo típico es ponerle pan viejo. Si se usan bollos o restos de bizcocho hay que tener en cuenta que ya llevan azúcar y poner una poquita menos que cuando lo hacemos con pan.

      Eliminar
  7. Una receta fantástica y sana
    Un saludo,
    http://cocinaconann.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ann. Me alegro mucho de que te guste.

      Eliminar
  8. Ruqui, siento lo que te ha pasado porque dan mucha rabia los desaguisados en la cocina. Ayer mismo hice solomillo a la pimienta al horno, y en vez de ponerle la temperatura adecuada le puse una bajísima por equivocación (estaba de cháchara con mi hija), cuando me pareció que ya estaba, por el tiempo transcurrido ¡comprobé que estaba casi crudo! ¡me dió un coraje que no veas! Porque tenía a la familia ya en la mesa. :)
    Te copio la receta que hace tiempo que no hago puding y este tiene una pinta de cómeme cómeme.
    Bicos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario