Calabacines con salmón fresco


Aprovecho esta receta que lleva salmón fresco apenas cocinado para que quede jugoso, para contaros que he estado intentando informarme respecto al pescado de acuicultura, como es el salmón que consumimos en España, con respecto al anisakis. 

He sacado la conclusión de que éste pescado, debido al tipo de alimentación y a los controles que pasa, es seguro. En este informe explican cómo nunca se ha dado un caso de infección con este tipo de pescado por esta causa. 

No obstante, las personas a las que les guste el pescado muy poco hecho como a mi, pueden optar por congelarlo previamente si no se fían pero hay que aclarar que el congelado en casa ha de ser de al menos una semana ya que nuestros congeladores caseros no alcanzan los -20ºC necesarios para que sea suficiente con 48 horas.

Yo he probado a congelar el salmón, en lomos limpios de pieles y espinas y, descongelándolo en el frigorífico, puedo aseguraros que queda perfecto, que ni te enteras que ha estado congelado.

CALABACINES CON SALMÓN FRESCO

INGREDIENTES para dos personas
  • Dos calabacines pequeños cortados en rodajas finas.
  • Una rodaja de salmón fresco limpia de espinas y cortada en cuadros.
  • Dos dientes de ajo.
  • Un vaso de leche.
  • Una cucharada de harina.
  • Aceite, nuez moscada y sal.
ELABORACIÓN

Sofreímos los calabacines con dos cucharadas de aceite y un diente de ajo cortado en cuadritos hasta que están cocinados. Los sacamos para una fuente y los reservamos.


Añadimos un poquito de aceite y el otro diente de ajo también picado y cuando el ajo comienza a dorarse, agregamos la harina y la rehogamos.


Vertemos la leche y removiendo, hacemos una salsa bechamel de la consistencia que nos guste para lo cual añadimos más leche si lo vemos necesario.
Dejamos que la salsa hierva durante unos pocos minutos, removiéndola para que no se pegue. La sazonamos con sal y nuez moscada rallada.

Cuando la salsa está hecha, introducimos en ella los cuadros de salmón. Apagamos el fuego y dejamos que el salmón se pase con el calor de la salsa.
Lo vertemos todo ello sobre los calabacines.

*Si se quiere emplear un poco más de tiempo, lo espolvoreamos con pan rallado y lo gratinamos. Es cuestión de presencia y de textura, no de sabor.

Comentarios

  1. Con tu permiso me lo llevo a mi cocina me ha encantado de la forma que lo has hecho, bss

    ResponderEliminar
  2. Una receta muy rica. Gracias x compartir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por la visita. Ciertamente queda muy rico. Si te animas y lo pruebas ya me dirás.

      Eliminar

Publicar un comentario