Recetas de cocina de elaboración sencilla, con ingredientes sanos y naturales. Cocina fácil, rica y saludable al mismo tiempo. Comentarios sobre alimentación y salud

sábado, 30 de abril de 2016

RAPE CON PIMIENTOS


A veces nos complicamos la vida con recetas sofisticadas, ingredientes imposibles y pérdida de tiempo y al final lo que conseguimos es un plato (“rimbombante”, eso sí) que ha perdido toda su naturalidad, sabor y esencia.
Lo digo porque he visto recetas con rape muy complicadas en las que se le quiere hacer pasar por lo que no es o disfrazar su sabor tan perfecto y resulta que con una salsita sencilla o un poquito de guarnición, queda genial y nos ahorramos, tiempo y esfuerzo.

De esta manera que veis aquí lo hago yo rapidísimamente la mayoría de las veces y queda de cine.

RAPE CON PIMIENTOS

INGREDIENTES

Una cola de rape – un pimiento rojo asado – 3 dientes de ajo – una cucharada de harina – aceite – sal

ELABORACIÓN

La salsa

Cortamos el pimiento asado en tiras.
Pelamos los dientes de ajo y los fileteamos.

Ponemos una cucharada de aceite en una sartén y doramos muy ligeramente los ajos.

Agregamos los pimientos y una cucharada de agua, bajamos el fuego y dejamos que cueza a fuego mínimo durante unos 10 minutos. Si se quedara muy seco, agregamos otra poquita de agua.


El rape
Lavamos y secamos el rape, lo cortamos en rodajas, lo salpimentamos y lo enharinamos ligeramente.

Ponemos una cucharada de aceite en una sartén y doramos el rape.

Volcamos sobre el rape los pimientos con su juguillo, lo mantenemos al fuego un momento y lo servimos bien caliente.


domingo, 24 de abril de 2016

UNA ENSALADA COMPLETA Y MUY RICA

Ensalada completa

Se acerca ya la época del año en la que la comida que más apetece es una buena ensalada.
Ayer he preparado ésta que se ve en la foto y resultó tan completa que junto con una rebanada de pan, un postre y un café quedamos comidos y bien comidos.
Os cuento los ingredientes que le puse porque quedó realmente rica y nutritiva. Lo que no digo son las cantidades porque éstas pueden adaptarse al gusto personal o a las existencias en la despensa.

La ensalada en cuestión lleva:
  • Rúcula: lavada y bien escurrida, colocada en el fondo de los platos.
  • Tomate: escaldado en agua hirviendo y pelado para eliminar la piel dura y algo ácida que traen los tomates en esta época. Lo corté en rodajitas y lo agregué a los platos.
  • Nueces: quitada su cáscara y partidas al medio (o como ellas quieran partirse …)
  • Queso fresco: cortado en cuadritos
  • Atún en aceite: bien escurrido y algo desmigado.
  • Calabaza: pelada y rallada con la parte gruesa del rallador.
  • Aceitunas negras
Para el aliño, simplemente un chorrito de limón, (vinagre si no se tiene limón) y otro chorro de aceite de oliva (a ser posible virgen extra). Yo no añado nada más aunque puede ponérsele algo de sal y pimienta negra molida.

viernes, 22 de abril de 2016

MEJILLONES PICANTES (Tigres)



Receta clásica, típica de mesones y bares de tapas.
La única diferencia consiste en que la salsa picante con la que se cubren los mejillones suele ponerse triturada ya que hay muchas personas a las que no les gusta encontrar la cebolla en la boca. Yo la he dejado sin triturar porque precisamente en casa nos gusta más así.

MEJILLONES PICANTES (Tigres)

INGREDIENTES

Mejillones, a ser posible de buen tamaño – una  cebolla – 2 tomates (natural pelado o en salsa si se tiene prisa) – un diente de ajo – un chorrito de vino blanco – una o dos pimientas de Cayena

ELABORACIÓN

Yo suelo empezar con la salsa porque lleva más tiempo y mientras ésta se hace, preparo los mejillones.
La razón  de que explique primero cómo elaborar los mejillones es porque al final, se le agrega un poco del agua que los mejillones sueltan al abrirse.


Los mejillones

Limpiamos y lavamos los mejillones.
Los abrimos al vapor poniéndolos sin agua (solo con la humedad de lavarlos) en una cacerola con tapa al fuego vivo.

No se abren todos a la vez por lo que conviene ir sacándolos a medida que se abren y sacudir un poco la cazuela de vez en cuando. También conviene destaparla alguna vez para que salga el vapor que se va acumulando e impedir que se derrame el agua que van soltando los mejillones.

Una vez abiertos (desechamos los que al final permanezcan cerrados) les retiramos una de las dos valvas, los colocamos en una fuente y los cubrimos con la salsa.

La salsa

Rallamos o picamos muy fina la cebolla.
Pelamos y picamos muy fino el diente de ajo.
Pelamos, escaldándolos en agua hirviendo durante unos segundos, los tomates y los rallamos o trituramos.

Calentamos un par de cucharadas de aceite en una sartén y rehogamos en ella la cebolla, el ajo y las cayenas juntos.

Cuando la cebolla se haya dorado un poco, agregamos el tomate triturado o la salsa de tomate y dejamos que se sofría durante unos 5 minutos.

Vertemos sobre la salsa un chorrito de vino blanco y dejamos que se reduzca a fuego vivo. Añadimos otro chorrito del agua de abrir los mejillones y dejamos que cueza a fuego suave hasta que la salsa esté espesa y ligada.

Por último, retiramos las cayenas de la salsa y la repartimos con una cuchara por encima de los mejillones.