jueves, 2 de julio de 2015

BONITO ESCABECHADO

Bonito escabechado

Hace unos días, mi amiga Yoba me preguntó a ver cómo hacía yo el bonito escabechado y me di cuenta de que suelo escabechar de todo: truchas, caballa, sardinas, pollo, pavo… pero nunca me había dado por escabechar el bonito.

Me puse manos a la obra ya que justamente acababa de comprar una hermosa rodaja. Por ser la primera vez, no arriesgué mucho y lo hice casi igual que otros pescados azules. Como ha quedado muy bueno y ya estamos en época de escabeches, lo muestro por si alguien se anima.


BONITO ESCABECHADO

INGREDIENTES

Una rodaja gruesa de bonito – 2 dientes de ajo – una hoja de laurel – 6 granos de pimienta negra – Un vasito de los de vino de aceite – medio vasito de vino blanco –medio vasito de vinagre de jerez – medio vasito de agua – sal – hierbas aromáticas (tomillo u orégano)

ELABORACIÓN
Lavamos y secamos muy bien el pescado con papel de cocina, separamos la carne de la espina dejando 4 lomos. Lo sazonamos con sal.

Bonito fresco sin espina

Ponemos el vasito de aceite en una sartén y freímos en ella los trozos de bonito. Yo aconsejo pasarlo solo lo justo para que el pescado quede jugoso por dentro.
Lo retiramos de la sartén y lo colocamos en un recipiente donde quede lo más justo posible para que luego el caldo pueda cubrirlo.

Elaboración de bonito escabechado

En el mismo aceite doramos los dientes de ajo pelados, enteros o partidos en dos si son muy grandes.
Una vez los ajos dorados, separamos la sartén del fuego, agregamos el laurel, el tomillo y la pimienta y tapamos rápidamente para que no salten.
Vertemos después los líquidos en la sartén: vinagre, vino y agua, volvemos a ponerlo al fuego para que llegue al punto de ebullición e inmediatamente lo volcamos todo sobre el bonito.

Dejamos que se enfríe a temperatura ambiente y después lo tapamos y lo guardamos en el frigorífico donde puede conservarse durante unos cuantos días.
Para consumirlo, lo ideal es esperar al menos 24 horas.

Con este escabeche prepararemos deliciosas ensaladas veraniegas.

sábado, 27 de junio de 2015

SORBETE DE GROSELLAS (o frambuesas o fresas)

Sorbete de grosellas

Con este rico sorbete de grosellas las despido por esta temporada.

El sorbete, a diferencia del helado cuya elaboración es a base de huevos, leche, cremas…solo lleva fruta, agua y azúcar. El resultado es un postre mucho más ligero, menos calórico, más refrescante y por supuesto, más fácil.

Quizá leáis por ahí que se necesita azúcar invertida para que la crema no se cristalice pero  ¡que no cunda el pánico! Antes de ponerse de moda esa dulce versión, ya se hacían deliciosos sorbetes con el almíbar de nuestras abuelas (que es lo mismo pero sin complicarse la vida). Yo con almíbar sigo haciéndolo y quedan, os lo aseguro, de puro vicio.
Dicho esto, se ve lo fácil que es preparar un rico sorbete: un almíbar, fruta, una heladera o el trabajillo de removerlo varias veces mientras se congela y ya lo tenemos.
Ah, pero hablando del almíbar, hay algunos truquillos que conviene saber para que nos quede perfecto y no se nos malogre:
  • El azúcar ha de estar completamente diluido en el agua antes de que comience a hervir.
  • Mientras hierve no se revuelve.
  • Los utensilios (cacerola y cuchara o espátula) que sean de acero.
Y sin más preámbulos que ¡ya está bien! (pensarán y no sin razón algunos) vamos a la receta que es la última de grosellas por este año. Se acaban ¡qué pena!

IMPRIMIR RECETA

SORBETE DE GROSELLAS, FRAMBUESAS O FRESAS

INGREDIENTES

Salen alrededor de 14 raciones
750g de grosellas – 200g de agua – 350g de azúcar (Si utilizamos fresas o frambuesas, ponemos la mitad de agua y de azúcar) – una cucharada de zumo de limón

miércoles, 24 de junio de 2015

MERMELADA DE ALBARICOQUES O DAMASCOS

Mermelada de albaricoques

Si sabes hacer una mermelada, sabes hacerlas todas.
Recordamos aquí que la mermelada se hace macerando primero la fruta con azúcar y cociéndola posteriormente y que la confitura es parecida pero no es lo mismo ya que en ese caso lo que se hace es un almíbar con agua y azúcar en el que se cuece posteriormente la fruta.

Aclarado este concepto básico, nos liamos la manta a la cabeza y empezamos a preparar confituras y mermeladas para todo el año. Y es que cuando pruebas la mermelada casera, ya no vuelves a comprar un tarro.

Hay quien se complica muchísimo la vida y elabora mermeladas que suponen horas y horas de cocción con incluso intervalos de reposo al sereno...
A mi me parece que con tanta cocción, la fruta acaba perdiendo todos sus aromas, sabores y hasta colores.
Resumiendo: si cocemos la fruta lo justo, ponemos sólo la cantidad de azúcar necesaria, esterilizamos los botes y la conservamos en el lugar adecuado, tendremos una mermelada deliciosa, poco calórica, saludable, sin conservantes ni colorante artificiales y además, barata. ¡Ánimo con ella! solo es cuestión de ponerse.

Si observáis la receta de mermelada de grosellas que publiqué el otro día, os daréis cuenta de que el procedimiento siempre es el mismo y solo cambia la cantidad de azúcar y de agua  según la fruta de que se trate (algunas muy jugosas no llevan nada de agua) y el tiempo de cocción, que también es variable incluso con la misma fruta según su grado de maduración.
La cantidad de azúcar es por supuesto, opcional. Puede ponerse un poco menos pero hay que tener en cuenta que el azúcar es el elemento conservante.

IMPRIMIR RECETA

MERMELADA DE ALBARICOQUES

INGREDIENTES

Para dos kilos de albaricoques - un kilo de azúcar - un limón - 50ml de agua (5 cucharadas)

domingo, 21 de junio de 2015

MERMELADA DE GROSELLAS

Grosellas

Las grosellas son una de las frutas más indicadas para hacer dulces, jaleas y mermeladas. De hecho, es la forma más corriente de utilizarlas ya que frescas no están ricas salvo si las mezclamos con alguna otra fruta en batidos o coulis.

En nuestro jardín se dan de maravilla y como es una planta bonita, tengo puestos groselleros por todos los rincones así que la cosecha es abundante. Yo recomiendo vivamente, si se tiene jardín por pequeño que sea, poner alguna planta (también se dan en maceta) porque sus frutos son muy ricos en vitaminas y propiedades y ya digo, muy adecuados para la cocina.

Con la receta de hoy, podemos elaborar dulce de grosella (similar al de membrillo en cuanto a consistencia) o mermelada, todo depende de la cantidad de agua que añadamos.

Como las grosellas son muy ricas en pectina que es un espesante natural, también suelen utilizarse, mezcladas con otras frutas que tienen poca para hacer mermeladas sin necesidad de añadirles productos espesantes artificiales.

IMPRIMIR RECETA

MERMELADA DE GROSELLAS

INGREDIENTES
Para un kilo de grosellas – 600g de azúcar – 275ml de agua – un limón pequeño