TARTA DE YEMA Y ALMENDRA (Técula Mécula)

tarta de yema y almendra Técula Mécula

Me atrevo a sugerir esta maravilla de la repostería como postre estrella para estas Navidades.
Se trata de una tarta de yema y almendra contenida en una finísima tartaleta de hojaldre.

Estoy emocionada. ¿Os imagináis a una señora seria y respetable dando saltos de alegría diciendo: “me salió, me salió”?
Esa fui yo cuando probé la tarta que hoy os muestro y comprobé que era la réplica de la "Técula Mécula"  que el verano pasado habíamos probado en una pastelería de Olivenza.

Su ejecución no puede ser más sencilla.

Como es una tarta un poco densa debido a sus ingredientes, hay que tomarla en pequeñas raciones, como ocurre con el mazapán y otros postres de almendra. Por esa razón yo he confeccionado una de tamaño reducido. No hay más que doblar las cantidades (menos el huevo entero que sigue siendo solo uno) para hacerla más grande.

La decoración de la original llevaba el nombre "Técula Mécula" hecho con la cobertura de chocolate.
Yo opté por algo más sencillo.

TARTA DE YEMA Y ALMENDRA (Técula Mécula)

INGREDIENTES

120g de masa de hojaldre o de masa casera – un almíbar – 3 yemas de huevo y un huevo entero - 25g de aceite de oliva – 125g de almendra cruda molida – 35g de harina

Para el almíbar: 250g de azúcar – 125ml de agua – unas gotas de zumo de limón)

ELABORACIÓN

Si queremos utilizar masa casera, la preparamos en primer lugar:
Mezclamos con un tenedor de metal en un cuenco 125g de harina con 50g de aceite de oliva suave. Agregamos después otros 50g de leche tibia y seguimos mezclando hasta conseguir una masa elástica. Hacemos con ella una bola, la envolvemos en film de cocina y la dejamos reposar en el frigorífico durante al menos un par de horas.

A continuación preparamos el almíbar diluyendo el azúcar y las gotas de zumo en el agua y cociéndolo a fuego medio durante unos 10 minutos.
Hay que dejar que se enfríe antes de utilizarlo.

Una vez reposada la masa la estiramos lo más fino posible con un rodillo y forramos con ello un molde desmontable previamente aceitado.


Si utilizamos hojaldre o masa comprada nos ahorramos el proceso anterior y solamente tenemos que estirarlo muy fino, de la misma manera: yo lo hago sobre un papel de horno. Pongo encima la masa, la cubro con film de cocina y paso el rodillo. Así no se pega al rodillo y se transporta mejor hasta el molde.

Apretamos muy bien la masa sobre el molde y sus paredes para que no se baje, lo cubrimos con el papel de horno, ponemos encima un puñado de alubias o algo similar para que pese y lo precocemos en horno precalentado a 180º durante 15 minutos.

Mientras, preparamos el relleno.

Ponemos en un cuenco el huevo y las yemas y lo batimos como para tortilla.
Le agregamos el aceite y la almendra molida junto con la harina.


Añadimos por último el almíbar.


Revolvemos muy bien para que nos quede una crema bien integrada y la volcamos en la tartaleta precocida.

Volvemos a meterlo al horno a 180º durante unos 40 minutos. Como los hornos no son iguales, el tiempo es orientativo. Podemos pincharla para ver si está hecha.


DECORACIÓN

Ponemos en una sartén una onza de chocolate negro y una cucharada de aceite.  Si el chocolate no lleva harina, agregamos también un cucharadita de harina o maizena.

Lo ponemos al fuego revolviendo hasta que el chocolate se derrite y se mezcla todo. Agregamos entonces un poco de leche y seguimos revolviendo hasta que veamos que la mezcla tiene la consistencia  adecuada para manejarla, teniendo en cuenta que al enfríar espesa mucho.
Si nos quedara excesivamente espesa, volvemos a ponerla al fuego, agregando más leche.

Comentarios

  1. Ummmm que rica , me la apunto¡¡¡ un beso

    ResponderEliminar
  2. Que pinta, tiene que estar muy buena, hicistes muy bien en traerte la receta, me la llevo.
    Besos
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
  3. ¡Vaya pinta Ruqui! Tiene que ser una bomba de calorías.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Amparo, aunque todo lo dulce lleva su ración de calorías, esta tarta no tiene más que, por ejemplo,la tarta de Santiago pues son los mismos ingredientes aunque trabajados de forma diferente.
      Hay algunos bizcochos hechos con mantequilla que a pesar de su apariencia inocente tienen más calorías que esta tarta. De todas formas, igual que el turrón y los mazapanes, son postres para comer a "poquitico".
      Un beso

      Eliminar
  4. ummm, realmente es para dar saltos de alegría. te ha quedado perfecta

    ResponderEliminar
  5. esto debe de ser pecado, que pinta tiene... y si, te imagino dando saltos no es para menos.
    besos ^__^

    ResponderEliminar
  6. madre miaaaa!!, no me queda mas remedio que copiarla, espero dar esos saltos por la casa, me encantaaaa, la tarta más mítica de España, después de la de Santiago....mmmm!!!
    graciasss!!!

    ResponderEliminar
  7. Gupanla, veo que también la conoces ¿a que es una pura delicia? Me alegro mucho de que te guste.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Ruqui
    Yo también espero saltar como tu, con lo golosos que son en mi family política con ella triunfo estas Navidades.
    Que pinta!!!!!
    Bss
    Patricia

    ResponderEliminar
  9. Perfecta para un postre estrella. Estoy segura. No puede explicarse de otra manera tu euforia, Ruqui (anda que no me he reído...). Así que no me queda más remedio que hacerla para alguna ocasión muy especial.
    Muchas gracias por compartirla con nosotros.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Ruqui, qué postre tan exquisito, me encantó lo de ¡me salió, me salió!! Hasta te imaginé brincando, qué bonito!!

    Lo siento, me desvié... como te decía, me encantan los postres con almendra y debo decirte que éste se ve delicioso, haber que día la pruebo, y ya veré si me sale, te apoyo con lo de las raciones, cuando hago tartas por lo regular las hago en moldes pequeños, así la ración es más pequeña también!

    Estoy segura que éste postre triunfaría en navidad y en cualquier ocasión!!

    Besos bonita y lindo día (lo digo porque seguramente leerás mi comentario por la mañana, aunque en éste momento, aquí es de noche)...

    Y lo siento, sé que lo mío parece una carta y no un comentario...

    Besitos.

    ResponderEliminar
  11. Hola Esmeralda: gracias, me encanta tu "carta", jaja. Justo he abierto mi ipad despues del desayuno y me encuentro con tus buenos deseos. ¿Has visto que manera mas bonita de empezar el día?. Yo a ti te deseo felices sueños.
    Un besito

    ResponderEliminar
  12. Espectaculares, sin más, mi madre cuando vea la tarta alucinará, la de yema es su favorita.
    Te imagina saltando, jeje je .
    Besicos

    ResponderEliminar
  13. Habrá que ponerse las pilas e intentarla estas navidades, tiene que estar de "muerte súbita".
    Para intentar escribir sin ninguna dificultad, te sugiero el "decopen" de lekué, una maravilla hecha en silicona que se puede utilizar en el "micro" y lavavajillas.
    Besines y buen "finde"

    ResponderEliminar
  14. El aspecto es estupendo, así que el sabor, debe de ser espectacular. No queda más remedio que probarla.

    Adios régimen. En fin... otra vez será.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Madre mia guapa!! menuda tarta te ha quedado se ve espectacular y con ese corte a contraluz... ummm me han entrado unas ganas de chupar hasta la pantalla del ordenador!! me la paunto para hacerla, porque la almendra en casa nos pirra!!
    Un besete y feliz semana!!

    ResponderEliminar
  16. ¡Es divina, divinaaaa!
    Desde luego que la voy a tener en cuenta, ya sabes lo que me gustan tus recetas y todas tus recomendaciones.
    Ahora recordaba las yemas que compré en un convento de clausura de Clarisas en Cáceres. Fuí a comprarlas y antes de doblar la esquina ya nos habíamos comído la cajita de 12 jajaja. Ainss qué ricas estaban y fresquísimas!
    Qué lastima que no estés cerca porque me ha salido un montón de membrillo. Ya tengo preparados unos "tuper" pequeños para regalar algunas porciones a mis amigas. Realmente ha salido rico.
    Yo creo que si, que con manzana queda un sabor mucho más fino, parece confitura pero sin perder la textura un poco granulosa que le es propia. Tendré también en cuenta lo que dices del limón para la próxima vez.
    A mi me pasa algo parecido cuando consigo en la cocina un resultado que llevaba buscando hacia tiempo.
    Un abrazo grande bonita mia...

    ResponderEliminar
  17. Hola Ruqui! Qué buena pinta tiene esta tarta!! Jolines, estoy segurísima que con un postre asi en Navidad se triunfa!! Qué delicia! Y tiene un corte espectacular! Me encantaría probarla junto con el cafecito de la tarde.. me mandas un cachito??
    Disculpa que tarde en pasarme! Estoy bastante líada por tema de la Universidad, pero bueno, no me olvido de ti, preciosa :) Y con este postre.. madre mia!!

    Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  18. En casa nos fascina la yema y la almentdra y la combinación... tiene que ser bestial! Seguro que triunfa esta tarta en casa, mi chico siempre me pide cosas con yema así que imagínate.
    La pinta es bestial.
    Besotes

    ResponderEliminar
  19. Soy novata en esto y no conocía tu blog,mi familia es de la zona de Olivenza y siempre que voy para alla hago lo posible por tomar un trocito de técula de la Pastelería Fuentes,creo q se llama así.
    Me ha alegrado mucho saber que hay una receta tan parecida,me la apunto en pendientes y ya te contaré.Si no te importa me quedo un rato por aquí :D.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Inma: pues ya que conoces la original (si, creo que la pastelería se llamaba Fuentes y todo lo que tenían estaba buenísimo, la verdad), estoy deseando que hagas ésta y me digas qué te parece. A nosotros nos parece una réplica total.
      Muchas gracias por la visita y encantada de tenerte por aquí. Estás en tu casa
      Besos

      Eliminar
  20. Bueno, pues a falta de probarla "al natural"... tengo que decirte que con la masa congelada estaba buenísima.

    No sé si habrá perdido o no, lo que sé es que estaba muy muy rica, jugosa, suave... exquisita. Me acordé mucho de mis padres comiendola porque les hubiera encantado.

    Aparentemente, la farsa no cambió con el congelado, seguía teniendo la misma textura y, una cosa que me llamó mucho la atención, es que en muy poco rato, una media hora o así, ya estaba descongelada.

    La volveré a hacer y comprobaré la diferencia.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bieeen! estaba intrigada esperando saber qué decisión tomarías. Qué bueno lo de que se pueda congelar sin problemas. Me imaginaba que os gustaría, sobre todo a Manuel ya que le gustaron tanto antaño las yemas de La Bañeza y no deja de tener un aire.
      Un beso

      Eliminar

Publicar un comentario