lunes, 2 de septiembre de 2013

SARDINAS AL HORNO Cocina tradicional de Cantabria

sardinas al horno

Esta receta pertenece a la cocina tradicional de mi tierra de adopción, Cantabria, donde se pescan las mejores sardinas que pescarse pueda. No en vano las playas de Santander llevan el nombre de playas de El Sardinero.
Es una gozada dar un paseo por la noche por este lugar y ver los barcos pesqueros iluminados y diseminados por toda la bahía en plena faena.

Esta receta es estupenda para cocinar unas sardinas en casa sin impregnarla de olores. Se prepara en un santiamén y están buenísimas.

SARDINAS AL HORNO Cocina tradicional de Cantabria

INGREDIENTES
Sardinas frescas – 1 cucharada de perejil fresco picado – 1 cucharada de pan rallado – 1 diente de ajo – aceite de oliva – sal


ELABORACIÓN

Limpiamos las sardinas de tripas y escamas procurando no mojarlas o hacerlo lo menos posible, les quitamos la cabeza, les cortamos la aleta de la cola, les sacamos la espina y dejamos los lomos.

A mi personalmente me parece un crimen poner las sardinas bajo el grifo para limpiarlas así que lo hago con la mano humedecida (bueno, con el el guante porque con el pescado siempre uso guantes de usar y tirar ya que no soporto el olor a pescado en las manos) o con un papel de cocina.

Las espinas tampoco las tiro. Son una fuente maravillosa de calcio y muy recomendables para prevenir la osteoporosis por lo que suelo prepararlas rebozándolas en harina, friéndolas en aceite muy caliente y tomándolas de aperitivo. Así crocantes, están deliciosas pero, bueno, seguimos con la receta de hoy.

Ponemos en un platillo un poco de aceite de oliva crudo.
Pasamos las sardinas por el aceite (por los dos lados), las colocamos en una fuente de horno y las sazonamos con sal.

lomos de sardinas

Picamos muy fino el perejil y el ajo y los mezclamos junto con el pan rallado.
Cubrimos las sardinas con esta mezcla.

Lo regamos con un chorrito de aceite y lo metemos a horno precalentado a 200º durante unos 8 o 10 minutos (o incluso menos), dependiendo del tamaño de las sardinas y de lo hecho que nos guste el pescado.

25 comentarios:

  1. Pues tengo que hacerlas, que en el horno nunca las he probado, besos

    ResponderEliminar
  2. Pues cocinadas así en el horno tienen la grandísima ventaja de que no sueltan olores y además quedan muy ricas.Un beso

    ResponderEliminar
  3. Jolín yo paso mis vacaciones en Cantabria y nunca la había visto. Me quedo con ella. Ahora la haré yo ajaja
    Besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno, Belén! A lo mejor te he tenido al lado de casa y sin enterarme. Pues ya sabes que aquí el pescado y la carne son la base de la cocina tradicional pero también de la actual.
      Un beso

      Eliminar
  4. riquisimas!!!! nunca las he hecho al horno, asi q tengo q probarlas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues anímate a ver qué te parecen. Yo creo que las sardinas, o fuera de casa, a la brasa, o si no al horno. Es de la forma que te las comes y no te arrepientes durante tres días, jeje.

      Eliminar
  5. Que sencillas!! Y sin olores tienen q estar estupendas!!Me la apunto Ruqui.
    Que suerte tener Cantabria como tierra adoptada ¡ es preciosa!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que lo es. Yo estoy tan agusto aquí que hasta que vine, hace ya muchos años, parecía nómada pero aquí, me quedé y ya para siempre, creo. Besitos

      Eliminar
  6. Uy las espinas... son la razón por la que no puedo comer sardinas jajajaja nunca se me hubiera ocurrido hacerlas aparte!

    Por lo demás son un plato estupendo... solo que las espinas... ay me matan no puedo con ellas! Soy peor que un niño!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale Ana, pues las espinas no te las comas pero de tirarlas nada. Con un poco de cebolla y apio, una zanahoria y algo más que tengas por ahí, preparas con ellas un "fumet" divino y así aprovechas muchas de sus propiedades. Hace poco he leído que en los países donde acostumbran a tomar caldos de huesos y espinas hay muchos menos casos de osteoporosis. Un saludo y gracias por comentar.

      Eliminar
  7. Hola Ruqui bonita, qué alegría leerte de nuevo, ya te echaba de menos, pero ya estoy de vuelta, me ha encantado la receta, siempre publicas recetas interesantes, nunca me he animado a hacer sardinas al horno, pero con tu explicación, veo que no es complicado!
    El resultado es una delicia!
    Un besito enorme y que tengas un muy bonito día!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Esmeralda, ¡vaya buenas vacaciones que te has tomado! Me alegro mucho de volver a tenerte por mi cocina. Un beso

      Eliminar
  8. Nosotras siempre preparamos las sardinas en el horno. Se tarda mucho menos (en casa somos seis, imagina freirlas...), y no desprende olores, como muy bien dices.
    Yo las hago con ajo en polvo y pimienta negra, pero seguro que como las haces tú están mejor, con el ajo natural y el perejil. Y el pan rallado le tiene que dar un toque crujiente superespecial. La próxima vez las vamos a hacer así.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María José, el pan rallado cumple también otra buena función: como la carne de la sardina tiene tendencia a quedarse muy seca, el pan forma una costra que las aísla y hace que queden más jugosas. Me alegro de que te guste. Un beso

      Eliminar
  9. Ruqui una receta a tener en cuenta...aunque no me sorprende es a lo que nos tienes acostumbrad@s.
    Un beso ^__^

    ResponderEliminar
  10. Que buenas Ruqui!!!
    Las sardinas me encantan y como las de la tierruca ninguna, si es verdad que en casa no las preparo por el olor, de esta manera además de no dejar olor son santísimas.
    Yo las he preparado en escabeche las tengo pendiente de publicar.
    Me encanta volver a la rutina
    Bss
    Patricia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Patricia, encantada de volver a saludarte. Yo las sardinas en aceite y en escabeche también las hago muchísimo. Es esto te tomé la delantera pues yo ya las tengo publicadas desde hace bastante tiempo. Miraré tu receta a ver si se parece a la mía. Un beso.

      Eliminar
  11. Las sardinas me encantan...aquí en Galicia las sardinas son muy apreciadas y de una excelente calidad...Tu preparación es deliciosa, yo tengo una casi igual, solo se diferencia en que no lleva ajo (que en casa nos encanta) y lleva laurel y limón...la próxima vez la probaré así.
    Un beso y buenas conservas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, pues yo probaré la tuya porque laurel y limones tengo en el huerto para dar y tomar que se suele decir y me encanta probar recetas distintas. Un beso

      Eliminar
  12. Yo las tengo preparado al horno pero mucho más sencillas. La sardina entera sólo se le quita la cabeza, se rocia con limón, aceite de oliva y sal. Están buenísimas también. Aunque lo más importante es la calidad de la sardina.
    Probaré tu receta que seguro debe de estar riquísima.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que deliciosas las tuyas también y te agradezco que brindes a los lectores del blog otra posibilidad. La receta mía (bueno, no mía, de aquí) quizá quede un poquillo más sabrosa por el ajo y el perejil y con otra textura debido al pan pero efectivamente, cuando el pescado es bueno, no necesita nada mas que un ligero horneado para estar sublime. De todas formas, yo a tu receta le quitaré el limón pues un pescado bien fresco no gana con el limón sino que pierde bajo mi punto de vista. De hecho, el limón se empezó a poner al pescado antiguamente para disimularle el poco frescor con el que llegaba al interior de la meseta. Un saludo

      Eliminar
  13. La primera vez que probé las sardinas rociadas con limón fue en las Rías Baixas, en Combarro, y te aseguro que eran fresquísimas, :)
    Pero puede ser que como dices en algunos sitios usen el limón en ese sentido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que, efectivamente, hoy día se usa el limón también con el pescado fresquísimo pues aquellas recetas antiguas se popularizaron y se siguen preparando igual.. De todas formas, seguro que hay muchísimas personas a las que les gusta más así con limón. Yo te expresaba mi opinión y gusto personales.
      Muchísimas gracias por entrar en este pequeño “debate” que sin lugar a dudas enriquece la página. Te envío otro saludo.

      Eliminar
  14. No se lavan no, y los calamares tampoco...
    Cada vez que entro y veo las sardinas confitadas me dicen que las pruebe ya, pero es que no había leído esta receta todavía, es más que buena. ¡Qué cosa tan sabrosa!. También tomo nota de ella, es que la sardina me encanta. He comido sardinas en el Sardinero, en unas vacaciones. Habían unas barbacoas
    en la propia playa y a ver quien se resiste a eso...
    Besines.

    ResponderEliminar
  15. Que buena pinta..gracias..me ha salvado la receta de hoy
    ww.miversiondelamoda.blogspot.com

    ResponderEliminar