CONEJO ESTOFADO Y PATATAS RISOLADAS

conejo estofado con patatas risoladas

Este es un sencillo plato de diario que puede prepararse con antelación ya que como todos los estofados, está más rico al día siguiente y que acompañado de una ensalada o guarnición hace un plato único muy sabroso y fácil de elaborar.

EL CONEJO ESTOFADO

INGREDIENTES
Para dos personas

Medio conejo – 1 cebolla – 1 rama de apio – 1 hoja de laurel – una docena de setas – 3 o 4 zanahorias – un chorrito de aceite – un vasito pequeño de agua - 1 cucharadita de harina – sal – perejil picado

ELABORACIÓN

Limpiamos el conejo de grasa y lo cortamos en trozos.
Pelamos y partimos en cuadritos la cebolla
Cortamos en trozos la rama de apio y las setas.
Lavamos y troceamos las zanahorias.

Ponemos en la olla un chorro de aceite, el conejo, la cebolla, el apio, las setas, las zanahorias y la hoja de laurel.

ingredientes para la elaboración del conejo estofado

Lo llevamos al fuego y agregamos enseguida el vasito de agua.

Revolvemos y cerramos la olla dejando que cueza hasta que el conejo esté bien tierno.

Para engordar un poco la salsa, al final de la cocción, sacamos un poquito del caldo que se nos ha formado y desleímos con él la harina. Lo añadimos a la olla, lo ponemos otra vez al fuego y revolvemos hasta que se espesa.

Lo servimos espolvoreado con perejil y acompañado de patatas risoladas o fritas o de una ensalada.
También queda muy bien con cebolla confitada, con calabacines a la plancha, con cuscús...

LAS PATATAS RISOLADAS

Lavamos, pelamos y volvemos a lavar las patatas. Las secamos bien con un papel de cocina.
Las cortamos en trozos algo grandes, ya sean estos  irregulares, rectangulares o redondos.
Las ponemos en una sartén con abundante aceite a fuego lento.
El quid de las patatas risoladas es el de hacerse despacio, a fuego lento, casi como confitadas y cuando ya están tiernas, se retiran del aceite, se pone ésta a fuego fuerte y se vuelven a introducir en el aceite, esta vez muy caliente para que se doren  y se inflen.
Quedan crujientes por fuera y blandísimas por dentro, un contraste delicioso.

Comentarios

  1. Que fantastico te quedó y muy al gusto de mi casa.Gracias cielo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nosotros es que nos encantan este tipo de guisos ligeros pero sabrosos que desde pequeños te acostumbras a comer, aquellos, claro, con conejo casero...
      Un beso y muchas gracias

      Eliminar
  2. que rico y asi las patratas son una pasada! Me ha encantado!

    ResponderEliminar
  3. Quedan deliciosas, un manjar, lastima que llevan un poco de tiempo pero si se empiezan a cocinar las primeras, cuando terminas lo demás las tienes a punto. En algún sitio leí que las descubrió un cocinero a quien se le retrasaron los comensales y las dejó a fuego lento hasta que llegaron.

    ResponderEliminar
  4. Hola un estofado rico, me quedo por aquí para ver cositas interesantes.
    Besos
    Quien se pica ajos come

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantada de tenerte por aqui. Espero que te gusten algunas cosas de las que te encuentres. Verás que, haciendo honor al nombre del blog, publico cosas sencillas, saludables y lo más apetecibles posible.
      Un beso

      Eliminar
    2. Ruqui, no puede ser mas sencilla la receta, que apetecible se ve ya emplatado, las patatas no las he preparado nunca así...queda pendiente por hacer, me ha gustado tu recta de hoy ( la verdad que me gustan todas)
      besos ^__^

      Eliminar
    3. Pues te animo a que las pruebes porque quedan geniales. No sabes (mejor dicho, sí sabes, jeje) la ilusión que me hace que sigas encontrando apetecibles las recetas del blog.

      Eliminar
  5. Ruqui, este es un sencillo plato?, este es un plato buenisimo como todos los que preparas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lolines. Sencillísimo en los ingredientes y la ejecución pero ciertamente muy rico, como todo lo que proviene de la cocina tradicional.

      Eliminar
  6. Ya lo creo que cambia el guiso a mejor si lo dejas de un día para otro. Y la carne de conejo que es una esponja imagina...
    Que rico se ve por favor...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso con un par de días mejora, yo lo tengo comprobado. A partir de ahí quizá empieza a cambiar la cosa. Y eso está muy bien para cuando se anda con poco tiempo porque haces el dobloe y repites comida a los dos días que ya vuelve a apetecer.

      Eliminar
  7. Que pinta tiene,hace meses que no como conejo estofado,ya tengo idea de que comer el prosimo sabado

    ResponderEliminar
  8. Me ha llamado la atención lo de las patatas risoladas, nunca lo había oido, pero lo curioso es que yo cuando hago patatas fritas (muy pocas veces, todo hay que decirlo) las preparo casi igual, solo no las quito de la sartén simplemente subo el fuego y las doro y nos encantan...pero hace tiempo que los fritos, solo los hacemos en ocasiones especiales.
    Un beso amiga Ruqui

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a mi me pasa igual con los fritos, solo muy de vez en cuando pero yo estas patatas casi no las considero fritas pues se hacen sin que el aceite alcance temperaturas altas, más que freirse se confitan con lo que el aceite no llega a alcanzar temperaturas fuertes, solo unos segundos al final para dorarlas. Al no sufrir el aceite alteración química, pienso que son saludables y desde luego riquísimas.

      Eliminar
  9. Estaba mirando el guiso...
    Las zanahorias van con piel!!
    Debían ser super tiernas ¿no?
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola alba, sí van con piel, nunca se la quito. Son tiernísimas, cogidas de la cajonera apenas alcanzan el tamaño de un dedo pero si son compradas también las cuezo o guiso siempre con la piel y en caso, la retiro después de cocida si veo que la han soltado pues sale muy fácilmente.
      Ub beso bonita

      Eliminar

Publicar un comentario