martes, 28 de enero de 2014

PAN DE NARANJA Y PASAS

Pan de naranja y pasas

A ver que os parece este pan, a nosotros nos encanta. Es perfecto para el desayuno pero acompaña bien a cualquier otra comida.
Si sois aficionados al pan casero, no dejéis de probarlo. Os gustará.

INGREDIENTES

400g de harina panificable – un sobrecito de levadura seca (5,5g) – una cucharadita de azúcar – 180ml de leche y agua tibias mezcladas mitad y mitad – media cucharadita de sal – un poquito de nuez moscada rallada – 50g de aceite – 100g de pasas de corinto o sultanas – 30g de cortezas o pieles de naranja confitada – un huevo pequeño entero.

La corteza de naranja confitada es facilísima de hacer en casa.
Yo aprovecho cuando toca naranja de postre. Antes de llevarlas a la mesa y después de bien limpias, les saco la piel a tiritas con el pelapatatas y las pongo en un cacillo con medio vasito de agua y una cucharada de azúcar. Se dejan cocer durante unos 15 minutos y luego se guardan en un tarro con tapa en el que podemos conservarlas en el frigorífico durante mucho tiempo sin que se estropeen.

Cortezas de naranja

ELABORACIÓN

Nos ponemos a elaborar el pan cuando la cocina esté a buena temperatura.

Preparamos y pesamos todos los ingredientes. Las cortezas de naranja las cortamos en trocitos del tamaño de las pasas.

Ponemos en un cuenco la harina y le mezclamos la levadura, el azúcar, la sal y la ralladura de nuez moscada.

En otro recipiente aparte, batimos el huevo y le agregamos la leche y el agua tibias (a unos 38º)

Incorporamos el batido al cuenco de la harina junto con el aceite y lo mezclamos bien con una rasqueta o con la mano hasta conseguir una masa blanda y ligeramente pegajosa.
Si viéramos que la masa está un poco dura, añadimos algo más de líquido, si demasiado blanda, un poquito de harina.

Lo volcamos sobre una superficie aceitada y lo amasamos a fondo durante unos 8 minutos.
Agregamos las pasas y las cortezas y seguimos amasando un par de minutos más.

Aceitamos el cuenco, y colocamos en él la bola de masa. La tapamos con un paño húmedo o con un film de cocina y dejamos que repose durante unas dos horas o hasta que doble su volumen.


Hay que tener en cuenta que el tiempo va en función de la temperatura, tanto de la masa como del lugar.Si la cocina está amorosa hará falta menos tiempo. Lo mejor es observar y tomar nota la primera vez.


Después de este tiempo, volvemos a poner la masa sobre la encimera, esta vez enharinada, la aplastamos con las manos para sacarle el aire y la enrollamos como un brazo de gitano.
Aceitamos un molde y colocamos dentro la masa con la juntura hacia abajo.
Volvemos a taparla pero esta vez mejor con una bolsa de plástico inflada ya que al crecer, la masa sobresaldrá del molde y se nos pegaría al film.

Pan levando tapado con bolsa de plástico

Dejamos que fermente hasta que casi doble su volumen o hasta que al tocar la masa con la yema del dedo, la marca desaparezca enseguida. Pueden ser entre 40 y 60 minutos.

Precalentamos el horno a 250º
Pulverizamos con agua el pan y las paredes del molde.
Bajamos la temperatura del horno a 220º.
Pulverizamos también el horno e introducimos el pan en la ranura de abajo con calor arriba y abajo.
A los 15 minutos, cuando empieza a dorarse, bajamos la temperatura del horno a 200º y dejamos que termine de cocerse. Serán otros 30 minutos o hasta que lo veamos bien dorado o cuando al golpearlo con los dedos suene a hueco.
Lo desmoldamos y dejamos que se enfríe sobre una rejilla.

Pan de naranja y pasas enfriando sobre una rejilla

Si al sacarlo del molde, viéramos que nos gustaría más dorado o más cocido, lo metemos otra vez al horno esta vez sin molde otros 5 minutos más.

Se conserva perfectamente durante 3 o 4 días envuelto en papel de aluminio.

27 comentarios:

  1. Gracias por el truco de la bolsa, muy bueno porque a mí siempre se me pega al film. Y este pan buenísimo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, son cosas que parecen simples pero que tienen importancia porque nos facilitan la tarea. A mi antes con el trapo, aunque le esparcía harina, también se me pegaba a veces y luego el aspecto del pan ya no es bonito.

      Eliminar
  2. Doy fe de que las naranjas son riquísimas, jeje!... Con decirte que voy a hacer más porque ayer nos comimos la mitad y aun me queda hacer un bizcocho con ellas. Es increíble como se les va el amargor dejando solo el punto justo y necesario.
    Voy a probar con el pan.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que además siendo caseras, es una gozada. Es una pena que la parte blanca de los cítricos esté amarga y no nos guste pues contiene muchísimas y muy buenas propiedades (fibra, vitaminas...) Así de esta forma se come sin enterarse.

      Eliminar
  3. Quiero decirte también que teniendo las rodajas de naranja confitada no voy a hacer las pieles, pero me anoto la idea eh?
    Otro beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, puedes aprovechar las rodajas perfectamente solo que quizá entonces tengas que añadir pelín más de harina pues la rodaja tiene mas jugo que la cáscara y te descompensará un poquito la cantidad de líquido pero no hay problema en añadir un puñadito más. Ya nos contarás.

      Eliminar
  4. Hace tiempo que me apetece hacer pan, a ver si ahora me decido.
    Y lo de la naranja confitada me parece fácil de hacer, asi que muy buena idea.
    Gracias, Ruqui.
    Un abrazuco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya verás Ohma, si te decides por este pan. Es "pura poesía gastronómica" jeje.

      Eliminar
  5. Que me va a parecer, Buenisimo¡¡¡ , anoto la receta que estoy deseando probarlo¡¡¡ besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te guste. Anímate y nos cuentas.

      Eliminar
  6. Uff que pinta, siempre he querido hacer pan, estoy deseando!!
    me apunto la receta

    Un saludo. http://cocinaconann.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Venga!! decídete pues es una de las mayores satisfacciones que te puedes llevar en la cocina. Ver crecer y dorarse en el horno un pan hecho con tus manos... maravilloso de verdad.

      Eliminar
  7. El corte se ve ideal.
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El corte, la textura en la boca, el sabor...

      Eliminar
  8. Que maravilla de pan, buena idea lo de tener las cáscaras de naranja confitadas así luego se pueden poner en panes y bollos. Te ha quedado de escándalo, me ha encannnntado!
    Un besooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, y en tartas. A la de queso por ejemplo le va bordada.

      Eliminar
  9. Qué buena pinta tiene el pan. Para mis tostadas del desayuno seria perfecto. Me apunto la idea.......
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues anímate a probarlo que te gustará seguro.

      Eliminar
  10. Ruqui que arte tienes con los panes (bueno yo diría con todo lo que cocinas, pero los panes los bordas) algún día intentaré hacer este pan, de momento no me atrevo,
    Besos ^___^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Ana ro, no me digas eso! con la mano que tú tienes para todo, te quedaría perfecto lo mismo que te ocurrió con el roscón y de verdad te digo que está tan bueno como el roscón o más. He procurado poner todas las explicaciones muy detalladas para que aunque no se haya hecho pan nunca, resulte fácil.

      Eliminar
    2. Ruqui, tus explicaciones como siempre, haces que parezca tan fácil de hacer y todo muy bien detallado... lo dejo para tareas pendientes, ya te contaré.
      Un beso ^__^

      Eliminar
  11. Un aplauso para el levado que tiene ese pan!
    Besoss Ruqui
    hoy desde
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com

    ResponderEliminar
  12. Ruqui, muy bueno el truco de la bolsa, la idea es genial!
    El pan, una maravilla! Ya me imagino lo delicioso que está, me parece muy original y como todo lo que haces, muy sanito y rico!
    Mil besos

    ResponderEliminar
  13. El día que me ponga a hacer pan ya sé en que blog encontrar un montón de recetas distintas, originales y estupendas... el tuyo, naturalmente ;)

    La idea que me llevo ipso facto es la de confitar las pieles de la naranja. Ahora como muchas y las peladuras las suelo poner en unos ganchos que cuelgo de los radiadores y uso como ambientador.

    El tiempo es malo, sí, pero no me entero. Está aquí Ricardo así que da igual que haga malo, le estoy disfrutando, estos días, a tope ;) Son sus vacaciones de invierno. Se irá el día 7 de Febrero. Ya lleva aquí una semana y no me he enterado. Además no me puedo quejar de frío porque me riñe. Allí, cuando vuelva, se encontrará con -30º. Cuando digo ¡qué frío hace! Me contesta ¡tu no sabes lo que es frío! jajajaja

    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  14. Buen pan Ruqui, y una convinación que me imagino de lo más rico y aromático, habrá que ponerla en practica, ya sabes que me encanta hacer pan.
    Un biquiño y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  15. cuanta cantidad de ingredientes nesesito para 30 panes

    ResponderEliminar