viernes, 22 de abril de 2016

MEJILLONES PICANTES (Tigres)



Receta clásica, típica de mesones y bares de tapas.
La única diferencia consiste en que la salsa picante con la que se cubren los mejillones suele ponerse triturada ya que hay muchas personas a las que no les gusta encontrar la cebolla en la boca. Yo la he dejado sin triturar porque precisamente en casa nos gusta más así.

MEJILLONES PICANTES (Tigres)

INGREDIENTES

Mejillones, a ser posible de buen tamaño – una  cebolla – 2 tomates (natural pelado o en salsa si se tiene prisa) – un diente de ajo – un chorrito de vino blanco – una o dos pimientas de Cayena

ELABORACIÓN

Yo suelo empezar con la salsa porque lleva más tiempo y mientras ésta se hace, preparo los mejillones.
La razón  de que explique primero cómo elaborar los mejillones es porque al final, se le agrega un poco del agua que los mejillones sueltan al abrirse.


Los mejillones

Limpiamos y lavamos los mejillones.
Los abrimos al vapor poniéndolos sin agua (solo con la humedad de lavarlos) en una cacerola con tapa al fuego vivo.

No se abren todos a la vez por lo que conviene ir sacándolos a medida que se abren y sacudir un poco la cazuela de vez en cuando. También conviene destaparla alguna vez para que salga el vapor que se va acumulando e impedir que se derrame el agua que van soltando los mejillones.

Una vez abiertos (desechamos los que al final permanezcan cerrados) les retiramos una de las dos valvas, los colocamos en una fuente y los cubrimos con la salsa.

La salsa

Rallamos o picamos muy fina la cebolla.
Pelamos y picamos muy fino el diente de ajo.
Pelamos, escaldándolos en agua hirviendo durante unos segundos, los tomates y los rallamos o trituramos.

Calentamos un par de cucharadas de aceite en una sartén y rehogamos en ella la cebolla, el ajo y las cayenas juntos.

Cuando la cebolla se haya dorado un poco, agregamos el tomate triturado o la salsa de tomate y dejamos que se sofría durante unos 5 minutos.

Vertemos sobre la salsa un chorrito de vino blanco y dejamos que se reduzca a fuego vivo. Añadimos otro chorrito del agua de abrir los mejillones y dejamos que cueza a fuego suave hasta que la salsa esté espesa y ligada.

Por último, retiramos las cayenas de la salsa y la repartimos con una cuchara por encima de los mejillones.


2 comentarios:

  1. Estamos de acuerdo; a mi tambien me gusta encontrar la cebollita y q ademas esten picantitos los mejillones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que en realidad el picante es el que les da la gracia y anima a acompañarlos con un vinillo.

      Eliminar